La campaña de Theresa May deja al descubierto sus debilidades, lejos de reforzar su figura

Theresa May. / RRSS
Theresa May. / RRSS

La primera ministra, que sucedió a David Cameron sin pasar por las urnas, era un incógnita. En la primera campaña que lucha desde la primera fila, Theresa May se mostró nerviosa, distante, forzada.

La campaña de Theresa May deja al descubierto sus debilidades, lejos de reforzar su figura

Las elecciones generales del Reino Unido se saldaron con un revés para el Gobierno de Londres y la estabilidad política del país. Frente al laborista Jeremy Corbyn, la conservadora Theresa May no ha logrado aumentar la mayoría absoluta que heredó de David Cameron, como era su intención al adelantar las elecciones generales en el Reino Unido para negociar con más fuerza el Brexit.

Por el camino Theresa May ha dejado parte de su autoridad política. La primera ministra, que sucedió a David Cameron sin pasar por las urnas, era un incógnita. En la primera campaña que lucha desde la primera fila, Theresa May se mostró nerviosa, distante, forzada. Repitió eslóganes mecánicamente, no profundizó.

Theresa May cometió gravísimos errores, que resume el diario El País: la insólita enmienda del programa electoral, cuatro días después de presentarse, se sumaba a un largo historial de rectificaciones que la alejan de la imagen de “líder estable” que quiere proyectar. La campaña de Theresa May, lejos de reforzar su figura en el país y en Europa, ha dejado al descubierto sus flaquezas.

La campaña de Theresa May deja al descubierto sus debilidades, lejos de reforzar su figura
Comentarios