Estuvo bien que el presidente haya ido a Davos para captar inversiones para España

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. / RR SS.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. / RR SS.
Pero llama mucho la atención que, hasta ahora, solo se ejecutaron 3 de cada 10 euros de los Fondos Next Generation que tiene aquí su Gobierno para invertir y cambiar el modelo productivo.
Estuvo bien que el presidente haya ido a Davos para captar inversiones para España

Desde 1971 se celebra en la pequeña localidad suiza de Davos el Foro Económico Mundial que reúne a los principales líderes mundiales de la política, de la empresa y de la economía.

Allí estuvo el presidente Sánchez y de su actividad cabe destacar tres intervenciones. La primera fue la advertencia ante la asamblea sobre “las semillas podridas que Putin plantó en nuestros países” que son una amenaza para las instituciones europeas, sobre todo “en aquellas naciones donde la ultraderecha tienen el apoyo de los principales partidos conservadores”, en clara alusión a la coalición PP-Vox en Castilla y León. 

Tiene razón. Pero debería hablar también de las semillas de nacionalismo que, en palabras de Macron, “es el odio al otro”, del independentismo catalán que tuvo vínculos con Putin, y de Podemos que no acaba de desmarcarse de autócrata ruso. Todos estos apoyan a su Gobierno, pero cuestionan el orden constitucional español y también son un peligro para la democracia española y para Europa, a la que también cuestionan.

Una segunda actividad del Presidente fue la reunión que mantuvo con ejecutivos del Ibex 35. Dicen las crónicas que fue un encuentro aparentemente cordial, sin reproches, que un periódico resumía con este titular: ”Sánchez se reúne con los poderes oscuros de España”, esos a los que en los mítines reprocha que se reúnan en cenáculos conspirando para derribar su Gobierno.

Reunión cordial, sí -“nosotros somos gente educada”-, dijo un asistente-, pero la frialdad se palpaba. Es un caso único en el mundo que un jefe de gobierno, el de España, arremeta contra empresarios que salen a diario al mercado y crean empleo y generan riqueza para su país.

El tercer acto del presidente fueron las reuniones bilaterales con grandes inversores y su intervención en el pleno “chufando” las fortalezas de la economía española… gracias a las medidas de política económica de su gestión. El objetivo era seducirlos y convencerlos de los beneficios de invertir en España.

Presiento que el presidente sabe que esos dueños y gestores de fondos también están al tanto de las debilidades de nuestra economía y de sus desequilibrios, muchos agravados desde su llegada al Gobierno, que necesitan reformas estructurales urgentes.  

Nota a pie de página: Davos se ha convertido en “una pasarela” de lucimiento y es bueno que el presidente acuda a ese Foro para atraer inversiones. Pero llama mucho la atención que, hasta ahora, solo se ejecutaron 3 de cada 10 euros de los Fondos Next Generation que tiene aquí su Gobierno para invertir y cambiar el modelo productivo. Retraso que puede suponer la pérdida de muchos millones de inversión y miles de empleos. Pero este será el tema del próximo día. @mundiario

Estuvo bien que el presidente haya ido a Davos para captar inversiones para España
Comentarios