La Alemania de Hansi Flick

Hans-Dieter Flick, entrenador de la Seleccion Alemana,/ AFP.
Hans-Dieter Flick, entrenador de la Seleccion Alemana. / AFP.
Quedan 3 meses para el Mundial Qatar 2022 y en MUNDIARIO nos hemos propuesto que conozcáis en profundidad a las selecciones que competirán en este gran torneo. 
La Alemania de Hansi Flick

Alemania llega a Qatar en su mejor momento tras el descalabro en el Mundial de Rusia 2018 y la Eurocopa 2020. El cambio de entrenador le vino de perlas para esa transición generacional que le faltaba al equipo y rejuvenecer la plantilla, aunque se mantienen algunos veteranos como Müller o Neuer. Hans-Dieter Flick ha caído de pie en la zona técnica de los alemanes, se encuentra invicto desde que comenzó a dirigir a la escuadra centroeuropea mostrando de nuevo el poder de fútbol que tiene la 'Die Mannschaft'. El exentrenador del Bayern tiene las ideas de juego muy claras y su equipo las interioriza a la perfección. Además, ya tiene experiencia en el trato con el día a día de una selección nacional ya que fue asistente técnico de Joachim Löw durante ocho años.

El juego de Alemania se basa en el 'gegenpressing' que en alemán significa 'contrapresionar'. Este método de juego es utilizado por los grandes entrenadores alemanes del momento como Klopp, Nagelsmann o Tuchell. Se basa en una "guerra de transiciones". El modelo no solo consiste en que los equipos presionen a sus oponentes sino que lo tienen que hacer con un entusiasmo y un enfoque particular cuando el rival se encuentra en la fase de iniciación de la posesión. Robar lo más cerca de la portería del contrario posible para solo limitar tus ataques a una transición ofensiva rápida y efectiva. Puro fútbol alemán.

La disposición sobre el campo de la selección alemana es bastante permutable dependiendo del rival. Su formación de gala es un 4-2-3-1. Centrales con buena salida de balón como Rüdiger y Süle. Los laterales son el quebradero de cabeza de Flick debido a que no encuentra su pareja de gala. El doble pivote es su zona de creación y destrucción del juego y dependiendo de los jugadores que utilice demuestra su plan de juego en el partido. Con Goretzka y Kimmich quiere presionar arriba y encasillar al rival debido al gran físico de ambos y la cantidad de campo que abarcan. Con Kimmich y Gündogan quiere mantener la pelota y que ambos se conviertan en los dueños del partido gracias a su calidad técnica con el balón en los pies. Los cuatro jugadores de arriba muestran el gran nivel ofensivo que tiene la selección. Jugadores como Sané, Havertz, Werner, Musiala, Gnabry o Müller van permutando entre las distintas posiciones y convierten en un caos a la defensa rival porque no tienen jugadores estáticos que les fijen sino que están en movimiento continuamente.

Aun así, Flick también es muy partidario del 3-4-2-1. Debido a la falta de laterales con nivel como he dicho con anterioridad, el entrenador prioriza la salida de balón del equipo ubicando un central más para cuando haya que cerrar tras pérdida, tenga una opción más para defender. Además, este sistema le aporta aún más si cabe el juego interior con la figura de dos mediapuntas. Por tanto, los jugones mencionados con anterioridad tienen más facilidad para combinar en tres cuartos de campo y hacer mucho daño a la disposición defensiva del rival.

En defensa sus jugadores se agrupan en un 4-4-2. Muy fácil defender en esta disposición defensiva ya que únicamente hay tres alturas, los defensas, los medios y los delanteros. Muy sencillo acudir a las coberturas dificultando el juego interior al equipo rival. A pesar de ello, Alemania tiene su talón de Aquiles en la defensa de transiciones rápidas. Si quieres defender hacia delante para robar lo más cerca posible del área rival, acercas a los jugadores lo máximo posible al poseedor para robar por acumulación. Por tanto, si cuando robas, pierdes el balón de nuevo, dejas vendido a tu línea defensiva en un mano a mano con el delantero rival. Por esto y como hablaremos ahora con calma, la figura de Kimmich en este equipo es vital.

Joshua Kimmich es el líder de esta selección. El jugador del Bayern de Múnich hace de todo y todo bien. La capacidad que tiene de superar la presión mediante el pase lo hace primordial en la fase de iniciación del juego. Además, es importantísimo en la recuperación debido a que es clave para evitar de nuevo la pérdida de balón provocando transiciones defensivas que tanto dañan a Alemania, asegurando la posesión y permitiendo a su equipo rearmarse de nuevo. Calma, temple y calidad.

Tras hablar del líder me gustaría que tuvierais en cuenta el nombre de Jamal Musiala. El joven jugador del Bayern viene pisando con paso firme y mostrando su nivel en la selección desde hace tiempo, aunque solo tiene 19 años, convirtiéndose en el jugador alemán más joven en debutar en un gran torneo. Jugador hábil con capacidad para asociarse y buena visión de juego para apuntalar la posición de mediapunta o incluso de ambas bandas. Además, jugador con colmillo para llegar al área con peligro y sumar con cifras sus grandes actuaciones en el campo de juego. Juventud, hambre y precisión.

Antes de finalizar me gustaría hacer hincapié en una variante en el ataque alemán que no he comentado. El 1-4. Esto se trata de la forma en la que la selección liderada por Flick obtiene mayor rédito para conseguir el gol. Consiste en fijar a los cuatro defensas con cuatro atacantes dentro del área para liberar la llegada en segunda línea del pivote. Jugada muy utilizada por la Alemania de Löw sobre todo en el Mundial 2014 con el exentrenador del Bayern como asistente técnico.

Alemania se planta en Qatar con la esperanza de volver a hacer un buen papel en un gran torneo. Tiene los jugadores y el entrenador ideal para hacerlo con solvencia. Será el rival más importante de España en la primera fase y habrá que tener cuidado con ellos. Quieren sumar una estrella más a su camiseta. @mundiario

Comentarios