Bélgica inicia el proceso de formación de un nuevo Gobierno

Alexander De Croo. RR.SS
Alexander De Croo. RR.SS
El rey Felipe, tras aceptar formalmente la dimisión del primer ministro, Alexander De Croo, se ha reunido con los líderes de las formaciones políticas más votadas del país.
Bélgica inicia el proceso de formación de un nuevo Gobierno

Bélgica ha entrado en una nueva fase política tras la dimisión del primer ministro Alexander De Croo, quien anunció su renuncia luego de los malos resultados de su partido, el Open VLD, en las recientes elecciones federales y regionales. A partir de este lunes, el rey Felipe de los belgas ha comenzado a recibir a los líderes de los partidos más votados para iniciar el complejo proceso de formación de un nuevo gobierno.

El rey Felipe, tras aceptar formalmente la dimisión de De Croo, se ha reunido con los líderes de las principales formaciones políticas. Este proceso de consultas es el primer paso en la configuración de un nuevo Gobierno, un proceso conocido por su extensa duración en Bélgica. El país ostenta el récord mundial de días sin gobierno, con 541 días entre 2010 y 2011, y en 2019 casi igualó esa marca.

Los resultados electorales han mostrado un giro hacia la derecha en el espectro político belga, aunque no se ha concretado el temido avance de la extrema derecha. El Vlaams Belang, partido separatista de extrema derecha flamenca, no logró su objetivo de convertirse en la primera fuerza del país. Sin embargo, obtuvo el 22,6% de los votos en Flandes, colocándose como el segundo partido más votado en esa región con 31 de los 124 escaños del Parlamento flamenco.

Formar un nuevo gobierno en Bélgica es notoriamente complicado debido a su sistema político fragmentado y multilingüe. Las consultas reales comenzaron con Bart De Wever, líder del partido nacionalista flamenco N-VA, que se mantiene como la primera fuerza en Flandes y logró el mayor número de escaños en el Parlamento federal con 24. De Wever ha moderado su discurso recientemente, posponiendo una eventual independencia de Flandes a pesar de ser una prioridad de su partido.

El rey Felipe también se reunió con Tom Van Grieken, presidente del Vlaams Belang, y Jean-Louis Bouchez, líder del partido liberal francófono MR, que sorprendió al ser la formación más votada en Valonia y la región de Bruselas-Capital. Esto le otorga una posición fuerte en la formación de los próximos gobiernos regionales y federales, especialmente por el cordón sanitario que descarta al Vlaams Belang.

Alexander De Croo

La dimisión de Alexander De Croo fue aceptada formalmente por el rey a media mañana del lunes. el mandatario reconoció la derrota de su partido  y anunció su renuncia en medio de una emotiva declaración. La cúpula del Open VLD también ha dimitido, y se espera la elección de un nuevo presidente del partido antes del final del verano. Otros partidos, como Défi y Ecolo, también han visto a sus líderes anunciar su partida.

Hasta la formación de un nuevo gobierno, De Croo continuará en funciones con poderes limitados para evitar un vacío de poder y parálisis gubernamental. Fuentes diplomáticas han confirmado que las "obligaciones internacionales" seguirán siendo atendidas, asegurando que la dimisión no afectará las últimas semanas de la presidencia belga del Consejo de la UE, un período crucial para la configuración de las nuevas instituciones europeas.

Bélgica se enfrenta a un futuro político incierto con múltiples partidos y coaliciones posibles. La formación de un nuevo gobierno implicará largas negociaciones y compromisos, reflejando la diversidad y complejidad del sistema político belga. Con la atención internacional sobre el país, los próximos meses serán decisivos para la estabilidad y gobernabilidad de Bélgica. @mundiario

Comentarios