Los síntomas de depresión se han triplicado con respecto a niveles anteriores de la pandemia

Relax. /  Thought Catalog / Pexels
Relax. / Thought Catalog / Pexels
La salud mental se posiciona como prioridad en la sociedad y en las organizaciones a nivel global.
Los síntomas de depresión se han triplicado con respecto a niveles anteriores de la pandemia

En una realidad distópica como la actual, en momentos de pandemia, en la era Covid y en un contexto de altísima inestabilidad e incertidumbre, la salud mental se posiciona como prioridad en la sociedad y en las organizaciones a nivel global.

Algunos estudios realizados en distintos países alrededor del mundo, indican que la prevalencia de los síntomas de depresión se han incluso triplicado, con respecto a los niveles anteriores a la pandemia. Por otro lado, y más en concreto en España, la reciente entrevista al Jefe del área de Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón, Celso Arango, indica que los casos de depresión y ansiedad han subido un 20% en el país.

La Encuesta a la generación millennial 2020 de Deloitte, con más de 27.500 respuestas de millennials y centennials (generación Z) de todo el mundo, confirmó este hallazgo: estas generaciones experimentan estrés y ansiedad diariamente. Estas son algunas de las conclusiones que aborda el artículo recientemente publicado de Emma Codd, líder global de Inclusión en Deloitte, en la Harvard Business Review, y que comparte pasos para impulsar la salud mental en estos tiempos de incertidumbre. 

Los hallazgos

Al explorar más en detalle los distintos puntos de vista de los millennials y centennials (generación Z) sobre una variedad de temas, incluyendo negocios, gobierno, cambio climático, la pandemia, y en especial la salud mental, se concluye:

> Casi el 50% de todos los encuestados respondieron que la salud mental es su primera o segunda prioridad y son ahora más conscientes y están más preocupados por el estrés que las generaciones anteriores. Solo la salud física se posiciona más alto en la escala de prioridades en alguno de los casos.

Se hace por tanto necesario abordar las actuales y sobrevenidas realidades en una dimensión de cambios acelerados y en este entorno global conocido cada vez más como VURCA (Volátil | Incierto | Arriesgado | Complejo | Ambiguo), la adaptación y la adecuación a estos nuevos escenarios es urgente.

¿Cómo lo abordamos?

1.     Tic tac, tic tac, los horarios de tu cuerpo: es importante establecer límites y dedicar tiempo a recargar energías. Conocer el ritmo de tu cuerpo, descubrir la mejor hora para cada cosa y respetar los horarios o ciclos circadianos para obtener un sueño reparador, es esencial para abordar el día a día. El desarrollo de unos ejercicios para “aprender a apagarse”, desconectándonos de todas las pantallas que emiten luz azul, (tablets, móviles, ordenadores, etc.) nos ayudarán a repararnos y promoveremos una mente saludable, al contrario del descuido que genera desgaste, estrés y daño a la salud mental.

2.     Recapitula el día y agradece: dedicar unos momentos de reflexión interna para repasar el día, genera una conciencia sobre la actitud interior frente a los retos diarios. Además, la gratitud y apreciación hacen sintonizar con lo positivo en el entorno. Practica la visualización creativa al final del día y antes de dormir, para diseñar tu nuevo día y ser arquitecto de tu futuro.

3.     Vive el momento presente: potenciar las funciones mentales genera una actitud interior armonizada y contribuye a la gestión de las emociones. La práctica de Mindfulness te ayuda a conectar tu cuerpo con tu mente. Tiene el propósito de entrenar tu atención y emoción, a la vez que te ayuda a desarrollar una mente despierta y serena, y te enseña a relajar tu cuerpo.

4.     Quítale importancia al estigma “salud mental”: hablar de salud mental, en un contexto de una cultura inclusiva y corporativa del Bienestar, en una empresa con programas de flexibilidad, invita a intercambiar impresiones y compartir de manera genuina y abierta las inquietudes internas de las personas.

5.     Vive tu tribu: experimentar el sentido de pertenencia a una comunidad que apoya y orienta, ayuda a generar compromiso y mejora el rendimiento. Ser parte de una comunidad activa da una mayor sensación de bienestar, de seguridad y confianza.

Hemos visto que la inteligencia emocional y social, junto con el conocimiento de hábitos saludables como la higiene del sueño, la nutrición consciente (real food) y la actividad física son claves fundamentales que proporcionan bienestar en las personas y mejoran la perspectiva de la salud mental. Los estudios de neurociencia avalan y documentan que la práctica de Mindfulness y su progresiva incorporación en nuestro día a día, generan espacios armónicos y de colaboración.

Los programas que dotan de talento resiliente, versátil y adaptable a situaciones de contingencia, salvaguardan la salud emocional y la fortaleza mental, y especialmente en los millennials y centennials, para poder surfear en las turbulencias de la era COVID, con autoconfianza, seguridad y destreza.

¿Apuestas por la salud mental? @mundiario

Nota editorial: Las opiniones expresadas en este artículo son para uso de información general exclusivamente. Si tiene algún problema de ansiedad, se le sugiere consultar con un médico profesional.

Los síntomas de depresión se han triplicado con respecto a niveles anteriores de la pandemia
Comentarios