El divorcio de Cristina e Iñaki y otras llamativas separaciones reales

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, la princesa Diana y el príncipe Carlos de Gales; y la Infanta Elena y Jaime de Marichalar. / RR SS.
La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, la princesa Diana y el príncipe Carlos de Gales; y la Infanta Elena y Jaime de Marichalar. / RR SS.

Preferimos llamarlo divorcio a “interrupción de matrimonio”, como debe ser. Aparte de los ex duques de Palma, recordamos las otras separaciones reales de los últimos años.

El divorcio de Cristina e Iñaki y otras llamativas separaciones reales

Esta semana ha sido noticia el sonoro divorcio de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, una separación que ha llamado la atención mediática por todo a lo que ella renunció para seguir al lado de su aún marido. No solo los ataques de la opinión pública tras el estallido del Caso Nóos, también la separación forzosa de toda su familia y la humillación de una anterior infidelidad del ex duque de Palma.

Pero este no es el único caso de divorcio que tenemos a la vista en la realeza, antes que ellos han habido otros casos igual de llamativos de separaciones de royals por diferentes motivos que repasamos a continuación.

Peter y Autumn Phillips

Se trata del nieto mayor de la reina Isabel II, que no posee títulos, a petición de su madre Ana, princesa real. Phillips contrajo matrimonio con Autumn Kelly en 2008. Tuvieron dos hijas, Savannah Anne Kathleen e Isla Elizabeth Phillips.

Tras 13 años de matrimonio, en 2021 confirmaron su divorcio llegando a un acuerdo compartido por la custodia de sus hijas. A diferencia de otros sonoros divorcios de la familia real, esta separación no ha dado mucho de qué hablar e incluso, Peter comenzó el año presentando a su abuela Isabel II a su nueva novia Lindsay Wallace, quien también fue invitada al bautizo conjunto de August Brooksbank y Lucas Tindall, los dos hijos de la princesa Eugenia de York y Zara Tindall respectivamente.

 

Louis de Luxemburgo y Tessy Antony de Nassau

Louis es el hijo menor de los grandes duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa. Se casó en agosto 2006 con Tessy Antony, luego de haber recibido al primer hijo de ambos en marzo de ese mismo año al cual llamaron Gabriel. Al año siguiente recibirían a su segundo hijo Noah, siendo los primeros nietos de los grandes duques.

Con el paso de los años, la relación de Tessy con su suegra se fue tensando cada vez más, cuestión que también afectó al matrimonio. La pareja se terminó separando en 2017 y firmaron el divorcio en 2019. Al día de hoy y tras ciertos desacuerdos durante la separación, ambos han sellado un pacto de paz donde incluso llegan a compartir días señalados juntos como la Navidad y el fin de año. Tessy dejó de ser princesa pero mantuvo el apellido Nassau y recientemente contrajo matrimonio con Frank Floessel, un hombre de negocios, con quien tuvo a su tercer hijo, Theodor. Por su parte, Louis se ha comprometido con Scarlett-Lauren Sirgue, cuya boda podría celebrarse en algún momento de este 2022.

 

Las princesas Estefanía y Carolina sin suerte en el amor

Las princesas de Mónaco parece que han decidido centrar sus vidas en sus hijos y nietos, dejando la búsqueda del amor lejos de sus intereses. La princesa Estefanía se casó con Daniel Ducruet en 1995 tras haber tenido dos hijos juntos pero el matrimonio se disolvió luego de que salieran a la luz fotografías de él con otra mujer. El divorcio tuvo lugar en 1996, estando casado por pocos meses.

Por su parte, Carolina de Mónaco ha estado casada tres veces. Por ahora, se ha negado a divorciarse de Ernesto de Hannover con quien se casó en 1999 y pese a que ya no hacen vida juntos. Anteriormente, en 1990 quedó viuda tras la trágica muerte de Stéfano Casiraghi, padre de tres de sus cuatro hijos. Pero el hombre que se convirtió en el primer marido de la princesa fue Philippe Junot, un empresario y playboy, con quien se casó en 1978. Engañó sin pudor a Carolina hasta que salieron a luz unas fotos de él compartiendo un yate con su “secretaria”. Fue la gota que derramó el vaso y llevó a que la princesa solicitara el divorcio en 1980.

 

Infanta Elena y Jaime de Marichalar

La hija mayor del rey Juan Carlos y la reina Sofía tuvo un matrimonio muy conveniente con un miembro de la Casa de Marichalar, se trata de Jaime de Marichalar. La Infanta Elena contrajo matrimonio con el caballero de la Ilustre Solar de Tejada en 1995, llegando a tener dos hijos, Felipe y Victoria de Marichalar y Borbón.

La pareja vivió en aparente felicidad hasta 2007, cuando la Casa real anunció el “cese temporal de su convivencia matrimonial”. Se supo que la Infanta dejó la casa familiar con sus dos hijos y el divorcio llegaría dos años después, en noviembre de 2009.

 

Joaquín de Dinamarca y Alexandra Manley

El hijo menor de la reina Margarita II se casó con Alexandra Manley en 1995. Alexandra pasó a ser princesa de Dinamarca y uno de los personajes más llamativos de la realeza debido a su aspecto exótico al tener descendencia checa, china, británica y austriaca. Al parecer las inseguridades del príncipe y su alcoholismo propició el divorcio en 2005. Ambos conservan una buena relación y mantienen la crianza conjunta de los príncipes Nicolás y Félix. Él se casó nuevamente con la princesa Marie en 2008 y ella contrajo segunda nupcias en 2007 con Martin Jørgensen, de quien se terminaría divorciando en 2015.

 

Sarah Ferguson y el príncipe Andrés de York

La pelirroja y el hijo favorito de Isabel II se casaron en 1986, luego de que la princesa de Diana hiciera de cupido y les ayudara a conocerse. Ella era simpática y guapa, mientras que el príncipe era entonces uno de los solteros más codiciados. Tuvieron dos hijas, las princesas Beatriz y Eugenia, pero la felicidad no era constante. Se separaron en 1992 aunque al día de hoy mantienen una buena relación e incluso comparten hogar en Windsor. Se dice que la duquesa de York ha sido el mayor apoyo del príncipe en medio del escándalo de abuso sexual que le rodea.

 

Diana y Carlos de Gales

Cerramos el listado con el polémico divorcio de la princesa Diana y Carlos de Gales. Ella renunció a ser reina de Inglaterra tras dar una polémica entrevista donde hablaba de sus problemas de salud mental, de su bulimia o de las infidelidades del príncipe Carlos con Camilla Parker Bowles.

Se habían casado en 1981 y fueron profundamente infelices pese a haber tenido dos hijos, los príncipes Guillermo y Harry. El divorcio llegó, a petición de Isabel II, en 1996. La princesa fallecería trágicamente en 1997 junto a su novio, el heredero Dodi Al-Fayed. El príncipe Carlos lograría casarse con el amor de su vida, Camilla, en 2005.  @mundiario

 

El divorcio de Cristina e Iñaki y otras llamativas separaciones reales
Comentarios