Temor de Formoso por el desastre socialista en Andalucía

Valentín González Formoso. / PSdeG
Valentín González Formoso. / PSdeG

Cada vez más socialistas coinciden en que el PSdeG está en caída y empiezan las quinielas ante la incapacidad de su secretario general para ocupar espacio entre Rueda y Pontón.

Temor de Formoso por el desastre socialista en Andalucía

Las elecciones andaluzas han sido un mazazo para los socialistas, que cayeron hasta su peor resultado histórico en la autonomía que durante años se consideró el "granero" de votos para el PSOE. Los resultados electorales andaluces fueron muy duros para los del puño y la rosa. Con una estrategia "a lo Feijóo", Juanma Moreno obtuvo una amplia mayoría absoluta con 58 diputados y más de un millón y medio de votos. La fuerza del PP y la debacle del PSOE han movido el tablero político.

Los resultados de Andalucía han asustado a los barones socialistas que se juegan el relevo el año que viene, por lo que son muchos los que esperan que Pedro Sánchez haga los cambios necesarios en partido y gobierno. Para cambiar el ciclo electoral y evitar el "efecto Feijóo", será necesario reforzar el papel de los líderes territoriales y de las federaciones socialistas. El propio Pedro Sánchez así lo reclamó en la última ejecutiva federal, en la que llamó a que se activase todo el partido.

También en el PSdeG existe una profunda preocupación. A las dificultades de la marca PSOE se suma la situación de un secretario gallego que “no tira” y de un partido que pierde fuelle con José Manuel Lage Tuñas como secretario de organización. "El PSOE flojea a nivel general, pero aquí en Galicia el PSdeG está en evidente caída también por causas propias", concluye un antiguo dirigente socialista, que enumera entre los problemas del partido en Galicia la falta de carisma de Formoso, la desaparición del grupo parlamentario y las distintas posiciones de las alcaldías socialistas de las ciudades.

El propio Valentín González Formoso reconoció a sus más fieles su preocupación por el resultado andaluz y los efectos electorales que puede conllevar. Si bien de puertas afuera los socialistas gallegos se sumaron a la máxima de que no se pueden extrapolar los resultados andaluces, en privado una inmensa mayoría reconocen que las próximas elecciones en Galicia pueden venir cuesta arriba.

De hecho, las encuestas publicadas recogen que el PSdeG empeoraría ahora sus resultados tanto en municipales como en generales y autonómicas en Galicia. Para la primera cita con las urnas, las locales, el PSdeG contempla la posible pérdida de alguna alcaldía significada dentro de un empeoramiento general de los resultados. Además, la demoscopia apunta a que el PP puede agrandar su distancia sobre el PSOE en generales en Galicia, donde los socialistas caerían en votos y escaños. Esto es lo que más preocupa en Moncloa y Ferraz, que empiezan a estudiar territorio a territorio, y no obviarán que una reciente encuesta publicada por Sondaxe sitúa la fidelidad de los votantes socialistas en el 62,4% con la llegada de Formoso: solo 6 de cada 10 gallegos que votaron por Caballero en las autonómicas del 2020 votarían ahora por el alcalde de As Pontes.

En ese escenario, cada vez son más las voces dentro y fuera del PSdeG que concluyen que la etapa de Formoso no cuaja, mientras Ana Pontón se asienta como líder de la oposición. Esa falta de liderazgo del PSdeG dispara las alarmas y muchos consideran que si Espadas pinchó en Andalucía, las expectativas de Formoso, aupado también con apoyo federal, aún son más crudas. Tanto es así que muchos de los que apoyaron al de As Pontes ven ahora en las encuestas que nunca se consiguió un "efecto Formoso" y que su liderazgo no ha cuajado. Asimismo, en el BNG preocupa que un PSdeG tan desinflado frustre cualquier opción de cambio en la Xunta y que el alza del nacionalismo no baste para vencer al PP tras la marcha de Feijóo.

En Ferraz están centrados ahora en los efectos del resultado andaluz y en las decisiones que pueda tomar Pedro Sánchez, pero el presidente ya es consciente de que la situación del PSdeG no ha mejorado desde que llegó Formoso. Paralelamente, miembros de la dirección federal han mantenido puentes con el anterior secretario general, Gonzalo Caballero, en lo que parece una estrategia abierta por si el escenario se complica.

Mientras, en Galicia empiezan los rumores sobre la candidatura socialista a la Xunta. En la provincia de Pontevedra no ven con solvencia y fuerza electoral el nombre de Formoso, y también en A Coruña hay voces que le recomendaron que siga en la Diputación. Aunque se desconoce qué posición adoptará Gonzalo Caballero y su sector de cara a esas primarias, solo un nombre como el de la vicepresidenta Nadia Calviño podría concitar la unión de todo el partido en Galicia. @mundiario

Temor de Formoso por el desastre socialista en Andalucía
Comentarios