CIS de abril: preocupación socialista por las encuestas gallegas

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y Alberto Núñez Feijóo, nuevo líder del PP, en una reunión en enero de 2021. / Sala de comunicación Xunta de Galicia
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y Alberto Núñez Feijóo, nuevo líder del PP, en una reunión en enero de 2021. / Sala de comunicación Xunta de Galicia

El último barómetro pronostica el crecimiento del BNG desde que Formoso sustituyó a Caballero, mientras testa el efecto Feijóo para España.

CIS de abril: preocupación socialista por las encuestas gallegas

Las encuestas publicadas en las últimas semanas recogen un crecimiento del PP que está siendo analizado por los socialistas en Moncloa y Ferraz, fundamentalmente para ver qué impacto puede tener la llegada de Feijóo al liderazgo del PP de cara a las elecciones generales del 2023.

El barómetro del CIS de abril se ha sumado a esa tendencia y asienta la idea de que existe un efecto Feijóo, cuya consistencia y duración está por ver. Todas las encuestas recogen que PP y VOX crecerían en diputados con respecto a las elecciones de 2019, mientras PSOE y Podemos bajarían. La derecha y la ultraderecha avanzan ante el reto de los 176 diputados que necesitarían para gobernar y en tanto que el CIS​ vaticina que el PSOE podría ser primera fuerza, otras encuestas dan el liderazgo al PP. Es por ello que la cúpula socialista está estudiando el escenario territorio a territorio.

En el caso de Galicia, todas las encuestas publicadas en lo que va de año plasman que el PP mantendría su mayoría absoluta con Feijóo al frente, mientras en la izquierda el BNG se fortalece y el PSdeG no consigue ningún impulso. A nivel autonómico, los últimos meses se han caracterizado por un escenario de confrontación entre Alberto Núñez Feijóo y Ana Pontón, propiciado por el relevo de Gonzalo Caballero al frente del grupo parlamentario que ha dejado a los socialistas fuera de juego y a los nacionalistas el campo libre.

Mientras los estudios de opinión recogen el limitado nivel de conocimiento y valoración del nuevo secretario xeral del PSdeG y el aumento de diferencial en favor de los nacionalistas para las autonómicas gallegas, en Ferraz saben que las elecciones gallegas no serán hasta 2024, y que el reto inmediato estará en las municipales y generales de 2023, para las que los objetivos estaban puestos en mejorar los resultados previos.

Los socialistas gallegos obtuvieron un 32% del voto en las generales y municipales del 2019, cuando el trabajo conjunto de Gonzalo Caballero y Pedro Sánchez desembocó en las primeras elecciones ganadas por el Partido Socialista en Galicia, pero ahora las encuestas han encendido todas las alarmas en Ferraz al advertir el crecimiento del BNG en los comicios estatales y la atonía del socialismo gallego.

En concreto, los datos del barómetro del CIS del mes de abril recogen un fortalecimiento del nacionalismo desde que Formoso fue elegido líder de los socialistas gallegos. Esta subida del BNG se estima en un incremento del 25% en intención directa de voto y en un 20% de subida teniendo en cuenta los parámetros de voto + simpatía del CIS. Si en octubre de 2021 la intención de voto directa al BNG en elecciones generales estaba en el 0.4% del electorado español, el último CIS la eleva al 0.5%. Algo similar pasaría con la evolución del indicador voto + simpatía, que crece para los nacionalistas del 0.5 al 0.6% según el CIS de octubre a abril. En ese mismo período el PSOE retrocede en datos estatales y el PP asciende ahora con Feijóo.

Este fortalecimiento del BNG alerta a la dirección socialista porque expresa que el PSdeG no tiene mas tirón electoral tras la renovación de su cúpula e incluso refleja que mientras se hizo el cambio el BNG crecía.

Los de Pontón han utilizado la estrategia de dejar a un lado la vertiente más nacionalista para pescar en los caladeros de la izquierda feminista y ecologista. En cambio la estrategia de Valentín González Formoso y su secretario de organización, Lage Tuñas, parece haber dejado de lado los ámbitos de izquierda en la procura de los votos del centro, pero los primeros datos demoscópicos muestran que los socialistas no logran hasta ahora arrebatar al PP votos de centro ni siquiera tras la marcha de Feijóo.

Este escenario preocupa en un año preelectoral en un momento en el que un conocido alcalde socialista gallego ya ha trasladado a sus próximos que "la marca PSdeG y la presencia de Formoso no sumará para municipales". Mientras, Formoso sigue priorizando la agenda relacionada a los temas de energía como ejemplo para mostrar la utilidad del socialismo gallego. @mundiario

CIS de abril: preocupación socialista por las encuestas gallegas
Comentarios