España ocupa la 18ª posición en resiliencia de veinte economías europeas

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, y la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. / cadtm.org
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, y la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. / cadtm.org
La resiliencia agregada de la economía española en el bienio 2020-2021 de la pandemia habría sido de casi la mitad de la anotada en la UE, treinta puntos porcentuales por debajo (46 y 78 respectivamente) de la misma.
España ocupa la 18ª posición en resiliencia de veinte economías europeas

Mucho más relevante que comentar a estas alturas de febrero las resbaladizas previsiones, para este 2022, sobre crecimiento del PIB me parece evaluar los datos reales que empezamos a conocer para el bienio pandémico 2020-2021.

De entrada porque si uno compara las previsiones que se hicieron el año pasado con la realidad final la cosa es para salir corriendo. Así en 2021 mientras el Gobierno estimó inicialmente que creceríamos un 9,8 % al final nos quedamos en un 5%. La mitad. 

España ocupa la 18ª posición en resiliencia de veinte economías europeas. Consecuentemente, y ahora que tanto se está reiterando en la agenda política española el hablar de planes de resiliencia y recuperación, parece lógico evaluar la recuperación del PIB en el año 2021 desde el punto de vista de la resiliencia.

Según el diccionario de la RAE resiliencia es la “capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”.

De manera que aplicada al PIB debemos evaluar qué porcentaje del PIB perdido en la recesión de 2020 se ha recuperado en 2021. Para el conjunto de España la caída del 2020 alcanzó los -10,8 puntos y la recuperación de 2021 apenas 5 puntos: la resiliencia habría alcanzado a 46 puntos de cada cien. Para el conjunto de la Unión Europea la caída fue del -5,9 y la recuperación del 4,6: la resiliencia llega a 78 de cada cien puntos perdidos.

En consecuencia, la resiliencia agregada de la economía española en el bienio 2020-2021 de la pandemia habría sido de casi la mitad de la anotada en la UE, treinta puntos porcentuales por debajo (46 y 78 respectivamente) de la misma.

RANKING EUROPEO DE RESILIENCIA

La agencia europea de estadísticas (EUROSTAT) ha divulgado este 15 de febrero las primeras estimaciones, para la mayoría de los países miembros, de crecimiento trimestral para todo el año 2021. De los datos disponibles se desprende que diez países habrían recuperado ya al menos todo el PIB retrocedido en 2020: Lituania, Polonia, Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Letonia, Hungría, Finlandia, Chipre y Bulgaria. Tendrían una resiliencia plena de su PIB en el bienio 2020-2021.

Otros diez países con datos ya disponibles, entre ellos España, anotan una resiliencia inferior al 100 por cien según se recoge en la gráfica que presentamos (para los siete países restantes Eurostat aún no ofrece datos completos de 2021).

Resiliencia en Europa. / Mundiario
Fuente: elaboración propia con datos de Eurostat

España se encuentra en las posiciones de menor resiliencia de la UE junto a Eslovaquia y Alemania. La situación de Alemania podría parecer extraña, aunque no lo es tanto si reparamos que a finales de año su PIB se contrajo a causa de las medidas de confinamiento y cierre de las actividades no esenciales. De no haberlo hecho su resiliencia en PIB habría superado de largo la de la economía española. Una economía ésta en la que no se adoptaron el cuarto trimestre medidas de semejante calado contra la pandemia.

ACTIVIDADES MÁS Y MENOS RESILIENTES EN ESPAÑA

Ese 46 por ciento de resiliencia, que sitúa a España en tan preocupante situación en el contexto europeo de impacto económico de la pandemia, puede desagregarse en dos tipos de actividades. Aquellas que o bien no entraron en recesión en 2020, o bien en 2021 recuperaron tres cuartas partes de lo retrocedido en 2020 por un lado. Y, por otro, aquellas que o bien continúan en recesión o bien su recuperación está por debajo de las tres cuartas partes. Tomamos el listón de las tres cuartas partes como redondeo del 78 % medio europeo.

Pues bien en el primer grupo de actividades que más contribuyen a la resiliencia de nuestra economía desde el punto de vista de la oferta están las vinculadas al sector público, la educación y la sanidad por un lado y las actividades financieras por otro. Ambas apenas habrían entrado en recesión.

Las de menor resiliencia desde la perspectiva de la oferta serían las manufacturas y el comercio y hostelería. Aunque aquí la palma se la llevarían la construcción y el sector primario que aún anotan recesión en 2021.

Desde la perspectiva de la demanda las más resilientes serían las inversiones en maquinaria y las exportaciones de mercancías, mientras que las menos resilientes serían el consumo de los hogares y las exportaciones de servicios (turísticos pero no solo); y, en un capítulo aparte, la inversión en vivienda que no llegó aún a salir de su recesión.  

El papel del sector público como estabilizador económico y factor de resiliencia en 2021 es patente, así como la conveniencia de garantizar este año 2022 el poder adquisitivo de los ciudadanos frente a la inflación y la capacidad de inversión pública (por ejemplo en vivienda social). @mundiario

España ocupa la 18ª posición en resiliencia de veinte economías europeas