La discusión sobre la reforma laboral sigue centrada en el modelo de contratos temporales

La ministra Yolanda Díaz reunida con sindicatos. /@Yolanda_Diaz
La ministra Yolanda Díaz reunida con sindicatos. /@Yolanda_Diaz
Trabajo valora positivamente el último encuentro entre el Gobierno y los agentes sociales, pero fuentes sindicales reconocen que no ha habido “avances significativos” en la negociación. 
La discusión sobre la reforma laboral sigue centrada en el modelo de contratos temporales

La negociación de la reforma laboral sigue estancada en la discusión sobre la temporalidad y la regulación de los contratos eventuales. El Ministerio de Trabajo ha valorado positivamente el último encuentro celebrado este viernes entre el Gobierno y los agentes sociales, pero fuentes sindicales han admitido que no ha habido “avances significativos” en las reuniones. Así, a tres semanas de que expire el plazo que el Ejecutivo había comprometido con la Unión Europea, se han fijado reuniones diarias con los agentes sociales a partir del próximo lunes para intentar llegar a un consenso.  

Los participantes en la mesa han detallado que las fórmulas propuestas por el ministerio que dirige Yolanda Díaz para hacer que los contratos indefinidos sean la norma común del mercado laboral (limitando la opción de recurrir a empleados temporales a circunstancias muy acotadas), hasta ahora, no convencen a patronal y sindicatos.  

En una reunión por videoconferencia el pasado martes, el Gobierno presentó un mecanismo para restringir la temporalidad que está basado en un límite de 90 días al año, en el que las compañías pueden recurrir a este tipo de contrataciones. Para la patronal, los días planteados son pocos y para los sindicatos, demasiados. 

Régimen duro contra la temporalidad 

En ese sentido, los sindicatos demandan que el Estatuto de los Trabajadores -la norma que modificará el modelo de mercado laboral una vez que sea reformada-, establezca un ‘régimen duro’ de sanciones para castigar a las empresas que abusen de la temporalidad. Entre otras medidas, los representantes en la negociación plantean que se obligue a las empresas a admitir al trabajador afectado como indefinido, lo que implicaría pagarle un despido improcedente para prescindir de él, explica El País. Estas cuestiones no aparecen en la propuesta remitida el martes y tampoco en el documento que la patronal CEOE puso sobre la mesa la semana pasada, aunque sí habían estado sobre la mesa antes.

“La mesa de diálogo social ha continuado abordando materias como la temporalidad, la contratación de fijos discontinuos y aspectos de la negociación colectiva”, ha subrayado una portavoz de Trabajo, que añade que “se avanza de manera positiva en la redacción del texto”. 

El contrato fijo discontinuo, la antigüedad de esos trabajadores o las opciones planteadas respecto a los periodos de inactividad son otras de las discrepancias que se debatirán en la mesa de diálogo social de manera diaria a partir de la próxima semana. 


Quizá también te interesa: 

Mutación de empleos perdidos a tiempo completo con nuevos empleos a tiempo parcial

Un empleo creciente, pero no tan decente


 

Antes de 2022

Ahora, el tiempo apremia, especialmente porque el Gobierno quiere cumplir su promesa de tener la reforma publicada en el Boletín Oficial del Estado antes del próximo 1 de enero. La Comisión Europea, entre tanto, ha aclarado este viernes que el límite de negociación del 31 de diciembre “no es una fecha rígida”, sino que “son fechas indicativas, lo importante es que todos los Estados miembros se esfuercen para asegurar la implementación oportuna de las reformas y las inversiones a que ellos se han comprometido”, han añadido los portavoces oficiales del Ejecutivo comunitario. “Es mejor un buen acuerdo que una mala solución si se trata de unos días”, concluyen otras fuentes. @mundiario

La discusión sobre la reforma laboral sigue centrada en el modelo de contratos temporales
Comentarios