La piratería en el fútbol: mucho dinero en juego

pirateria en el futbol
pirateria en el futbol

Cerca del 80 % de los aficionados al fútbol que se decantan por las retransmisiones piratas no les importaría pagar una cuota por disfrutar de su deporte favorito si no existiese este formato ilícito para satisfacer esta necesidad que presenta buena parte de la sociedad española.

La piratería en el fútbol: mucho dinero en juego

Esta es la principal conclusión a la que ha llegado el último “Observatorio Antipiratería” que ha elaborado la Coalición de Creadores e Industrias de Contenido. En el que se pone de manifiesto que esta práctica fraudulenta  provoca que cada temporada se pierdan en torno a 285 millones de euros.

Se trata de unos importantes datos como para tomarse en serio esta incidencia que se desarrolla en algunos de los establecimientos privados de la geografía española.

En especial, bares y empresas del sector de la hostelería y restauración que utilizan este sistema para ahorrase dinero de una manera completamente ilegal. En este sentido, los primeros pasos ya los ha tomado desde LaLiga con la potenciación de su departamento de propiedad intelectual para emprender acciones con estas prácticas.

También promoviendo medidas más expeditivas, como por ejemplo haciendo un seguimiento de los bares que emiten los partidos de fútbol en formato pirata con descodificadores trucados. Es decir, sin ningún tipo de licencia y que ofrecen toda clase de retransmisiones deportivas: fútbol, automovilismo, baloncesto, etc., en formato de pago. Para ello cuentan con el trabajo de ingenieros informáticos y expertos en ciberseguridad que tienen como principal objetivo su neutralización.

Tal es la incidencia de estas prácticas, que según podemos leer en El País, la Unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional ha llegado a detectar y registrar hasta 2.000 establecimientos que se encontraban en esta situación.

Aunque hay fuentes oficiosas que aseguran que esta lista se queda corta al ser muchos más los establecimientos que ofrecen estas retransmisiones piratas. En especial, para ofrecer a sus clientes las principales competiciones, nacionales e internacionales, del deporte rey.

¿Por qué emerge la piratería televisiva?             

En opinión de la LaLiga “estas actividades fraudulentas suponen anualmente una pérdida estimada de 150 millones de euros para el fútbol español, lo que se traduce en un perjuicio directo para clubes, operadores y aficionados, entre otros sectores". Por este motivo han mandado un mensaje muy claro dirigido a todos los aficionados: “si ves el fútbol pirata, estás perjudicando a tu equipo y poniendo en peligro la sostenibilidad del mismo, de la competición y del deporte”.

Su origen se remonta a la comercialización de los eventos deportivos por varias plataformas del sector de la comunicación y que a través de sus paquetes comerciales permitían ver en televisión una amplia oferta deportiva que había sido previamente contratada con los agentes de las plataformas de comunicación. Como fórmula parta preservar los intereses de los actores relevantes que intervienen en estos procesos: clubes, jugadores, aficionados, etc.

Preservar los derechos de imagen

Esta es la finalidad de ofrecer los eventos deportivos a través de este sistema de comercialización. Por una parte, se trata de que los intervinientes en los mismos (equipos y deportistas) no se vean vulnerados en sus derechos de imagen. Recibiendo una parte de la recaudación que va a parar a los organismos que ejercen su representación, como por ejemplo LaLiga.

Otro de los objetivos que es los telespectadores cuente con una potente oferta de retransmisiones para satisfacer su deseo de presenciar estos eventos deportivos. Por medio de retransmisiones de muy alta calidad y en donde hasta se les permite elegir el partido que desean visionar.

Comercialización de paquetes televisivos

Este producto está presente en las plataformas de televisión por unas tarifas que oscilan entre 30 y 110 euros al mes, en función de si están integrados otros servicios. Como por ejemplos, series, películas de estreno o conciertos de música.

El problema reside cuando aparecen plataformas ilegales y aplicaciones que dan acceso ilícito y permiten ver canales de pago gratis. Ofreciendo unos precios muy competitivos, por supuesto que por debajo de los establecidos, con el ofrecimiento de que el servicio será estable durante un espacio de tiempo muy largo.

Generalmente proceden de mafias a empresas organizadas ilegalmente que se dedican a piratear la señal de los operadores para venderlas luego a terceras personas. ¿De qué forma? Aunque cada vez se están empleando métodos más sofisticados y complejos, hay denominador básico en sus actuaciones. Consiste en ofrecer los partidos de fútbol, al igual que otra clase de retrasmisiones televisas, a aparatos cuyas imágenes dependen de los satélites y sobre todo de las conexiones a Internet.

¿Cómo se vulneran estos derechos?

El proceso que es utilizado en estos momentos por los delincuentes para generar una oferta de televisión low cost es muy sencillo de llevar a cabo. Se basa en contactar con los potenciales clientes, generalmente integrados en bares, restaurantes y otra clase de establecimientos similares. Para una vez llegados a este punto, estos reciban un código que les permita visualizar los canales de pago sin ningún problema. El único requisito que deberán aporta es disponer de un televisor inteligente y una conexión a Internet.

Otros sistemas para vulnerar estos derechos se materializan a través de páginas web que enlazan directamente al canal o a retransmisión ilegal.

Sistemas anti pirateo 

Esta incidencia ha propiciado que emerjan nuevos sistemas denominados como antipiratería. Uno de los más utilizados se basa en programas de ingeniería que analizan el contenido técnico de los aparatos y detecten el responsable de estas actuaciones ilegales. Para actuar posteriormente contra el vendedor del decodificador.

De todas formas, una de las estrategias más eficaces reside en el desarrollo y perfeccionamiento de potentes herramientas para buscar y detectar las aplicaciones móviles piratas. Desde equipos con las más avanzadas tecnologías se consigue eliminar buena parte de estas aplicaciones de una manera muy rápida y satisfactoria.

También hay habilitados software muy potente que rastrean y analizan la información perseguida para en pocos minutos denunciar estas actuaciones ilegales. Están desarrollados con geolocalización de los dominios para que se pueda analizar el movimiento durante las diferentes jornadas y retransmisiones deportivas o de cualquier otra índole. @mundiario

La piratería en el fútbol: mucho dinero en juego
Comentarios