Emergencias en el mar

Playa en Fuengirola. Málaga
Playa en Fuengirola. / Málaga
En el mar es importante tener en cuenta qué hacer en caso de una emergencia médica, ya que la ayuda en el agua es normalmente imposible físicamente.

Es quizás una de las precauciones que debemos mantener y tener la completa seguridad de qué hacer en caso de necesidad, ya que normalmente los nervios suelen jugar una mala pasada.

Debemos de tener a bordo alguna guía médica que el servicio de salvamento marítimo nos proporciona a través de sus publicaciones, pero es muy importante disponer de los números de emergencias a bordo, para en caso de necesidad cualquier miembro de la tripulación poder hacer una simple llamada de teléfono.

Independientemente de poder utilizar el canal 16 de emergencias por la radio, en caso de tener una a bordo.

Pegatina de radio
Pegatina de radio

El teléfono de salvamento marítimo es el 900 202 202.

Un número fácil de recordar ya que la vida no tiene precio luego es un 900, la señal de universal de socorro es el SOS - SOS, si a la “S” le damos la vuelta se convierte en un dos y la “O” si le damos la vuelta se convierte en un cero.

También en caso de emergencia podemos hacer una llamada al 112 y este teléfono nos atenderá o derivará la llamada a quien nos haga falta.

Pero ante todo deberemos de tener nuestro equipamiento de seguridad siempre a punto, no solamente por el tema de multas sino, precisamente, por si nos hace falta de una forma real.

Deberemos de poder afrontar cualquier incidencia y realizar las maniobras que necesitemos en función de lo ocurrido.

En caso de una parada respiratoria aplicar una RCP para lo cual hemos de tener alguna idea, que siempre nos viene bien no solamente para el mar, sino también para en tierra en caso de necesidad poder realizarla en espera de la ayuda médica.

Recordar siempre no intentar dar ningún tipo de medicamento a la persona, ya que pudiera tener alguna alergia y lo que estamos es para paliar las consecuencias de un accidente, no para su tratamiento, eso lo deberán de hacer las personas con conocimientos médicos.

Navegación a vela
Navegación a vela

Simplemente vamos a controlar la ansiedad que suele ser junto con los miedos, uno de los mayores peligros en el agua, ya que pueden acarrear situaciones de peligro y debemos de estabilizar tanto la persona que ha sufrido el accidente, como el ánimo del resto de tripulantes.

Y al igual que siempre es recomendado saber aplicar una RCP de forma correcta también practicar la maniobra de Heimlich en caso de ahogamiento por una obstrucción, propinando al paciente unos golpes con la mano abierta entre los omóplatos y con las manos unidas alrededor realizar empujones abdominales entre las costillas y el ombligo, hasta que se libere esa obstrucción. Para hacer esta maniobra es importante igual que la RCP realizar algún curso aunque sea gratuito en cualquier tipo de organización a fin de practicar.

El sol, el calor es otro de los peligros que tenemos en el agua, así como la deshidratación (que a veces produce dolores de cabeza) para la que siempre se recomienda beber agua aunque no se tenga sed y protegernos con cremas solares, ya que aunque el día esté nublado y tengamos un toldo en nuestra embarcación estamos en el mejor espejo que existe, el mar.

Cortes, diarreas, deberemos tratarlas con el material de seguridad que llevemos a bordo.

Las hemorragias dependiendo de si son arteriales, venosas o capilares, deberán ser tratadas con el mismo material de seguridad, siendo muy importantes las arteriales (se reconocen por salir a impulsos la sangre abundante, de color roja brillante) en las que tendremos que cerrar el flujo de sangre lo antes posible, ejerciendo presión sobre la zona que sangra, para evitar desangrarse.

Puerto de Benalmádena. Málaga
Puerto de Benalmádena. Málaga

El shock en caso de producirse habremos de tratarlo poniendo el paciente en un lugar templado seco y tranquilo haciendo que respire de forma regular y, por supuesto, llamando rápidamente para pedir ayuda.

Con las quemaduras en principio aplicar siempre agua fría y cubriendo las quemaduras con una gasa de vaselina estéril, pidiendo ayuda inmediatamente y administrando simplemente líquido a la persona.

El mareo o mal del mar afecta a algunas personas muchas veces por los mismos nervios de embarcarse (algo psicológico) y otras veces porque físicamente con el movimiento del barco ha generado en la persona esas sensaciones. La biodramina en caso de necesitar tomarla o sabiendo que somos propensos al mareo debemos de tomarla un rato antes de embarcarnos y si es posible con cafeína, ya que hay una biodramina simple que lo que produce muchas veces o en ciertas personas es un efecto de relajación. Si el mareo se produce una vez embarcado podemos mojarnos la cabeza poniéndonos en un lugar donde no nos dé el sol y mirar un punto fijo en el horizonte respirando tranquilamente para intentar controlarlo. Oler colonia, chupar un limón, son remedios de la abuela que podemos intentar. @mundiario

Por una navegación segura.

Comentarios