Star Wars se ha convertido en una saga imposible de dirigir

Póster del Episodio VII de Star Wars. Lucasfilm.
Póster del Episodio VII de Star Wars. / Lucasfilm.

La saga galáctica más famosa de todos los tiempos vuelve a quedarse sin director y Lucasfilm puede tener toda la culpa de esto.

Star Wars se ha convertido en una saga imposible de dirigir

Colin Trevorrow era el encargado de dirigir el Episodio IX para la saga Star Wars, pero parece que la intromisión a nivel creativo de Lucasfilm ha provocado otra partida por “diferencias creativas”. Desde hace algún tiempo la productora se ha convertido en un tema de moda de Hollywood y lo medios especializados porque no ha dado la suficiente libertad creativa a sus directores, guionistas y reparto para que puedan realizar cintas basadas en el fantástico de George Lucas.

En tan solo un año, Lucasfilm ha despedido a tres directores que estaban destinados a dirigir algunas de las cintas referentes al universo, convirtiéndose en un chiste recurrente entre la prensa, que no dudan en criticar a la productora y la poca libertad que ofrece para dirigir. La única diferencia entre las cintas de Han Solo y Rogue One (ambas spin-off), con el caso de Trevorrow, es que el cineasta decidió irse antes de empezar el rodaje, algo que no sucedió con el anterior par, porque la productora sustituyó a los directores durante pleno rodaje.

Lo anterior ha logrado que los focos estén centrados en la legendaria productora Kathleen Kennedy, quien tomó las riendas de Lucasfilm luego de que George Lucas vendiera la productora a Disney. Kennedy es conocida por producir varias de las exitosas películas Spielberg y muchos pensaban que con una mentalidad tan abierta y moderna, ella rejuvenecería toda la franquicia.

Los primeros movimientos de la productora gustaron, porque ficharon a Gareth Edwards -director de Godzilla- para dirigir Roge One; a Christopher Miller y Phil Lord –responsables de Lego: la película- para el spin-off dedicado a Han Solo; Rian Johnson – director de Looper- para el Episodio VIII; y a Colin Trevorrow –encargado de Jurassic World- para el Episodio IX. Como ya sabemos, Edwards terminó Rogue One, pero a Disney no le gustó su trabajo así que fue remplazado, logrando que la cinta fuera destrozada por la crítica por tantos cortes inexactos.

Luego, llegó el turno de Miller y Lord, quienes decidieron cambiar la personalidad de Han Solo en el film, provocando una gran discusión con el guionista Lawrence Kasdan. Con la polémica servida, Kennedy expresó que quería algo más tradicional, parecido a la saga original y que si ellos no estaban dispuestos a cumplirlo, entonces los despediría. Y así lo hizo, contratando a Ron Howard para que siguiera la temática poco arriesgada que quería el estudio.

El problema con todo lo anterior, es que Lucasfilm demuestra que no tiene un orden, ni una estructura a la hora de decidir crear y llevar a cabo una película. Al contratar directores, no tomaron en cuenta que todos ellos tienen una gran valía por las licencias creativas e independientes que se tomaban durante sus rodajes. Así que se equivocaron a lo grande contratado a personas creativas, para luego cortarles las alas y no dejarlos hacer su trabajo: dirigir. Con todo esto, la productora ha demostrado que no es seria y los directores prefieren negarse a formar parte de una saga, porque al final, puede que su sueño sea destruido por las inevitables “diferencias creativas”.

Star Wars se ha convertido en una saga imposible de dirigir
Comentarios