¿Qué otra actividad se puede hacer en Mallorca?

Mallorca. / Mundiario
Mallorca. / Mundiario

Los debates sobre la turismofobia o sobre el exceso de turistas se enconan porque las partes son incapaces de argumentar con la razón, con lo que la discusión deriva hacia la emoción.

¿Qué otra actividad se puede hacer en Mallorca?

Los debates, sobre la turismofobia o sobre el exceso de turistas, se enconan porque las partes son incapaces de argumentar con la razón, con lo que la discusión deriva hacia la emoción.

En el caso de las Islas, tanto las Canarias, como las Baleares y especialmente en Mallorca, el enfrentamiento es evidente. Cuando el Govern da un paso para controlar el crecimiento exagerado es acusado de desprecio al turismo. Cualquier oportunidad es aprovechada por los ecologistas y sus aliados para reclamar el fin de la “destrucción del medio ambiente”.

En este contexto, un conocido personaje del mundo turístico mallorquín ha conseguido con una sola frase sacar el debate del espacio de las tripas para colocarlo en el del cerebro. Cuando tuvo que dar su opinión sobre el asunto, se limitó a efectuar una pregunta: ¿qué otra actividad se puede hacer en Mallorca? Una pregunta que anula toda la discusión irracional.

Como es obvio, la pregunta vale para todas las islas.

Como buen conocedor de Mallorca, Toni Munar hablará claro cuando piense que el turismo está poniendo en riesgo el equilibrio social y ambiental o cuando crea que la excesiva protección medioambiental hace peligrar la estabilidad económica y el futuro de los mallorquines.

Actividades tradicionales, marginales

Las grandes cifras de Mallorca y del resto de las Islas Balears nos indican que el sector servicios representa más del 88 % del PIB (Fundación Impulsa Baleares). Se trata de un sector dependiente del turismo que, según el profesor Figuerola, representaría la mitad de esa cifra. El segundo dato relevante es que la densidad de población es casi 4 veces superior a la media nacional.

Las actividades económicas tradicionales son marginales. Algo más del 1 % del PIB la agricultura, aun menos la pesca; pequeña, aunque floreciente, la del calzado y anecdótica la textil, la joyería o la de la alimentación, aun cuando tengan visibilidad.

En Canarias la dependencia del turismo es menor pero sencillamente porque el proceso de desarrollo turístico masivo se inició más tarde y por la tradición agrícola y en menor medida pesquera, en ocasiones subvencionadas.

El futuro de todas esas actividades no turísticas es aún más incierto que su presente.

Tanto los que usan la cabeza para pensar como los que la utilizan par embestir saben que la respuesta a la pregunta de Munar es que esas “otras actividades” estarán necesariamente relacionadas con el turismo, que debe ser más verde y eficiente para que todos puedan controlar mejor sus emociones. @mundiario

¿Qué otra actividad se puede hacer en Mallorca?
Comentarios