Un mensaje de odio contra los homosexuales consterna a Estados Unidos

Dillon Awes, pastor. YouTube Stedfast Baptist Church
Dillon Awes, pastor. / YouTube Stedfast Baptist Church

Mientras en la nación se celebra el Mes del Orgullo Gay, un pastor protestante dijo en un sermón que los homosexuales deben ser ejecutados.

Un mensaje de odio contra los homosexuales consterna a Estados Unidos

En el Mes del Orgullo Gay, que en Estados Unidos se celebra en junio, el insólito mensaje de odio de un pastor protestante de Texas ha causado sorpresa, indignación y consternación.

El pastor Dillon Awes, miembro de la Iglesia Bautista Stedfast, dijo que, según indica la Biblia, los homosexuales deberían ser ejecutados.

En un reciente sermón dominical, con el título “Por qué no nos callamos”, Awes opinó que el gobierno debería ejecutar a “todas y cada una” de las personas homosexuales en Estados Unidos.

“Cada homosexual en nuestro país debería ser acusado del crimen, de la abominación de la homosexualidad –declaró el pastor–. Deberían ser condenados en un juicio legal. Deberían ser condenados a muerte”.

En el mismo sermón, que pronunció en la primera semana del Mes del Orgullo Gay, Awes dijo que “todos los homosexuales son pedófilos” y que “todos los abusadores de niños son homosexuales”. Aclaró: “No estoy diciendo que todos los homosexuales que están vivos en este momento ya hayan cometido ese acto”. Pero enseguida subrayó: “Porque podría ser que aún no hayan tenido la oportunidad, y la tendrán en algún momento más adelante en su vida. Es por eso que necesitamos ejecutar a estas personas”.

El Southern Poverty Law Center, una organización benéfica estadounidense de defensa legal que se dedica a la defensa de los derechos civiles y el interés público, designó inmediatamente a la Iglesia Bautista Stedfast, con sede en Hurst, Texas, como un grupo de odio contra la comunidad LGBTQ.

Matanza en el club Pulse

El pastor Awes difundió su mensaje de odio irracional exactamente seis años después de la matanza en el club gay Pulse de la ciudad floridana de Orlando, el 12 de junio de 2016. En ese ataque contra la comunidad homosexual, el agresor, un estadounidense llamado Omar Mateen, de padres afganos, mató a 49 personas antes de ser abatido por la policía. La organización terrorista Estado Islámico reivindicó el atentado en el club Pulse y aseguró que Mateen era uno de sus soldados.

En una nación como Estados Unidos, en la que ideas extremistas y la facilidad de adquirir fusiles de guerra han dado lugar a letales tiroteos masivos, y que tiene el índice de muertes por arma de fuego más alto de todo el mundo desarrollado, el mensaje de odio homofóbico del pastor Awes es muy peligroso, irresponsable y, sencillamente, inaceptable. Su discurso es una amenaza intolerable contra una comunidad que todavía enfrenta muchos prejuicios y que ha sido blanco de numerosos ataques. Ese discurso fanático debe recibir una enérgica respuesta del gobierno y de la sociedad. @mundiario


Pueden leer mi novela La espada macedonia y mi ensayo Biden y el legado de Trump, publicados por Mundiediciones.

Un mensaje de odio contra los homosexuales consterna a Estados Unidos
Comentarios