Buscar

México anuncia que empezará a producir la vacuna británica contra la Covid-19 en noviembre

La posible organización logística del proceso de distribución de la vacuna desde México hacia la región podría tener rutas iniciales marcadas hacia Argentina, que también la producirá, Chile, Brasil, Ecuador, Perú y Colombia
México anuncia que empezará a producir la vacuna británica contra la Covid-19 en noviembre
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador / RR SS.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador / RR SS.

La principal economía de América Latina busca ganar más terreno y estatus pese a estar siempre a la sombra de Estados Unidos, la más grande del mundo y el principal factor geopolítico de poder que condiciona la dinámica comercial de los países de la región. Ahora, la pandemia de coronavirus es el espacio ideal para que México sirva como puente y organizador del proceso de inmunización que podrá frenar la crisis de desgaste económico-social total que sufre la endeble e informal economía latinoamericana.

Es por ello que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció esta semana que su país dará inicio a la producción de la vacuna contra la Covid-19 en noviembre. Comenzará la generación masiva del antiviral desarrollado por la prestigiosa Universidad de Oxford y la compañía biotecnológica AstraZeneca, ambas del Reino Unido, país que fue superado, precisamente, por México, en el número de casos y muertes por coronavirus hasta llegar al séptimo puesto en el ranking global de la pandemia, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.


Quizás también te interese:

OMS: “Los países que no mantengan las medidas de control tendrán una grave escalada de la pandemia”


En conferencia de prensa que encabezó el presidente López Obrador, el canciller mexicano aseguró que “no se busca el lucro, sino que la población latinoamericana tenga acceso a esta vacuna, la cual se encuentra en fase 3 y se espera que en noviembre presente los resultados finales”.

Esto implica que, con un precio promedio de entre 3 y 4 dólares por dosis, México podrá distribuir el cargamento inicial de 150 millones de dosis con un precio total estimado de 600 millones de dólares y, posteriormente, con 250 millones de dosis, en un valor 1.000 millones de dólares, lo cual le daría un importante repunte en la rentabilidad de sus exportaciones y captaría flujos de rentas que ayudarían al Gobierno de ese país a reanimar la actividad empresarial y comercial interna con el objetivo de reactivar el consumo dinámico de la población. Además, esa movida le permitiría a México tener un incremento de hasta un 0,5% en su producto interno bruto con más de 1.500 millones de dólares en su flujo de caja.

“Es un acuerdo de producción en México de la vacuna que hoy por hoy se considera la más avanzada en el mundo de acuerdo a estudios clínicos de los que se dispone. Es una vacuna que está en fase tres y se estima que para el mes de noviembre presentarán los resultados de esa fase tres. la uno y dos con resultados muy positivos”, detalló el mandatario.

Una eventual inmunización de la población mexicana le permitiría a López Obrador recuperar el capital político que ha perdido debido al mal desempeño de la economía por la pandemia, la corrupción persistente de forma sistémica dentro de las estructuras del Estado y el estancamiento de la pobreza en un país que, pese a ser la mayor economía de Latinoamérica, la informalidad, la violencia y el narcotráfico lo tienen sumido en un Estado de subdesarrollo que no termina de escalar ni de generar un clima de estabilidad moderado a nivel doméstico.

En Palacio Nacional (sede de Gobierno), el secretario de Relaciones Exteriores informó que “México está participando en todos los esfuerzos multilaterales para producir una cura ante la pandemia” y señaló que “en noviembre se presentarán ante la Copfepris los resultados finales de esta vacuna, por lo que en caso de autorización, se estaría en condiciones para producir entre 150 y 250 millones de vacunas”.

El efecto de la vacuna producida por México sobre Latinoamérica

La posible organización logística del proceso de distribución de la vacuna desde México hacia la región podría tener rutas iniciales marcadas hacia Argentina, que también la producirá, Chile, Brasil, Ecuador, Perú y Colombia, pues Venezuela podría inclinarse a la dudosa vacuna de Rusia por evidentes motivos geopolíticos y diplomáticos que predominan en el interés del sistema de poder del régimen comunista de Nicolás Maduro, presidente (de facto) del país petrolero.

“En vez de que la vacuna llegue en un año, se adelante seis siete meses, y esa diferencia es todo, para la economía, para la salud, para todo”, afirmó López Obrador.

Con la inmunización de la población civil, México podría iniciar una fase de reestabilización de la gobernabilidad económica y social de su sociedad, lo que se transmitiría eventualmente en un efecto contagio hacia otros países con Gobiernos no autoritarios de la región como Chile, Argentina, Ecuador, Colombia y Perú. @mundiario