Osaki, la ciudad japonesa que lidera el camino hacia la economía circular

Kasumi Fujita, concejala de Osaki, explica la economía circular. / UNIC Tokio
Kasumi Fujita, concejala de Osaki, explica la economía circular. / UNIC Tokio
Esta ciudad, al suroeste de Japón, recicla el 80% de sus desechos y no posee una incineradora. Los restos de comida se mezclan con plantas podadas. Al descomponerse, se convierten en un rico compost.
Osaki, la ciudad japonesa que lidera el camino hacia la economía circular

La ciudad de Osaki, situada en el suroeste de Japón, ha destacado recientemente en la escena internacional por su enfoque innovador hacia la gestión de residuos. Cuando el vertedero local alcanzó su capacidad máxima, la incineradora no fue la opción inmediata para las autoridades locales. En cambio, optaron por tomarse en serio el reciclaje, marcando así un nuevo estándar en la lucha por un futuro más sostenible.

Kasumi Fujita, concejala de Osaki, compartió la inspiración detrás de esta iniciativa durante una entrevista con Noticias ONU con motivo del reciente Día Internacional de Cero Desechos. La política, quien se mudó a esta ciudad en 2021 con la intención de trabajar en la promoción de prácticas sostenibles, ha sido fundamental en la implementación de este exitoso programa de reciclaje.

"Hemos logrado reciclar un impresionante 80% de nuestros residuos gracias a un sistema de clasificación meticuloso", explicó Fujita. "Los residuos se separan en 27 categorías diferentes, con las bolsas azules destinadas directamente al vertedero y el resto siendo reciclado adecuadamente", agregó.

El proceso de reciclaje en Osaki es un ejemplo de eficiencia y simplicidad. Los plásticos se clasifican en distintos tipos y se comprimen, luego se envían a fábricas de reciclaje en todo el país. Además, los restos de comida se recogen y se mezclan con plantas podadas para producir un rico compost, que se utiliza en granjas locales.

Una solución viable

La innovación de Osaki no se detiene en sus fronteras. Funcionarios de la ciudad y del centro de reciclaje han llevado su modelo a otros países, incluido Indonesia, donde han demostrado con éxito sus técnicas de separación y compostaje de residuos alimentarios.

Este enfoque no solo ha transformado la gestión de residuos en Osaki, sino que también ofrece una solución viable para muchos países en desarrollo que enfrentan desafíos similares. Fujita enfatiza la importancia de educar a la población sobre la importancia del reciclaje y la reducción de residuos, y llama a una acción conjunta de empresas y gobiernos locales para abordar este problema global. @mundiario

Comentarios