Descubren la existencia de los mundos acuáticos en la Vía Láctea

Ilustración gráfica de un mundo acuático. / SINC-Pilar Montañés
Ilustración gráfica de un mundo acuático. / SINC-Pilar Montañés

Un par de científicos españoles ha encontrado 43 exoplanetas similares a la Tierra, constituidos hasta un 50 % por agua subterránea en nuestra galaxia.

Descubren la existencia de los mundos acuáticos en la Vía Láctea

La Tierra es hasta ahora el único planeta en el que podemos asegurar que hay vida. Buena parte de nuestro mundo está llena de agua, cubre vastos océanos y mares enteros, pero en esencia sigue siendo un planeta rocoso. Ahora, imaginarse que hay otros cuerpos celestes que alberguen el vital líquido no debe ser problema, pero podemos ir más allá e idear algunos que no estén compuestos por tanta tierra.

Una nueva investigación llevada a cabo por científicos españoles, codirigida en Canarias, comprueba que estas posibilidades son viables. Enric Pallé, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y Rafael Luque, de la Universidad de Chicago en Illinois, han confirmado la existencia de unos 43 planetas fuera de nuestro Sistema Solar que están compuestos tanto por agua como por roca.

El nuevo estudio desglosa una población perdida de 43 exoplanetas, nunca identificados hasta ahora, que comparten curiosas características como que todas orbitan enanas rojas (las estrellas más comunes en nuestra galaxia), que tienen un tamaño similar al de la Tierra y que parecen albergar agua perfectamente, por lo que confirma la existencia de los mundos acuáticos, algo que solamente había sido teorizado durante años.

“El resultado más importante del estudio es que se prueba por primera vez la existencia de estos mundos acuáticos, y ver que son casi tan abundantes como los planetas terrestres”, explica Luque, cuya investigación fue publicada en la revista Science. Para esta investigación se usaron datos obtenidos por la misión Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS) de la NASA, y determinaciones de masa conseguidas por el espectrógrafo CARMENES, instalado en el telescopio de Calar Alto, en Almería.

Hallan agua subterránea en la Vía Láctea

Para encontrar estos mundos misteriosos los científicos no han decidido fijarse en lo más remoto del cosmos, sino que han demostrado que a veces las cosas están en nuestras narices. Los 43 water worlds se encuentran a la vuelta de esquina en nuestro vecindario cósmico, en la Vía Láctea, tienen un tamaño comprendido entre la Tierra y Neptuno y además orbitan las enanas tipo M, que rondan el 80 % de las estrellas de nuestra galaxia.

Tras analizar el peso y tamaño de estos astros, los científicos han dado con un insólito descubrimiento: el 50 % de la masa de los planetas es líquida, mientras que el 50 % restante es sólida como la roca. Se podría pensar que debido a que el agua abunda en nuestro mundo estos planetas podrían ser similares, pero nada que ver, los investigadores apuntan a que precisamente el agua solo hace el 0,02 % de la masa total de la Tierra, por lo que estos nuevos exoplanetas albergan mucha más agua.

Para llegar a esta conclusión los expertos midieron las dimensiones de los planetas perdidos. Resultó ser que los ahora denominados water worlds parecían ser más livianos en relación con su tamaño que los planetas rocosos comunes, como la Tierra. Pero lo curioso es que el agua no estaría en su superficie, sino bajo tierra como las lunas de Júpiter. Ello es debido a que cualquier agua en la superficie tendría que estar en su estado gaseoso, ya que la cercanía a sus estrellas evaporaría el líquido.

“Hemos comprobado que esta agua no puede estar en forma de ríos y océanos en su superficie como se pensaba, sino debajo de ella, quizá mezclada con el magma o atrapada en bolsas”, señala Luque, “lo cual es algo realmente novedoso y que puede tener implicaciones en el futuro en la cuestión de la habitabilidad o no de estos planetas”.

Comprueba una nueva tipología de los planetas

Por si fuera poco, este novedoso hallazgo se convierte en un respaldo de peso para una teoría que lleva tiempo en la comunidad científica, que contradice la existencia de mundos con una atmósfera extendida de hidrógeno-helio o rocosas. En contraste, esta teoría describe la existencia de una completamente nueva tipología de planetas pequeños, que agrupa tres principales familias:

“Unos que tienen una composición muy similar a la de la Tierra, otros en los que la mitad de su masa está constituida por agua (mundos acuáticos u oceánicos, water worlds en inglés) y una tercera población de minineptunos o también water worlds pero con atmósferas muy extensas de hidrógeno-helio”, detalla Pallé.

Además, comprueba otra hipótesis que sugería que los mundos acuáticos se podrían originar fuera de los sistemas solares, en las regiones más externas, y que más tarde migran hacia el centro gracias a las fuerzas gravitatorias de las estrellas que orbitan. Por el contrario, los planetas terrestres se formarían siempre en el centro.

Han llegado a esa conclusión al considerar que estos planetas habrían nacido fuera de la línea de nieve, es decir, un punto determinado en los sistemas planetarios lo suficientemente alejado de las fuertes temperaturas de las estrellas, donde los cristales de hielo sólido podrían formarse. En el punto adecuado, sin mucho frío como para congelarse ni muy cerca como para evaporarse, los planetas podrían albergar agua líquida, como la Tierra. @mundiario

Descubren la existencia de los mundos acuáticos en la Vía Láctea
Comentarios