La violación de la manada de Manresa: la víctima declara a pesar de sus traumas

La manada de Manresa. RR SS.
La manada de Manresa. / RR SS.

La presunta víctima de una agresión sexual por un grupo de siete hombres adultos declarará este lunes en el juicio. Ella teme que no le crean.

La violación de la manada de Manresa: la víctima declara a pesar de sus traumas

Los hechos ocurrieron en 2016, en el camino de la Torre d'en Vinyes en Manresa, Barcelona, donde se ubica una antigua fábrica abandonada. Allí en la noche del 29 de octubre, un grupo de seis hombre de entre 19 y 26 años y otro de 39 procedieron a violar a una menor de 14 años. Mientras otro miraba y se masturbaba, los otros violaban a la menor.

Los siete acusados negaron los hechos la pasada semana ante la sección 22 de la Audiencia de Barcelona. La víctima, que ahora tiene 17 años, tendrá que declarar este lunes y las fuentes apuntan que la joven tiene miedo de que lo que crean. Tres años después del suceso, la joven sigue en terapia y a pesar de la gravedad del asunto, la fiscal ha considerado que los hechos son constitutivos de un delito de abusos sexuales, aunque puede que sea modificada y elevada a agresión sexual.

Los detalles de lo sucedido se desprenden de la acusación de la Fiscalía. Todo comenzó como una reunión improvisada sobre las diez, donde una veintena de jóvenes, muchos de ellos menores, se reunieron en la vieja fábrica y allí, en medio de la fiesta, llegó lo que los medios han calificado como la manada de Manresa.

Uno de ellos, Bryan, conocía a la menor y era consciente de que solo tenía 14 años. También noto que la joven estaba algo alcoholizada y drogada, pero esto no evitó que se la llevara hasta una caseta cercana y allí presuntamente la violara. Cuando culminó, se dirigió hacía uno de sus amigos, Walter, y le animó: “Te toca a ti, 15 minutos cada uno. No tardes”. Luego vinieron los turnos de Daniel David, Maikel, Marco Antonio y Yordanis, que la siguieron violando mientras esta hacía rato que había perdido el conocimiento. Además, mientras se cometían los actos, Iván, en lugar de impedir las violaciones, observaba y se masturbaba.

Al culminar, Marco empuñó una pistola de fogueo y amenazó al resto de los menores que sabían lo que había pasado. “Si alguien dice algo, tendréis problemas con vuestra familia”, dijo Marco mientras empuñaba la pistola. A las 3:30, cinco horas después de haber comenzado la fiesta, Maikel y Bryan volvieron a violar a la chica, según el informe de la fiscal.

Al día siguiente, la víctima no recordaba lo que había pasado, así que algunos de los que presenciaron los hechos se lo relataron. El 2 de noviembre, la joven presentó una denuncia ante los Mossos d'Esquadra y fue examinada por los forenses del Hospital Sant Joan de Déu de Manresa. Los forenses, psicólogas y psiquiatras que llevan el caso y han tratado a la joven, aseguran que la sufre de un trastorno ansiosodepresivo, siente rechazo de su entorno y pavor de que no la crean, de salir a la calle y de encontrarse con sus agresores. Y todos coinciden en que no “fabula”. @mundiario

La violación de la manada de Manresa: la víctima declara a pesar de sus traumas
Comentarios