El último estudio sobre el squirt resuelve muchas de tus dudas

Sexo húmedo. / RR SS
Sexo húmedo.

Las mujeres lubricamos y producimos fluidos pero no eyaculamos como los hombres, aunque aún hay mujeres que siguen reportando expulsión de líquido durante un orgasmo.

El último estudio sobre el squirt resuelve muchas de tus dudas

El arte del squirt ha provocado un torrente de artículos sobre el tema y miles de comentarios sobre mujeres que afirman ser eyaculadoras, otras que no, hombres que dicen estar con una mujer squirt y otros que practican con sus parejas para que a estas les salga ese chorro durante el acto sexual.

Las corrientes de opinión son múltiples y lo que siempre fue, es decir, que las mujeres lubricamos y producimos fluidos pero no eyaculamos como los hombres, parece confirmarse con un reciente estudio publicado en la revista The Journal of Sex Medicine

Para lograr esta resolución, se trabajó con siete voluntarias que habían reportado emitir grandes cantidades de eyaculación con el orgasmo. Sus líquidos fueron analizados y se descubrió que la orina era el principal componente. 

Los investigadores pidieron a los participantes que entregaran una muestra de orina, y posteriormente realizaron una ecografía a su pelvis para asegurar que no hubiera restos de micción en sus vejigas. Posteriormente se les dejó solas para que intentaran llegar al clímax. Justo antes de que las participantes llegaran al orgasmo se les realizó otra ecografía, y el fluido que expulsaron fue recolectado en bolsas de muestra. Por último se les hizo unas ecografías más para ver sus vejigas.

Curiosamente, a pesar de que las mujeres habían vaciado sus vejigas antes del experimento, la ecografía tomada antes de su clímax reveló que, debido a la estimulación sexual, éstas se habían llenado otra vez. Y el escáner posterior al orgasmo mostró que las vejigas de las voluntarias estaban vacías una vez más.

A pesar de este estudio realizado con mujeres, hay otras que siguen reportando expulsión de líquido durante un orgasmo, pero probablemente se trate de orina.

En este mismo medio hemos contado con declaraciones de alguna mujeres explicando con todo detalle su experiencia con el squirt. Una de ellas narra como desde hace años notaba que se contenía cuando la llegaba el orgasmo hasta que conoció un hombre con quien comenzó a experimentar la eyaculación femenina solo relajándose y dejándose llevar, sin contenerse en nada. Con la masturbación logró un gran excitación y lubricación, luego mientras la penetraba ella comenzó a sentir que eyaculaba, él no paró y siguió penetrándola con lo que ella sentía que sus chorros eran cada vez más abundantes. El truco, según esta mujer, es que el hombre no pare cuando la mujer comienza a sentir el orgasmo, la sensación de placer femenino puede llegar a durar tres o cuatro minutos siempre que el hombre continue con la penetración.

Igualmente, he leído comentarios de personas -hombres y mujeres- muy obsesionadas en conseguir, digamos, mojar la cama. No creo que sea eso lo más importante, teniendo en cuenta el reciente estudio que indica que ese líquido es orina. 

Durante el acto sexual la mujer lubrica y sentimos humedad en nuestra vagina, incluso ciertos fluidos que son propios de la lubricación, pero ¿por qué centrar la atención en ellos? Lo mejor es disfrutar del placer, de la excitación, con relajación y sin pensar en si expulsamos o no un chorro de líquido.

El último estudio sobre el squirt resuelve muchas de tus dudas
Comentarios