Un profesor y su alumno trabajarán con un modelo matemático en el Ártico

Alexander Kopatz. /Area Visual
Alexander Kopatz. /Area Visual

El alumno Pablo Gómez Toribio y su profesor Francisco J. Gómez Senent investigarán la posible validez en el Ártico de cierto modelo matemático que permitiría monitorizar el cambio climático vía satélite.

 

Un profesor y su alumno trabajarán con un modelo matemático en el Ártico

EDU-ARCTIC es un proyecto financiado por la Unión Europea centrado en el uso de la investigación en el Ártico como vehículo para reforzar los planes de estudios de las Ciencias en toda Europa.

Dentro de un concurso de ideas dirigido a estudiantes de enseñanza Secundaria para realizar investigaciones de todo tipo en una estación cercana al Polo Norte, Pablo y su profesor plantearon la posibilidad de contrastar si cierto modelo matemático de predicción de la humedad relativa a partir de la radiación infrarroja del suelo podría ser válido en las latitudes árticas.

Podría así monitorizarse el clima del Ártico a partir de mediciones con satélites de la NASA que actualmente ya miden dicha radiación, permitiendo detectar anomalías significativas para entender el actual cambio climático de la Tierra.

Tras ser elegido el proyecto, el alumno y su profesor se desplazarán durante 15 días en agosto a la estación ártica de Svanvik en Noruega para realizar mediciones de distintas variables climáticas y contrastar si el modelo planteado puede ser válido.

Casi 160 equipos escolares de todo el mundo, mayoritariamente de Europa, participaron en el concurso, entre los cuales el jurado seleccionó las 50 mejores ideas para que desarrollasen en detalle sus proyectos. Las 12 mejores propuestas, procedentes de Bélgica, Islas Feroe, Grecia, Polonia, Rusia y España, fueron invitadas a una entrevista vía web para defenderlas ante los miembros de un jurado internacional, que determinó los 6 proyectos ganadores, dos de ellos de análisis del cambio climático, otros dos orientados a la observación de flora y seres microscópicos extremófilos, un quinto que establece un sistema de posicionamiento basado en la gravedad y magnetismo terrestres, y finalmente un diseño de botas especiales para aumentar la seguridad en la exploración polar.

Con este nuevo proyecto, se comprueba una vez más el trabajo  de enriquecimiento extracurricular que desarrollamos en el IES Tháder, impulsado por nuestra comunidad educativa dentro de la educación pública de nuestro país.

Un profesor y su alumno trabajarán con un modelo matemático en el Ártico
Comentarios