¿Qué pena se merece un asesino?, ¿y un asesino reincidente?

Laura Luelmo. / Twitter
Laura Luelmo. / Twitter

En comparación con México, Brasil o EE UU, "España es un país muy seguro", dice el Ministerio del Interior. Estos “buenos” datos no minimizan el hecho de que en España tu vecino, asesino en libertad tras cumplir condena, pueda matarte mientras haces running.

¿Qué pena se merece un asesino?, ¿y un asesino reincidente?

Apenas unas horas después de conocerse el estudio sobre cómo se mata en España, nos topábamos con la noticia de la desaparición de Laura Luelmo en El Campillo (Huelva) y su posterior desenlace: su cadáver fue encontrado a 15 km de donde desapareció, semidesnuda y con signos de violencia.

Si esta noticia es espeluznante lo que sigue acrecienta el asombro del suceso y que puede estar conectado o no: su vecino, de iniciales L.M., había pasado 15 años en prisión por asesinar a puñaladas a una mujer en su casa. El hombre había robado en el año 2000 a una mujer en un bar, ella se percató en el momento y le recriminó el robo, a pesar de que él lo negó. Seguidamente la mujer acudió a la Guardia Civil para denunciar a L.M. y después se fue a su casa. Allí, en la penumbra, le esperaba L.M. quien se había colado en casa de la mujer para matarla a puñaladas. Como hemos dicho, corría el año 2000. En 2008, mientras disfrutaba de un permiso penitenciario, L.M. fue detenido por un intento de violación a una vecina de El Campillo. Ahora, año 2018, hacía un mes que L.M. disfrutaba de plena libertad. Según nuestro sistema de justicia, el hombre ya había cumplido su condena.

Al cierre de este artículo no se conoce la identidad del asesino y según la Guardia Civil, no tienen a un sospechoso “numero 1”. Lo que sí se sabe es que han intentado contactar con L.M pero éste ha desaparecido. Y mientras tanto, ante todo, precaución, no señalemos a quien puede que sea inocente en esta ocasión. Pero sea culpable o inocente, sea L.M. u otro el asesino, las preguntas nos apabullan en estas situaciones y siempre son las mismas: ¿es justa nuestra justicia? ¿los condenados por delitos violentos cumplen la condena que se merecen? ¿las condenas están a la altura de los delitos que protagonizan? ¿qué pena se merece un asesino? ¿y un asesino reincidente? ¿La sociedad debe proveer de sustento a un asesino confeso?

Qué hace el sistema penitenciario con los presos asesinos

El sistema penitenciario español sigue el mandato constitucional que en su art. 25.2 dispone que “las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social”, por tanto el sistema penitenciario español concibe el tratamiento penitenciario como el conjunto de actuaciones directamente dirigidas a la consecución de este fin.

Para ello ofrece un sin fin de actividades a nuestros reclusos para que su estancia en la cárcel sea más llevadera. Por ejemplo, Instituciones Penitenciarias fomenta hábitos de lectura y cuenta con un gran catálogo en la biblioteca de las cárceles. Pérez Reverte o Stephen King son dos de los autores más solicitados por los presos que se dan a la lectura durante su estancia a pensión completa en prisión. También disponen de programas ocupacionales como cursos de desarrollo personal, uno de los más demandados. Las representaciones teatrales y actuaciones musicales también tienen mucho éxito entre los reclusos. Asimismo se celebran conmemoraciones, coincidiendo con determinadas fechas señaladas (Navidad, La Merced, Carnavales, etc.), realización de salidas culturales, etc. Y cómo no, nuestros presos también disfrutan de modernos y amplios gimnasios, cuyo uso, según Instituciones Penitenciarias, “ha experimentado un notable incremento en los últimos años”.

Por otro lado, el sistema penitenciario cuenta con protocolos de intervención en el caso de presos violentos. Son manuales para el terapeuta pero los presos no están obligados a someterse a estas terapias, digamos, psicológicas.

Algo contrario sucede en, por ejemplo, Alemania, en donde la terapia psicológica intensiva para delincuentes violentos es un método que se emplea en el país germano desde la década de 1970 y su objetivo es evitar que los reos vuelvan a delinquir una vez puestos en libertad. Según las estadísticas, en los sujetos que han recibido terapia social, existen tres veces menos posibilidades de reincidencia que en el resto de casos, aunque reconocen que el problema de los asesinos no es únicamente psicológico. “Todo el mundo nace con la capacidad de ser asesino, la gente está capacitada para ejercer la violencia, pero también estamos capacitados para controlarla, regularla y buscar mejores soluciones”, declaraba hace algunos años Antonio Andrés Pueyo, experto en psicología forense y criminal en una entrevista. Y agregaba que problemas con las drogas y el alcohol refuerzan las posibles conductas asesinas.

Tras esta noticia del asesinato de Laura Luelmo tenemos los recientes datos de homicidios en España. En palabras del criminólogo Jorge Santos, en su informe colgado en la web del Ministerio del Interior, “los homicidios son pocos y a la baja. Cada vez hay menos”. Añade “España es un país muy seguro”, haciendo la comparación con México, Brasil, EE UU o incluso nuestros vecinos franceses. Estos “buenos” datos no minimizan el hecho de que en España tu vecino, asesino en libertad tras cumplir condena, pueda matarte mientras haces running. @opinionadas

¿Qué pena se merece un asesino?, ¿y un asesino reincidente?
Comentarios