Palmerston, una isla del Pacífico para olvidarse de todas las preocupaciones

Main Street – Palmerston. / tripadvisor
Main Street – Palmerston. / tripadvisor

Sus habitantes aseguran tener una vida completamente feliz, que no hay mucho qué hacer allí, excepto disfrutar de la vida sin la violencia, el tráfico y el caos de una gran ciudad.

Palmerston, una isla del Pacífico para olvidarse de todas las preocupaciones

Sus habitantes aseguran tener una vida completamente feliz, que no hay mucho qué hacer allí, excepto disfrutar de la vida sin la violencia, el tráfico y el caos de una gran ciudad.

La isla Palmerston es un atolón de coral de las Islas Cook, en el océano Pacífico, bajo administración de Nueva Zeelanda. Se sitúa a unos 500 kilómetros al noroeste de Rarotonga, la isla principal de las Cook. Esta pequeña isla de 2,5 kilómetros cuadrados no tiene aeropuerto y solo es visitada por un barco de suministro dos veces al año. Fue descubierta por el capitán Cook en 1774 y la bautizó con este nombre en honor al Primer Lord del Almirantazgo, Lord Palmerston.

Lo curioso de esta isla es que 60 de sus 62 habitantes son descendientes del mismo hombre: William Marsters, de profesión carpintero. Este personaje nació en Leicestershire (Inglaterra) hacia 1831. Se casó con Akakaingaro, la hija de un jefe real de las Islas Cook. También se casó con dos de sus primas. Llegó a Palmerston como cuidador en 1863 y plantó palmeras en la isla para producir aceite de coco. La reina Victoria le concedió la propiedad de Palmerston en 1892 y dividió la isla 3 otorgando a cada esposa y su grupo familiar una parte. Murió de desnutrición en 1899.

Según la tradición local, no se permiten extranjeros en Palmerston, así que todos los visitantes se nombran familiares honorarios. La Isla Palmerston es sumamente inaccesible y recibe pocos visitantes, los cuales pueden bucear entre maravillosos arrecifes y la plataforma de coral.

Palmerston, una isla del Pacífico para olvidarse de todas las preocupaciones
Comentarios