Buscar
SEMrush

Hace 22 años una hija de Ana Julia Quezada murió luego de caer por una ventana

Luego de que fuera arrestada como la principal sospechosa por la muerte del niño Gabriel, la Policía Nacional se encuentra revisando el caso que en su momento se determinó como una muerte “accidental”.

Hace 22 años una hija de Ana Julia Quezada murió luego de caer por una ventana
Ana Julia Quezada. / Facebook.
Ana Julia Quezada. / Facebook.

Firma

Natalia Souto

Natalia Souto

La autora, NATALIA SOUTO, es analista de la actualidad. @mundiario

El caso del niño Gabriel que lleva conmocionando a España desde principios de marzo arroja cada vez más detalles macabros. Ana Julia Quezada fue detenida este domingo en Almería tras ser seguida por la policía y demostrarse que intentaba ocultar el cuerpo del infante que se encontraba en el maletero de su coche. Ahora, la prensa se hace eco de que hace 22 años una hija de la supuesta homicida murió tras caer por una ventana.

El fatídico suceso ocurrió el 13 de marzo 1996 cuando Quezada apenas contaba con 21 años y vivía en la conocida barriada de Gamonal con su otra hija, que por aquel entonces tenía dos años, y su marido que había adoptado a la niña que recién llegaban de República Dominicana. Tras pasar a hacer la principal sospechosa del caso, la Policía Nacional ha decidido revisar el caso.

El testimonio de Quezada no aparece en ningún registro del caso porque, según las fuentes, la madre “sufría una fuerte excitación nerviosa”, que hizo imposible que aportara alguna “información” de importancia al caso. Por su parte, los vecinos aseguraron que no habían escuchado ningún ruido durante la noche anterior o la madrugada a parte de “los gritos de los padres”. La niña fue hallada en el piso inferior a primera hora de la mañana, llevaba pijama y un peluche azul con forma de ciempiés.

El marido de Quezada asegura que se fue a la cama a las 22:30, y desconoce la hora en que se fueron a dormir la madre y las niñas. Además, recalcó que fue a las 7:30 que se percató de que la niña no estaba en la cama y fue a ver si estaba en el cuarto contiguo que las niñas usaban para jugar. Allí, según las fuentes, se percató de que la ventana de doble hoja de la habitación estaba abierta y desde ese lugar descubrió el cuerpo de la niña tendido en el piso inferior. En aquel momento “no se apreciaron indicios de criminalidad”, sin embargo, debido a los últimos sucesos, “se están realizando gestiones con el juzgado que llevó la causa”.

Las declaraciones del padre son las que figuran en la investigación y es él, quien ofrece mayores detalles sobre la vida familiar que llevaban. La pareja llevaba tres años casada y la hija de Quezada había llegado de República Dominicana hacía tres meses antes del “accidente”. El padre asegura que la menor tenía un carácter “un poco retraído, como si no se hubiese adaptado a la nueva situación familiar” y que unas tres semanas antes, Quezada había ido a despertarla para ir al colegio y “la encontró desvanecida”.

Actualmente el caso se encuentra en revisión y se conoce que la Policía Nacional está en Burgos recabando información sobre el paso de Quezada por la ciudad. También ha salido a la luz que la otra hija de la implicada, que ahora cuenta con 24 años, fue ingresada a un hospital de la ciudad debido a un ataque de ansiedad. @mundiario