La franja de luz que no cuenta con una explicación científica

Steve, la extraña luz morada que no tiene explicación científica. Facebook.
Steve, la extraña luz morada que no tiene explicación científica. / Facebook.

Una línea de luz morada podría ser un nuevo tipo de aurora boreal y tiene conmocionado al mundo científico.

La franja de luz que no cuenta con una explicación científica

Una franja de luz morada que está ubicada en el extremo más al sur de lo normal, tiene intrigado a medio mundo científico. Los investigadores expertos en auroras boreales, la estudian desde hace algún tiempo, pero desconocen su procedencia y el por qué se forma. Numerosas propuestas han sido lanzadas, pero hasta ahora, ninguna cuenta con el sello de veracidad que necesita para ser reconocida.

Hasta los momentos, los científicos saben que no se trata de un arco de protones, ya que gracias a las imágenes captadas por los aficionados, el científico y profesor canadiense, Eric Donovan, pudo estudiar y comparar lo captado con los datos del satélite Swarm de la Agencia Espacial Europea. El investigador pudo comprender que a 300 kilómetros de altitud, la temperatura incrementaba hasta los 3.000 grados y había una franja de gas de unos 25 kilómetros de ancho que estaba flotando hacia el oeste; descartando por completo la posibilidad de que fuera una arco de protones.

Los asiduos al fenómeno han decidido llamarlo Steve, inspirados en la película Vecinos invasores, en donde el grupo de animales protagonistas se encuentran con un fenómeno que no comprenden y lo llaman de esa manera; que es la misma situación por la que ellos están pasando con el posible nuevo tipo de aurora boreal.

Así mismo, las investigaciones están atravesando un difícil momento con Steve, ya que no ha sido visto desde octubre del 2016 hasta los últimos días de febrero del 2017, lo que es muy extraño, puesto que es una de las mejores épocas para observar a las auroras boreales. Los investigadores y aficionados se encuentran al pendiente por si vuelve a aparecer Steve, no solo por su belleza, sino por su importancia científica. Además, el fenómeno es una muestra de lo que puede lograr la cooperación ciudadana y la científica; ya que fueron los aficionados a las auroras los primeros que captaron la extraña luz morada y gracias a ellos, el mundo puede disfrutar de una bella y misteriosa obra natural.

La franja de luz que no cuenta con una explicación científica
Comentarios