Es vital intensificar la vacunación contra la gripe y la covid-19

Formas de prevención de las infecciones respiratorias. Pixabay
Las formas de prevención de las infecciones respiratorias. Pixabay

La coexistencia de los virus podría generar flurona, que puede ocurrir cuando un paciente se infecta, simultáneamente, con los virus de la gripe y de la covid-19.

Es vital intensificar la vacunación contra la gripe y la covid-19

En el artículo ¿Cómo está evolucionando la covid-19? mencioné los inusuales contagios de gripe en Argentina, para ésta época del año, sumado a la evolución que está teniendo la covid-19 en el resto del mundo y sus posibles repercusiones en el país. Hoy, voy a puntualizar en la gripe, en sus formas de prevención, en su evolución y en la importancia de realizar un diagnostico diferencial con un contagio producido por el SARS-CoV-2.

Como lo expresé, en varias provincias de Argentina se han detectado contagios de gripe o influenza, hechos que son poco habituales para esta época del año, sumado a la evolución que está teniendo la covid-19 en varias partes del mundo. En este contexto atípico, los científicos argentinos recomiendan llegar al final del otoño y al inicio del invierno con una mayor cantidad de personas vacunadas, no solo contra la covid-19 sino también contra la gripe o influenza; es decir, es esencial intensificar las campañas de vacunación contra estos virus. Esta recomendación de los expertos, se debe a que en la Argentina, en estos momentos, existe un nivel bajo de infecciones por la covid-19 —en los últimos siete días hubo 2.712 infectados y 58 muertos—, y se presenta un número elevado de casos de gripe, especialmente de A H3N2, detectados en el AMBA (zona urbana conformada por la Ciudad de Buenos Aires —CABA— y otros 40 municipios de la provincia de Buenos Aires) y en otras provincias del centro (como la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba) y el norte del país (Tucumán, Santiago de Estero y Salta). Vale recordar, que este virus A H3N2 formó parte de la vacuna antigripal tetravalente de la temporada 2021: quienes se la aplicaron presentan una cierta cobertura.

escenario de la covid-19

En cuanto a la covid-19 y su posible escenario, debemos comenzar por repasar o considerar los datos que aportan la Universidad Johns Hopkins y otros sitios como Worldometer, donde indican que en Argentina, se registraron picos alarmante durante el verano, incluso a mediados de enero se reportaron más de 139 mil casos. En los últimos 14 días, se comunicaron un promedio diario de 4.043 infectados y 57 muertos. En total, el país suma 9.023.812 infectados y 127.846 muertos. Además, si tenemos en cuenta que en Argentina existe una mayor tendencia a la vacunación: el 82,1% de las personas tienen las dos dosis, aunque existe una marcada relajación en las medidas de auto-cuidado, la posible circulación de la subvariante de ómicron BA.2 —aunque ya se han detectado casos esporádicos en algunas provincias—, la que circula en Europa —que se estima un 40% más transmisible aunque es menos virulenta— y porque la aplicación de la tercera dosis viene muy lenta —solo la presentan, aproximadamente, el 42% de la población— existe una alta probabilidad de que en abril y mayo surjan picos de contagios, sin olvidarnos de la posibilidad de combinarse con los contagios de gripe, lo que podría generar flurona, que puede ocurrir cuando un paciente se infecta, simultáneamente, con los virus de la gripe y de la covid-19 (el nombre deriva de combinar la palabra “flu” y la palabra “corona”).

Ahora podemos preguntarnos, ¿cuál es el actual escenario de la influenza en la Argentina y cómo puede corregirse?

En la gripe es habitual un aumento de los casos hacia fines del otoño, durante el invierno y, en algunas ocasiones, al inicio de la primavera; sin embargo, actualmente se están produciendo en esta época del año, especialmente en niños.

Según datos de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS-Dr. Carlos Malbrán) —es un organismo público dependiente del Ministerio de Salud de la Nación Argentina y considerado un notorio centro de investigación microbiológica a nivel internacional— se llegaron a detectar más de 370 afectados de gripe por semana, un promedio superlativo para esta época del año y más aún si se considera que el promedio, antes del inicio de la pandemia de la covid-19, era de 4.000 a 5.000 casos anuales: de 77 a 96 casos de gripe por semana (lo que nos indica que las infecciones por influenza se han cuadruplicado). Asimismo, el 19 de febrero, el Ministerio de Salud emitió un alerta por el aumento de casos de gripe, especialmente de H3N2. Y el 16 de marzo informó que, hasta el 22 de febrero de 2022, se registraron en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud 794 casos de influenza, de los cuales 385 eran del tipo A H3N2 y 4 del tipo A H1N1. A la vez, indicaron que se han detectado casos en todos los grupos etarios, siendo los más afectados los niños menores de 5 años, seguido de los adultos, entre 25-34 años.

Llegado a este punto, puntualizo que este escenario atípico de la influenza, probablemente se debe a que no se están aplicando las medidas higiénico-sanitarias y el confinamiento o aislamiento social, que si se dio durante la pandemia de la covid-19 y que llevó a una reducción de otras enfermedades, entre ellas la gripe. Como una consecuencia, ya se comenzaron a distribuir dosis de vacunas antigripales en las 24 jurisdicciones del país con el fin de comenzar la campaña, lo antes posible.

Vale subrayar, que en Argentina la vacuna antigripal está incluida en el Calendario Nacional y es destinada al personal de salud, a niños entre 6 y 24 meses, a embarazadas —en cualquier etapa de su gestación—, en puérperas o en el postparto, en individuos de 2 a 64 años con factores de riesgo y en mayores de 65 años.

En cuanto a los efectos adversos, una de las mayores preocupaciones de un cierto número de personas, puedo decirles que la mayoría de los vacunados tienen buena tolerancia a la misma, pudiendo presentar dolor y enrojecimiento leve en el lugar de la aplicación o fiebre baja, en muy pocos casos. Además, esta vacuna se puede aplicar simultáneamente con otras, siempre que sea en sitios anatómicamente distintos, por lo que no estaría mal que se la aplicara con la vacuna antineumocócica —existen dos: la 13 valente conjugada con la proteína diftérica CRM197 y la polisacárida o polivalente (PPSV23)—, especialmente en personas de alto riesgo, teniendo en cuenta el tipo de vacuna y la indicación del médico.

El objetivo de todas estas vacunas es proteger la integridad del sistema sanitario y la infraestructura esencial del país, al reducir la morbilidad, las hospitalizaciones, la mortalidad y las secuelas que puedan ocasionar estos virus.

Vacunación antigrial. Pixabay
Vacunación antigripal. Pixabay

Asimismo, en el actual contexto, es recomendable, o debemos poner en consideración, realizar un diagnostico diferencial ante la presencia de cuadros respiratorios, descartando la posibilidad de un contagio de la covid-19, especialmente en los grupos de alto riesgo, para evitar el desarrollo de cuadros graves o de flurona.

En cuanto a las medidas de prevención, son las mismas que se utilizaron para evitar la covid-19 u otras infecciones respiratorias: uso adecuado del barbijo o tapa nariz-boca, el correcto lavado de manos, ventilación cruzada, distancia social, aislamiento del enfermo y atención médica inmediata.

Para concluir, si observamos lo que sucede en algunos países del continente americano, en Europa y en algunos lugares de Asia, es suficiente prueba de que la pandemia causada por el SARS-CoV-2 aún no termina. A la vez, debemos considerar lo que nos sucede en Argentina con los casos de gripe; es decir, para este país es vital durante el otoño aumentar el índice de vacunación contra ambas enfermedades; de esta forma podremos arribar al invierno con un alto porcentaje de la población vacunada y así evitar el colapso del sistema sanitario, de por sí, laxo. @mundiario

Es vital intensificar la vacunación contra la gripe y la covid-19
Comentarios