De Joseph Ratzinger no se podrá decir que ha escurrido el bulto como Papa

¿Cuántas personas cualificadas e influyentes dejan a su paso una bibliografía contenida en 15 páginas y artículos en 42? Dejen a este hombre -el Papa- retirarse...
De Joseph Ratzinger no se podrá decir que ha escurrido el bulto como Papa

Pope Benedict XVI visited The Belem cultural centre in Lisbon.

Joseph Ratzinger / Catholic Church England and Wales via Compfight

"Demuestra más lucidez, memoria y don de la oratoria que muchos de sus congéneres", escribe Pablo Ordaz, corresponsal de El País en Roma (14/02/2013). Está en lo cierto y no sólo de sus congéneres, sino de muchos que escriben a la ligera sobre su figura para rellenar espacios en medios escritos, de internet, radiados o televisivos, que curiosamente nunca son sometidos a escrutinio por parte de los mismos medios (¿qué tienen los medios que decir acerca de si mismos?).

El juzgador juzgado. Todos los papados no han tenido las mismas características, por sus protagonistas y porque no siempre el Vaticano es el mismo, también cambia, aunque desde fuera determinadas sensibilidades embotadas no lo distingan.

Durante el papado de Joseph Ratzinger problemas de envergadura de la Iglesia católica han quedado de manifiesto, pero de este hombre no se podrá decir que ha escurrido el bulto, no se podrá decir de él que no ha llegado hasta donde humanamente ha podido y no se podrá negar el legado intelectual y espiritual por reforzar a la propia Iglesia y establecer puentes de comunicación con otras confesiones religiosas.

¿Cuántas personas cualificadas e influyentes dejan a su paso una bibliografía contenida en 15 páginas y artículos en 42? Dejen a este hombre retirarse a hacer aquello que por voluntad propia ha transmitido como su destino ‘orar, estudiar y escribir’. No importará ya su persona a la que quiere mantener fuera de la escena sino lo que nos deje en plena madurez de su pensamiento. No quisiera cerrar este comentario sin traer una cita de una de sus obras ‘Jesús de Nazaret’ para contrastar un pensamiento claro y maduro con la demagogia que tan moneda corrientes es: ”La violencia no instaura el Reino de Dios, el reino del humanismo. Por el contrario, es un instrumento preferido por el anticristo, por más que invoque motivos religiosos e idealistas. No sirve a la humanidad, sino a la inhumanidad.”

De Joseph Ratzinger no se podrá decir que ha escurrido el bulto como Papa
Comentarios