Los pueblos primitivos llegaron para ver el final del camino de las estrellas

Camino de Santiago. / Xurxo Lobato
Camino de Santiago. / Xurxo Lobato

Los celtas situaban en Finisterre el punto de embarque para el otro mundo. Los fenicios establecie­ron el Ara Solis. Los romanos llegaron para ver el lugar donde el sol tenía su casa.

Los pueblos primitivos llegaron para ver el final del camino de las estrellas

Los celtas situaban en Finisterre el punto de embarque para el otro mundo. Los fenicios establecie­ron el Ara Solis. Los romanos llegaron para ver el lugar donde el sol tenía su casa.

Los primeros peregrinos llegan de Francia, se les llama francos, nombre que posteriormente se aplica a todos los peregrinos. Se fue extendiendo la voz de que ocurrían prodi­gios curativos, llegando muchos peregrinos, a pesar de la guerra con los Árabes. Realizan la peregrinación para afirmar la Fe, como perdón de los pecados a través de la penitencia y para dar gracias por la ayuda contra el Islam. El primer peregrino del que se tiene constancia escrita, fue Gotescalco, obispo de Le Puy, que llegó a Santiago el año 950.

El Papa desea unificar la Liturgia Sagrada en todos los países Católicos, contando con el apoyo de la Abadía de Cluny en Borgoña. Los abades de Cluny Hugo y Pedro el Venerable, estuvieron ligados a Santiago, sin embargo detrás estaba la política de Borgoña. El Rey Alfonso VI de Castilla, casado con Constanza de Borgoña, apoya a la abadía de Cluny. La abadía ve el proyecto del Camino, protegiendo y popularizando éste, introduciéndose en España en 1070, con poder político. El rey de Navarra Sancho el Mayor orienta el camino, que une los reinos Cristianos contra los Árabes, haciendo de Frontera contra el islam y defendiendo el trafico de peregrinos, la frontera. Alfonso VI y Sancho Ramirez fijan un recorrido sobre el terreno ganado al Islam.

Las ciudades se desarrollan crean­do una ruta entre Europa y los reinos de España. Nace la burguesía, creándose en las ciudades los barrios de Francos, como en Pamplona, Logroño y León. Comerciantes y constructores recorren también el Camino.

Desde Europa los peregrinos se orientan por el camino señalado en el cielo durante la noche, el camino de las estre­llas, la Vía Láctea con una extensión de cien mil años luz, tiempo que tarda la luz en llegar del inicio al final.

Aimeric Picaud el año 1130 escribe el Codex Calixtinus, considerada como la primera guía del peregrino, son 225 folios manuscritos en cinco tomos. Describiendo el V, el recorrido desde Europa a Santiago. Aimeric peregrinó en el año 1123, era párroco de Parthenay-le-Vieux. Desde los pirineos dividió el camino en 13 etapas que no coincide con 13 días. Surgen pobla­ciones, hospitales, iglesias, monasterios, puentes, hostales para atender a los peregrinos. Doña Urraca, hija de Alfonso VI se casa con D. Raimundo de Borgoña. En 1179 el Papa Calixto II, procedente de la Abadía de Cluny y hermano de D. Raimundo, instituye el Año Santo Compostelano.

Los pueblos de Europa se unen en la idea de peregrinar. Hay un trasvase de cultura por el camino, difundiendo noti­cias, ideas y arte. El Románico se expande desde Europa a Santiago, acompañando a los peregrinos la fina y elegante piedra labrada. Camino de hermosas piedras trabajadas, hacién­dose las iglesias pequeñas para tantos peregrinos. Se constru­yen más, expandiendo el románico. El camino ofrece trabajo a canteros y maestros, se construye en todo el recorrido.

Llegan reyes, nobles, obispos, Santos y el pueblo. Surgen el comercio, los mesoneros, los bandidos, las prostitutas, mezclándose en el camino con los peregrinos. Se popularizan leyendas cantares y romances. Dante Alighieri en su obra "Vita Nuova" dice que -"Solo es peregrino, aquel que va hasta la casa de Santiago en Galicia"-

Los diversos caminos de Santiago

El camino se desarrolla con fuerza en los siglos XII y XIII. Surge espontáneo del pueblo, adquiere universalidad, llegando a Santiago peregrinos de todos los países de Europa.

En el siglo XIV, el Cisma Cristiano, la guerra de los 100 años y la Peste Negra hacen decrecer el número de peregrinos. Los siglos XV, XVI y XVII no son buenos para la peregrinación. En el siglo XVIII vuelven los peregrinos franceses, los fran­cos.

Al inicio del siglo XIX, las revoluciones y el liberalis­mo no es bueno para la peregrinación, pero con motivo de reencontrarse los restos del apóstol en 1879, escondidos desde 1589, el Papa León XIII mediante la Bula "Deus Omnipotens" da a conocer este hecho a la humanidad. Las peregrinaciones vuelven a resurgir.

En el siglo XX el camino ha recuperado su esplendor. Los peregrinos actuales buscan el reencuentro con los peregrinos de antaño y se continúa con la tradición de acoger a los peregrinos en albergues, en conventos, iglesias, monasterios, escuelas, ayuntamientos.

Por la península Ibérica, cinco son los trayectos que discurren desde distintos inicios hasta llegar a Santiago: El Camino Francés. El Camino del Norte. La Ruta de los Ingleses. La vía de la Plata. El Camino Portugués y dos más que transcurren sólo por Galicia: “A Ruta do Mar de Arousa” y “O Camiño de Fisterra”. (Continuará).

Los pueblos primitivos llegaron para ver el final del camino de las estrellas
Comentarios