Biden amenaza con intervenir las patentes de los medicamentos de altos costos

Joe Biden, presidente de EE UU. / Mundiario
Joe Biden. / Mundiario

La Administración de Biden avisa de que podría confiscarlas y entregarlas a otro fabricante si se han desarrollado con fondos públicos.

Biden amenaza con intervenir las patentes de los medicamentos de altos costos

En un esfuerzo por hacer frente a los elevados costos de la atención médica en Estados Unidos, el presidente Joe Biden ha emprendido una serie de acciones para abaratar los precios de los medicamentos. Entre las medidas más destacadas se encuentra la imposición de un límite mensual al costo de la insulina, así como la autorización para negociar directamente con las grandes farmacéuticas en busca de precios más asequibles.

El anuncio más reciente revela la determinación de la Administración de Biden de utilizar todos los recursos disponibles para garantizar el acceso a medicamentos esenciales. El presidente tuiteó: "Si un medicamento fabricado con fondos de los contribuyentes no está razonablemente al alcance de los estadounidenses, el Gobierno se reserva el derecho de intervenir y conceder la licencia a otro fabricante que pueda venderlo por menos dinero".

Esta medida, según la Casa Blanca, busca poner fin a los precios abusivos de las grandes farmacéuticas, fomentar la competencia y beneficiar a los millones de estadounidenses que enfrentan dificultades para costear sus medicamentos recetados. Sin embargo, la industria farmacéutica ha respondido negativamente, argumentando que esto podría obstaculizar la colaboración entre el sector público y privado en la búsqueda de nuevos tratamientos y curas.

Buscan beneficiar a los contribuyentes

El cambio propuesto también incluye la posibilidad de confiscar patentes de fármacos que hayan recibido apoyo público en su desarrollo. Esta medida se suma a los esfuerzos del Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento de Comercio para revisar la aplicación de la Ley Bayh Dole, que permite a las organizaciones poseer, patentar y vender productos desarrollados con financiación federal.

A pesar de la resistencia de la industria farmacéutica, el Gobierno de Biden ha reiterado su compromiso con la reducción de precios, destacando que estas acciones buscan beneficiar a los contribuyentes que financian la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos. Además, se ha anunciado una investigación conjunta del Departamento de Justicia, la Comisión Federal de Comercio y el Departamento de Salud sobre la influencia del capital privado en el sector sanitario estadounidense, enfocándose en áreas que podrían requerir regulación.

Estados Unidos, con el costo de medicamentos más alto del mundo, enfrenta también la concentración de poder en el sector de la salud, donde pocas empresas controlan una gran parte del mercado. La Administración considera que esta consolidación contribuye al aumento de costos para los contribuyentes y afecta la calidad de la atención a los pacientes. @mundiario

Comentarios