Un banquero italiano descuartiza a una estrella porno tras grabar un vídeo sexual

Patrulla de los Carabinieri, policía italiana. / RR.SS.
Patrulla de los Carabinieri, policía italiana. / RR.SS.

El también bloguero de gastronomía asesinó a su pareja brutalmente, guardó sus restos en un frigorífico por tres meses y abandonó el cuerpo en las montañas.

Un banquero italiano descuartiza a una estrella porno tras grabar un vídeo sexual

El banquero y bloguero gastronómico de 43 años, Davide Fontana, confesó en medio de su declaración haber comprado un hacha y una sierra para metales, un congelador por Amazon y un brasero que devolvió, todo para ocultar el cadáver de su pareja, Carol Maltesi, a quién asesinó brutalmente mientras grababan un vídeo sexual.

El cuerpo de Maltesi, una actriz porno de 26 años, fue descuartizado en 15 pedazos y guadado en bolsas negras en el frigorífico que su pareja compró en Internet. Pasó tres meses oculta de sus familiares, amigos o colegas, hasta que Fontana decidió deshacerse definitivamente del cadáver y abandonarlo en las montañas de Borno, en el municipio italiano de Brescia.

Fontana confesó el martes, a las tres de la madrugada a la policía, que cometió el crimen, dejando huérfano al hijo de seis años de Carol. También admitió que fabricó una coartada para justificar la desaparición de la joven, contestando sus mensajes y usando su teléfono para suplantarla, haciéndoles creer a sus allegados que estaba muy ocupada y a sus colegas que quería dejar el mundo del porno.

Se conocieron a través de redes sociales

Fontana era vecino de Maltesi, también conocida bajo el nombre artístico de Charlotte Angie, pero sólo se conocieron en un hotel en Milán en 2020. “Trabajaba en un banco, pero me encanta la fotografía. La conocí a través de Instagram y le hice unas fotos en ropa interior. Vivía en Milán con mi mujer, luego decidí dejarla porque empecé a mantener relaciones con Carol. Manteníamos una relación abierta. Vendía películas porno y fotos en Onlyfans (una plataforma de vídeos por suscripción que a menudo utilizan los actores de la industria para aumentar sus ventas)”, según ha declarado ante los carabineros.

Comenzaron a salir a partir de entonces. Medios italianos reportan que su relación prosiguió por varios meses, aún si alguno se veía con otra persona. Él afirmó no tener las llaves de su apartamento ni las de su vehículo, un Fiat 500, sino que Maltesi se las prestaba cuando debía trabajar o surgía alguna urgencia.

La confesión relata que ambos iniciaron a grabar vídeos para Onlyfans, algunos de ellos, según declara, muy extremos. El día del asesinato, estimado entre el 10 y el 11 de enero, acababan de rodar dos cintas. La primera fue más ligera y la policía constató que aún se encontraba almacenaba en el teléfono celular de Fontana, pero la segunda, más agresiva y donde se produjo la muerte de Maltesi, fue borrada del almacenamiento del dispositivo.

El crimen de Charlotte Angie

“Ella estaba atada (a una barra de striptease), tenía una bolsa en la cabeza. Empecé a golpearla con un martillo por todo el cuerpo, no muy fuerte. Después, cuando llegué a la cabeza, comencé a golpearla con fuerza, no estoy seguro de por qué. No sé qué me pasó. Creo que ya estaba muerta, no sabía qué hacer y le corté el cuello con un cuchillo de cocina. Estuve media hora mirándola y luego me fui a casa”.

 Tras un intento fallido por incinerar el cuerpo de Carol, descuartizó el cadáver con los instrumentos que compró en línea y los dispuso en cinco bolsas de basura, que guardó en el congelador también adquirido vía Amazon. “Limpié el apartamento y lavé los trapos en la lavadora”, dice. Fontana relata que después metió las bolsas en el maletero del auto de víctima, condujo 120 kilómetros hacia las montañas y se desentendió del cuerpo troceado.

Fue el 20 de marzo que un hombre de 60 años encontró el cadáver, gravemente desfigurado, lo que dificultó la identificación. Estaba en un avanzado estado de descomposición, el rostro quemado, las partes de su cuerpo esparcidas por el ambiente. Los Carabinieri divulgaron las fotografías de los más de 15 tatuajes encontrados en los restos de Carol, lo que ayudó sustancialmente a la identificación de la víctima, tras los contactos de la familia de la víctima con las autoridades, y los fanáticos de la actriz que alertaron de que se trataba de ella.

Fingiendo ser Carol Maltesi

Carol trabajaba de Onlyfans y por su empleo en una tienda del pueblo. Una vez que su asesino se hizo con su móvil, comenzó a responder sus mensajes pretendiendo ser ella. A sus colegas les decía que abandonaría la industria para enfocarse en su hijo, algo que ellos alegan que Maltesi no haría.

Pretendió que Carol seguía viva, incluso publicó imágenes en sus redes sociales después de su muerte. La última fue el 13 de marzo, en Facebook, una semana antes de ser encontrado por la policía y tres meses después de haberla asesinado. El 28 de marzo, cuando los Carabinieri se acercaban cada vez más a él, fue cuando decidió confesar antes de que se emitiera una orden en su contra. “Cuento todo esto porque quería quitarme este lastre y decir la verdad”, dijo Fontane. @mundiario

Un banquero italiano descuartiza a una estrella porno tras grabar un vídeo sexual