Asesinatos, violaciones y secuestros: lo que viven los migrantes a manos de la Patrulla Fronteriza

Patrulla Fronteriza de EE UU. RR SS.
Patrulla Fronteriza de EE UU. / RR SS.

Luego de cruzar la frontera, los migrantes se enfrentan a las autoridades, muchas de las cuales se encuentran corrompidas y se han encargado de atentar contra la vida de mucho ellos sin importa su sexo o edad.

Asesinatos, violaciones y secuestros: lo que viven los migrantes a manos de la Patrulla Fronteriza

La Patrulla Fronteriza de EE UU tiene una difícil labor al intentar mantener fuera a los migrantes, pero con el paso de los años y la llegada masiva de personas desde el centro y el sur de América, las autoridades se han ido corrompiendo y están atentando contra la vida de estas personas a las que pueden llegar a asesinar, violar o secuestrar. El The New York Times ha realizado un amplio reportaje donde cuentan la historia de varias mujeres que fueron violadas luego de haber cruzado la frontera por un agente fronterizo.

Tres mujeres habían cruzado la frontera luego de haber recorrido un largo camino desde Honduras, una vez al otro lado, tuvieron la mala suerte de encontrarse con el agente Esteban Manzanares que en vez de llevarlas a las oficinas y procesarlas, este decidió conducir hasta una zona boscosa bastante aislada y alejada de la ciudad fronteriza de McAllen, en Texas, donde terminó abusando sexualmente de las mujeres, a quienes atacó torciéndoles el cuello y cortándoles las muñecas para que murieran desangradas. Una de ella solo tenía 14 años.

Aunque él creyó que morirían entre los arbustos, las mujeres lograron sobrevivir y una de ellas incluso pudo caminar fuera de la zona boscosa y se encontró con otro agente de la Patrulla Fronteriza. Este le preguntó qué le había sucedido y ella respondió que habían sido atacadas por un hombre que llevaba el mismo uniforme que él.

Sin el testimonio de estas mujeres y la denuncia del Times, probablemente este caso se habría reciclado entre un mar de problemas que enfrenta la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), encargada de administrar la Patrulla Fronteriza y se ha posicionado como una de las agencias de ley más grandes de EE UU. Debido a su inmensidad, tiene el doble de agentes del FBI, a lo largo de los años muchos agentes han perdido el norte y se han visto envueltos en el tráfico de drogas, armas e incluso de personas.

En los últimos 10 años, personas de Texas han sido víctimas de homicidios, violaciones o tentativas de asesinatos de parte de agentes de la Patrulla Fronteriza. En abril de este año el agente Ronald Burgo, de 29 años, fue acusado de apuñalar a muerte a su novia y a su hijo de un solo año. Mientras que en septiembre el agente Juan Ortiz, de 35 años, declaró haber asesinado a cuatro mujeres que trabajaban como prostitutas, mientras que intentó secuestrar a una quinta.

Manzanares no fue encarcelado, no por ser inocente, sino que al percatarse de que las autoridades que investigaban el caso estaban a punto de detenerlo, este decidió suicidarse de un disparo. Antes de quitarse la vida dejó una carta donde aseguraba que tras participar en la guerra de Afganistán, había quedado perturbado, por lo que pedía disculpas por lo que había hecho. Esto habla mucho de la forma en que el sistema selecciona a los agentes, muchos de los cuales quizás no están preparados para este tipo de trabajos. En el caso de Manzanares, las investigaciones incluso arrojaron tendencia a la pedofilia. @mundiario

Asesinatos, violaciones y secuestros: lo que viven los migrantes a manos de la Patrulla Fronteriza
Comentarios