El Abuelo del Diablo, acusado de abusar sexualmente de las tres niñas de su actual pareja

Agresión sexual. / RR SS
Los niños tienen derecho a la protección contra todas las formas de explotación y abuso sexual.

Rolando Hugo Martínez, a quien llaman el Maestro o Abuelo del Diablo, por sus trabajos espirituales, está acusado de abusar sexualmente de las hijas de su actual pareja durante casi una década.

El Abuelo del Diablo, acusado de abusar sexualmente de las tres niñas de su actual pareja

Hace pocos días, en distintos medios nacionales, se difundió el caso del llamado El Abuelo del Diablo. Un hombre mayor es denunciado por abuso, por tres hermanas. El hombre, además, está en pareja con la madre de las chicas y conduce un "templo" dedicado a lo espiritual.

Antes de desarrollar este aberrante hecho considero necesario definir el Abuso Sexual Infantil –ASI– como cualquier práctica que genere algún grado de excitación sexual en el adulto y que busque o pueda provocarla en el niño o adolescente. En estas acciones pueden existir, o no, violencia, genitalidad o "aceptación del menor". Es de destacar que para abordarlos sexualmente suelen utilizar distintos métodos como la seducción, persuasión, amenazas o forzamiento con el fin de lograr este objetivo tan detestable para una sociedad sana.

El ASI, también, es una forma de maltrato infantil que incluye el exhibicionismo, exposición a pornografía, toma de fotografías, conversación sexual de forma personal o a través de mensajes de texto -por teléfono, Messenger o redes sociales-.

En el caso puntual de estas tres hermanas tiene el aditamento de que, ante la denuncia de las niñas, la madre no les cree y las ignora, brindándole al perpetrador un camino para seguir alimentando sus bajos instintos.

Rolando Hugo Martínez, quien vive en la localidad de Parque Leloir, en la provincia de Buenos Aires, actualmente está en pareja con la madre de las víctimas y desde hace algunos años se dedica a lo espiritual, formando un "templo" donde lo llaman "Maestro" o "Abuelo del Diablo". En sus rituales realizaba técnicas de sanación muy especiales (usando su propio semen) y de ese modo captó a Betina (mamá de Micaela, Anabella y Candela)  quien se separó de su esposo y se fue a vivir con esta persona; a partir de ese momento comenzó una pesadilla para las hijas.

Cuando Anabella tenía 8 años la comenzó tocando, luego la hacía sentar a upa o besarlo en la boca, hechos que por vergüenza jamás los contó hasta que atacó a Micaela -quien ya era mayor de edad e intentó defenderse- "comenzó a pasarme la mano por la espalda, por debajo de la remera y a tocarme, yo trate de defenderme tirando un codazo"; luego de ese episodio le cuenta a su hermana y van con su madre quien no les creyó. Finalmente ambas niñas terminaron denunciando a Martínez; a su vez Candela, la menor, expresó que su madre la entregó al no responder a sus gritos de "¡¡mamá mamá!! mientras este energúmeno la violaba. "Durante seis años no lo pude hablar con nadie porque sentía vergüenza y me culpaba a mí misma". Hoy, con 18 años, expresa que siente mucha bronca porque su madre sigue con su abusador, "tanto yo como mis hermanas necesitamos justicia, necesitamos verlos preso a él y a ella".

La causa se inicio en el año 2013 y extrañamente Martínez sigue libre, nunca fue detenido. En este difícil contexto familiar el padre de las víctimas no es atendido por la justicia "ante mis reiterados reclamos a la fiscal, siempre me responden con excusas y sin dar soluciones concretas". Mientras tanto, Betina, la mamá de las victimas aun vive con quien llaman el "Maestro" o "Abuelo del Diablo"; nunca les creyó a sus propias hijas dejándolas a la deriva. "Con ella este tema nunca se pudo tocar. Si algún día me llegara a pasar lo mismo yo voy a criar a mi hija, no le voy a dar la espalda como me lo hicieron a mí" sentenció una de las chicas.

Una de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia

Imagen referente a la violencia sexual.

Datos y cifras

> Una de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia.

> El ASI, como una forma de maltrato infantil, causa alteraciones en la salud mental y física del afectado y sus consecuencias a nivel socio-profesional pueden, en última instancia, lentificar el desarrollo económico y social de un país.

> Es posible prevenir estas y otras formas de maltrato infantil antes de que se produzca, y para ello es necesario un enfoque multisectorial e interdisciplinario.

> La presencia de programas preventivos llevados adelante por el Estado, fundaciones o entidades sin fines de lucro son necesarios para prestar apoyo a los padres y a los niños e incluso para entregar conocimientos en la temática.

> Lograr una atención continua y eficaz de los niños puede reducir el riesgo de repetición del maltrato, así como minimizar sus consecuencias a corto y largo plazo.

Por todo, y como expresara Gabriela Pascucci, quienes realizan una loable tarea desde la Fundación Alquimaq, en la provincia de San Luis, en Argentina, es muy importante trabajar, desde distintas aéreas, en la sensibilización y concientización, para luego abordar la prevención del maltrato infantil haciendo énfasis en el Abuso Sexual (ASI), a través de la difusión y coordinación de acciones entre las diferentes instituciones públicas y privadas que actúan en el ámbito estatal, generando propuestas que sean superadoras y pensadas en beneficio de los menores.

También vale recordar que la Convención sobre los Derechos del Niño, del año 1989 firmado por la ONU, declara que “los niños tienen derecho a la protección contra todas las formas de explotación y abuso sexual.” Por todo lo expresado estimo que es sumamente esencial visibilizar estos casos y que la justicia actúe de inmediato, dando soluciones y no excusas.

Fuentes:

> América Noticias TV 

> Fundación Alquimaq, presidida por Gabriela Pascucci de Molina y constituida por un equipo multidisciplinario que trabaja coordinadamente junto a profesionales del campo de la salud mental y la educación. 

> Convención sobre los Derechos del Niño, del 20 de noviembre de 1989

El Abuelo del Diablo, acusado de abusar sexualmente de las tres niñas de su actual pareja
Comentarios