Unos 216.000 niños sufrieron abusos sexuales en la Iglesia francesa desde 1950

Sacerdotes. / RR SS
Sacerdotes. / RR SS
Un informe independiente responsabiliza a sacerdotes y religiosos, pero si se suman los abusos de los laicos que trabajan en varios sectores de la Iglesia el número se eleva a 330.000.
Unos 216.000 niños sufrieron abusos sexuales en la Iglesia francesa desde 1950

Al menos 216.000 niños fueron víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica de Francia desde 1950. Así lo ha revelado un informe de la Comisión Independiente sobre Abusos en la Iglesia Católica (Ciase), encargado por la Conferencia Episcopal, que responsabiliza principalmente a sacerdotes y religiosos.

El número, sin embargo, ascendería hasta los 330.000 si se cuentan también los abusos cometidos por laicos que trabajaron en instituciones religiosas, en puestos como enseñantes, catequistas o responsables de movimientos juveniles. “Estos números son abrumadores y no pueden quedarse sin consecuencias, reclaman medidas muy fuertes”, ha dicho el presidente de la comisión, Jean-Marc Sauvé, al presentar el informe en París el informe de 2.500 páginas. 

El documento señala que a lo largo de casi tres años de trabajo, la Comisión independiente (creada en 2018 tras varios escándalos en la Iglesia francesa), se han identificado unos 3.000 religiosos que cometieron abusos sexuales. En concreto, el estudio demuestra que el 56% de las agresiones y actos pedófilos identificados se produjeron entre 1950 y 1969, mientras que en los años 70 y 80 hubo una reducción (22%) y, a partir de ese momento, una estabilización (22%).

Indiferencia profunda de la Iglesia

Sauvé, además, ha acusado a la Iglesia francesa de “negligencias” en el trato de los casos y de haber “mantenido a clérigos acusados de tocamientos en contacto con niños” pese a las constantes señales de alerta. 

“Hasta comienzos de los años 2000, constatamos una indiferencia profunda y cruel ante las víctimas. No se las cree, no se las escucha, se considera que pueden haber contribuido a lo que les pasó”, ha recalcado Sauvé. Así, la Comisión concluye de forma “unánime” que “la Iglesia no supo ver, no supo escuchar, no supo captar las señales débiles” y, si las víctimas no hubieran, por fin, tomado la palabra, “nuestra sociedad seguiría ignorando o negando lo que pasó”.

En ese sentido, la Ciase propone crear un mecanismo de indemnización de las víctimas pero, sobre todo, por un reconocimiento de su condición. El objetivo ahora es “transmitir un mensaje claro, indicando a los confesores y a los fieles que el secreto de confesión no puede derogar la obligación, prevista por el código penal (…) de señalar a las autoridades judiciales y administrativas los casos de violencias sexuales infligidas a un menor o una persona vulnerable”.

“No puede haber un futuro común sin un trabajo de verdad, perdón y reconciliación”, ha insistido Sauvé. La Ciase “ha contribuido al trabajo de verdad, ahora le toca a la Iglesia actuar y recuperar la confianza de los fieles y el respeto de la sociedad”, ha añadido al entregar el informe al presidente de la Conferencia Episcopal (CEF), Éric de Moulins-Beaufort, y a la presidenta de la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Francia (Corref), Véronique Margron. “Mi deseo este día es pedir perdón, perdón a cada uno y cada una” de las víctimas, agregó, por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal. 

El Papa manifesta su "inmenso dolor" 

El Papa Francisco, entre tanto, ha manifestado su “dolor” por el contenido del informe. “Su pensamiento va ante todo a las víctimas, con gran dolor, por sus heridas, y agradecimiento, por su valentía en la denuncia, y a la Iglesia de Francia, porque, en la conciencia de esta terrible realidad, unida al sufrimiento del Señor por sus hijos más vulnerables, pueda embarcarse en un camino de redención”, ha expresado el Vaticano en un comunicado. @mundiario


 

Unos 216.000 niños sufrieron abusos sexuales en la Iglesia francesa desde 1950
Comentarios