¿Qué implica la histórica reforma contra los abusos sexuales del Vaticano?

Papa Francisco con un bebé. / telesurtv.net
Papa Francisco con un bebé. / telesurtv.net

La nueva actualización del Código de Derecho Canónico, el sistema legal que regula la vida dentro de la Iglesia Católica, define la pederastia como “un delito contra la dignidad humana”.

¿Qué implica la histórica reforma contra los abusos sexuales del Vaticano?

El Papa Francisco confirma la primera e histórica reforma del Código de Derecho Canónico en 40 años: el Vaticano endurece las leyes eclesiásticas para castigar los delitos de abuso sexual dentro de la Iglesia católica. Las nuevas normas, publicadas este martes tras catorce años de estudio, entrarán al sistema legal que rige a los 1.300 millones de miembros de la congregación religiosa el próximo 8 de diciembre. 

La modificación incluye un artículo que define la pederastia como “un delito contra la dignidad humana”, que pude derivar en la expulsión del estado clerical. Los cambios más significativos están en dos artículos: el 1395 y el 1398, que pretenden corregir la patética gestión de la iglesia frente a las denuncias de cientos de personas en el mundo en los últimos años. 

Los adultos también pueden ser víctimas

En concreto, la ley reconoce que los adultos también pueden ser víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes, por lo que se aplicarán los mismos criterios que rigen para los menores “cuando se considere que hay una posición de poder por parte de un clérigo sobre otra persona con finalidades sexuales”, como en el caso de los seminaristas. 

Otra novedad es que el nuevo código especifica de forma más clara los delitos y separa algunos que estaban agrupados bajo un mismo paraguas: introduce modalidades de abuso como la pornografía infantil y las sanciones se enumeran de forma exhaustiva. El intento de ordenar a las mujeres, dejar registro de las confesiones, la consagración eucarística con finalidad sacrílega, la corrupción en actos de oficio o la administración de sacramentos a personas a quienes les están prohibidos son otros de los delitos contemplados en reforma. 

“El texto determina con mayor precisión el comportamiento que deben tener las autoridades, los obispos, los superiores, cuando deben aplicar la norma y los criterios que deben seguir para elegir una pena u otra: una determinación del derecho penal de la que antes se carecía”, ha subrayado Juan Ignacio Arrieta, secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos. 

Castigos a fieles, sanciones y multas

Asimismo, las leyes establecen que los fieles que tengan algún tipo de responsabilidad en la Iglesia (incluso una labor como ayudantes) podrán ser suspendidos y sancionados. En la práctica, esto significa que el Vaticano no solo castigará a clérigos, sino también a fundadores de movimientos religiosos laicos o administradores de iglesias. El Código incorpora sanciones económicas para los abusadores, que pueden ir de la reducción de sueldo a multas. 

”Para responder adecuadamente a las exigencias de la Iglesia en todo el mundo resultaba evidente la necesidad de revisar también la disciplina penal promulgada por san Juan Pablo II el 25 de enero de 1983 con el Código de Derecho Canónico”, ha admitido el Papa Francisco. “Muchos han sido los daños que ocasionó en el pasado la falta de comprensión de la relación íntima que existe en la Iglesia entre el ejercicio de la caridad y la actuación de la disciplina sancionadora”. @mundiario 

¿Qué implica la histórica reforma contra los abusos sexuales del Vaticano?
Comentarios