El veto de Trump a la entrada de refugiados le cuesta un amplio rechazo internacional

Angela Merkel, cada vez más presionada por su socios europeos.
Angela Merkel.

La alemana Angela Merkel y otros líderes de Europa y América rechazan el veto de Trump y la primera ministra británica, Theresa May, advierte de que intervendrá si algún ciudadano de Reino Unido se afectado por las medidas del presidente de EE UU.

El veto de Trump a la entrada de refugiados le cuesta un amplio rechazo internacional

El veto del presidente de EE UU, Donald Trump, a la entrada de refugiados le cuesta un amplio rechazo internacional. La canciller alemana Angela Merkel y otros líderes de Europa y América –François Hollande, Justin Trudeau...– ya rechazaron el veto de Trump y la primera ministra británica, Theresa May, adviertió de que intervendrá si algún ciudadano de Reino Unido se afectado por las medidas del presidente de EE UU, del que en otros asuntos es firme aliada.

Entre tanto, manifestantes estadounidenses protestan en el aeropuerto de Nueva York JFK por el veto de Trump a la entrada de refugiados. La demócrata Hillary Clinton quiso dejar claro, también en Twitter, que "Esto [en referencia al veto a la entrada de refugiados y nacionales de siete países árabes] no es quienes somos [los estadounidenses]".

La prohibición de Donald Trump afecta a la entrada en EE UU  de ciudadanos musulmanes procedentes de siete países de población árabe; Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.

"La canciller [alemana] está convencida de que la lucha decidida contra el terrorismo no justifica poner bajo sospecha generalizada a personas de una confesión o con un pasado específico", dijo Steffen Seiber, portavoz de Angela Merkel al diario alemán Der Spiegel.

Trump no tendrá fácil saltarse la convención de Ginebra de 1959 por la que se establece la obligación de dar refugio a las personas perseguidas por el conflicto y la guerra, entre otras cuestiones

Donald Trump no tendrá fácil saltarse la convención de Ginebra de 1959 por la que se establece la obligación de dar refugio a las personas perseguidas por el conflicto y la guerra, entre otras cuestiones.

De momento, Alemania es, junto con Suecia, uno de los países que más refugiados sirios, iraquíes y afganos acogieron en 2015. Tan solo el Gobierno de Merkel tramitó unas 800.000 peticiones de asilo, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur, por sus siglas en español).

Según informa el diario El País, los países de la Liga Árabe se declararon "muy preocupados" por el veto de Trump y varias ONG y organismos internacionales como Cruz Roja, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el Consejo Noruego para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) mostraron su preocupación al respecto y tacharon la medida de "dañina" y "descorazonadora".

El veto de Trump a la entrada de refugiados le cuesta un amplio rechazo internacional
Comentarios