¿Tuvo en cuenta la ministra Laya lo cedido en Utrecht para quitar la verja en Gibraltar?

La usurpación del Campo (640x480)
La progresiva usurpación del Campo neutral.
Las palabras de la ministra Laya hacen temer que España reconoce el terreno usurpado por Inglaterra al margen del Tratado de Utrecht.
¿Tuvo en cuenta la ministra Laya lo cedido en Utrecht para quitar la verja en Gibraltar?

Siendo respetabilísimo el interés de las 15.000 personas, en su mayor parte españoles, que todos los días entran a trabajar en la colonia de Gibraltar, y que debe ser adecuadamente preservado, cabe preguntarse si el interés de conjunto del Reino de España ha sido adecuadamente tratado, sobre todo, en cuesto a no ceder en cuestiones esenciales que, por sí mismas, ha sido una de las pocas en la que todos los españoles de todos los tiempos e ideas hemos estado de acuerdo a lo largo de la historia desde Cánovas a Indalecio Prieto. Ese sentimiento común ha sido no abjurar nunca de reclamar la soberanía no sólo sobre el territorio cedido en Utrecht, sino sobre usurpado por el Reino Unido dentro del llamado “Territorio neutral”, donde hoy se encuentra el aeropuerto y que, tras los acuerdos de la ministra Laya con el Reino Unido, parece haber sido reconocido como espacio de plena soberanía británica, sin discusión.

No es muy conocido el hecho de que la II República decretó que no se permitiera a los extranjeros la adquisición de propiedades en la zona del Campo de Gibraltar, medida que trató de impedir la extensión de la colonia sobre el propio territorio de España mediante la adquisición de bienes raíces, fincas y otras propiedades en aquella zona por parte de los “británicos” de Gibraltar, al tiempo que de modo simbólico ordenó el traslado a la Línea (La Línea de la Frontera, se llamaba dado su origen) de un batallón de Infantería, que mantuviera un pelotón permanente de guardia en la frontera y que, al arriado de la bandera, rindiera honores a los caídos en los intentos de recuperar la roca de Calpe a lo largo de la historia, uso conservado hasta que el PSOE llegó al poder.

Lo que se cedió en Utrecht.

Lo que se cedió en Utrecht. A la izquierda, la ministra Laya.

La usurpación del territorio neutral

A lo largo de los años, aprovechando las más diversas circunstancias, el Reino Unido se fue extendiendo a costa del llamado “territorio neutral”, o sea español, burlando la generosidad española, de modo que primero se apropió de un terreno al pie de la roca, donde se le permitió montar unos barracones durante una epidemia de peste, hasta seguir avanzando 850 metros sobre el istmo donde construiría el aeropuerto. Previamente, justificando, durante la invasión napoleónica, que los fuertes construidos para la defensa del campus, el gobernador del peñón destruyó los fuertes españoles de San Felipe y Santa Bárbara. Curiosamente, Inglaterra considera hostil la construcción de defensas por parte española y aprovechó para destruirlas, alegando que el ámbito de la defensa de la colonia comprendía el alcance de sus baterías, por lo que alguno de sus gobernadores propuso a su Gobierno “ocupar” para la protección de la roca la Línea y un radio de la bahía de Algeciras.

Conviene dejar claro, como se ha venido diciendo –incluso se hizo una exposición conmemorativa del 50 aniversario del cierre de la verja en 1969—que el famoso cierre no lo puso Franco, lo puso el Reino Unido desde su lado, aunque se movió al menos dos veces, siempre hacia España. El 5 de agosto de 1908, el embajador británico en Madrid, Sir Maurice de Bunsen, enviaba una nota verbal al Ministerio español de Estado, “as and act of courtesy” (es decir, como gesto de cortesía) donde comunicaba que el gobierno británico había decidido construir una verja “along the British edge of neutral territory at Gibraltar” (a lo largo de la vanguardia británica del territorio neutral en Gibraltar, o sea al límite del territorio ocupado al margen del Tratado de Utrecht). Pero lo de territorio neutral ha sido un término inventado por los ingleses para aprovechar esa zona no cedida por España, como es evidente. Pero a partir de ahora, ese terreno, gracias a la ministra González Laya, ha pasado a ser territorio británico a todos los efectos.

La expansión de la colonia a costa de España

Al amparo de la desidia española, hasta que Castiella cerró la verja en 1969, la colonia se fue extendiendo de facto por toda la zona, mediante la adquisición de propiedades por todo el campo, fenómeno que se volvió a activar a partir de 1983, y que ha seguido creciendo en nuestros días, con todas las ventajas y ningún inconveniente para los habitantes que siguen teniendo casa en España y residencia legal en Gibraltar. Los últimos datos consignaban que al menos 2 de cada 10 gibraltareños tenían segunda vivienda en España.

Curiosamente, como queda dicho, fue la II República la que quiso frenar esa expansión que queda relatada y que ahora va a reactivar el singular estatus que se le otorga a la colonia. Resulta insólito el modo en que España ha desaprovechado la salida del Reino Unido de Europa, de modo que el Brexit, contra todo pronóstico ha favorecido el interés de Picardo de seguir disfrutando de las ventajas del Tratado de Schengen sin la menor reducción o cesión, como el propio Picardo subraya, que afecte al estatus de Gibraltar, su soberanía o el control de la roca. Lo ha dejado claro.

Si España finalmente hace volar la frontera, ¿veremos otra vez cómo la colonia amplía su tamaño y el perfil de sus aguas y mejora sus playas con materiales de obra de España y arena de Tarifa? Sería la mejor expresión de la rendición del Reino de España a su costa para extender la superficie de una parte de su territorio usurpado. O dicho de otro modo, la colonia sería, como ya ha venido siendo en parte, España. @mundiario

¿Tuvo en cuenta la ministra Laya lo cedido en Utrecht para quitar la verja en Gibraltar?
Comentarios