Turquía confirma que el atacante de anoche en Estambul continúa fugado

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía.
Recep Tayyip Erdogan.

Las autoridades locales aseguran que se han desplazado agentes de seguridad por todas partes para dar con el individuo cuanto antes. Erdogan cree que todo es un ataque moral.

Turquía confirma que el atacante de anoche en Estambul continúa fugado

La masacre de esta madrugada en una importante discoteca de Turquía abrió los eventos de este país en el 2017. Un individuo disfrazado de Santa Claus ingresó a la discoteca Reina en Estambul a la 1:15 de la mañana (hora local) y abrió fuego con un arma de largo alcance y mató a 39 personas, entre las que había 16 extranjeros, y otras 69 resultaron heridas, según informó Suleyman Soylu, ministro de Interior. El responsable de la matanza ha conseguido escapar. "Nuestra policía ha puesto en marcha una operación y esperamos que sea capturado pronto", dijo Soylu a una agencia de noticias. En tanto, el preisdente Recep Tayyip Erdogan ha expresado que este ataque intenta "destruir la moral de la nación y crear el caos".

"Por desgracia, el atacante disparó de forma cruel y despiadada contra personas inocentes que estaban celebrando el Año Nuevo y disfrutando", dijo Vasip Sahin, gobernador de Estambul. Al momento en que se produjo el tiroteo el club tenía a más de 500 personas adentro, de acuerdo a reportes de cadenas de noticias locales. Varios de los presentes  se arrojaron a las aguas del río Bósforo, que pasa justo en el perímetro de donde está el centro nocturno, en un intengo por salvar sus vidas.

De acuerdo a la CNN Türk, el responsable iba disfrazado como Papá Noel, e inicialmente otros medios avisaron que el sujeto se hizo acompañar por otros cuatro terroristas, quienes iban con el mismo disfraz. Sahin no reveló el nombre del asesino, y de momento ningún grupo terrorista se ha atribuido este atentado.

"Dispararon a todos con armas automáticas, eran tres o cuatro, dispararon en la cabeza a todos los que estaban vivos", aseguró uno de los presentes. El Reina es uno de los bares más exclusivos de la ciudad, al que acuden personalidades de todo el país, por lo que las medidas de seguridad generalmente son bastante estrictas.
 

Las autoridades habían cancelado festejos públicos por el año nuevo en todo el país ante el alto riesgo de ataques terroristas, que se intensificaron por la ofensiva de Ankara en Al-Bab, en Siria, uno de los principales refugios del Estado Islámico (ISIS). Tan sólo en Estambul había unos 17.000 agentes de policía desplegados, algunos disfrazados casualmente de Santa Claus o vendedores callejeros, con la intención de prevenir ataques.

El ataque contra la élite liberal turca, esa que gusta congregarse en el bar donde se produjo el siniestro, es algo muy característico del ISIS y va en la línea de lo dicho por Abu Bakr al-Baghdadi, líder islamita, la semana pasada cuando anunció sus objetivos de atacar Turquía.

Las autoridades religiosas turcas prohibieron celebrar el año nuevo por no tratarse de una celebración musulmana. Hace unas semanas, un policía fuera de servició batió a tiros al embajador ruso en Ankara y llamó a su acto una venganza por las víctimas de Alepo, en Siria, aunque ninguna organización se ha atribuído el acto. Previo a la Navidad, el Estado Islámico publicó un vídeo de dos soldados turcos quemados vivos, aunque las Ankara lo censuró. Un agente del Wall Street Journal en Turquía fue arrestado por compartir imágenes de propaganda terrorista en su Twitter. @hmorales_gt

 

ADVERTISEMENT
 
 

 

Turquía confirma que el atacante de anoche en Estambul continúa fugado
Comentarios