Trump vuelve a liarse con un senador del ala más tradicional de su partido

Bob Corker, senador por el Partido Republicano. / Twitter-Noticieros Televisa
Bob Corker, senador por el Partido Republicano. / Twitter-Noticieros Televisa

El pleito entre Donald Trump y Bob Corker refleja que el Partido Republicano ha perdido por completo los nervios a raíz del proceder del presidente.

Trump vuelve a liarse con un senador del ala más tradicional de su partido

El fuego cruzado entre la Casa Blanca y el Capitolio ha vuelto a tener un nuevo tiroteo este martes luego de que el presidente Donald Trump y el senador republicano Bob Corker intercambiaran una nueva ráfaga de insultos. El legislador había acusado al empresario de "degradar" a Estados Unidos al tiempo que le pedía que se apartara del debate sobre la reforma fiscal que promueve el Partido Republicano. Trump respondió asegurando que Corker es un "incompetente".

El pique entre ambos inició hace dos semanas y es una muestra más de que el ala más conservadora y tradicional del Partido Republicano ha perdido los nervios ante el proceder impetuoso y descontrolado del presidente. Aquello realmente no es nada nuevo, pero este pleito es especialmente llamativo porque Corker fue uno de los principales valedores de Trump en su campaña electoral. Eso y que las declaraciones llegaron justo el mismo día en que el mandatario se juntó a almorzar con los senadores de su partido en el mismo Capitolio a fin de charlar sobre la reforma fiscal, en la que Trump ha apostado sus fichas tras el sonrojante fracaso del plan sanitario con que esperaba desmantelar el Obamacare.

El round de este martes inició por el primer puñetazo de Corker, quien encabeza el Comité de Relaciones Exteriores del Senado. "Me gustaría verlo a él (en alusión a Trump) dejar esto (la reforma fiscal del partido conservador) a los profesionales por un tiempo, y ver si podemos hacer algo que sea constructivo", expresó ante las cámaras de la cadena local ABC.

Trump no tardó en responder y lo hizo desde su perfil de Twitter, que se ha convertido en una especie de portavocía oficial de la presidencia. "Corker no pudo ser elegido ni para cuidar perros en Tennessee", escribió el empresario para luego mofarse de su nuevo rival al asegurar que éste decidió no presentarse a la reelección en las legislativas del próximo año por no contar con la bendición presidencial. Corker negó aquella burla de inmediato.

Pero aquello fue solo el inicio. El senador escribió su respuesta en la misma red social en que lo hizo Trump. "Es un presidente totalmente mentiroso", publicó para luego asegurar que aquél vive "en una guardería para adultos". Posteriormente, el senador hizo sendas declaraciones a los medios congregados en el Capitolio, en la que no hizo sino subir el tono de sus palabras. Corker explicó que el neoyorquino "tiene una gran dificultad con la verdad", que jamás le apoyaría y que "ha demostrado ser incapaz de estar a la altura de las circunstancias”.

“Cuando su mandato acabe, por lo que será más recordado será por la degradación de nuestro país”, apuntaló. “Para la gente joven que esté mirando, no solo en este país sino en el mundo, alguien de esta mentalidad como presidente de Estados Unidos es algo degradante para nuestro país”, remató.

Y Trump, como acostumbra, acudió a Twitter para responder. El presidente, eso sí, no se toma tiempo para planear sus insultos y solo escribió que Corker era un "incompetente", quien no tiene "ni idea" de lo que pasa ni en la comisión que preside.

Trump vuelve a liarse con un senador del ala más tradicional de su partido
Comentarios