Si todavía crees en Maduro y en la revolución chavista, por favor lee esto

Maduro, con una imagen de Chávez al fondo.
Maduro, con una imagen de Chávez al fondo.

Así titula el periodista venezolano afincado en España Carlos Salas un análisis sobre la situación en que se encuentra su país de origen. MUNDIARIO comparte íntegramente su artículo.

Si todavía crees en Maduro y en la revolución chavista, por favor lee esto

El periodista venezolano afincado en España Carlos Salas lo tiene claro: "Si todavía crees en Maduro y en la revolución chavista, por favor lee esto". ¿Y que es esto? Pues un análisis suyo, que publica en el diario lainformacion.com, cuyo contenido, dado su interés, reproduce MUNDIARIO íntegramente:

"Todavía sigo encontrando gente que defiende la revolución chavista y ahora a Nicolás Maduro.

Antes de seguir leyendo, muchos se preguntarán si yo tengo algo que decir, vamos, si sé de lo que hablo, o es que formo parte del gallinero antichavista europeo.

Primero, soy venezolano. Segundo, viví allí mi infancia y mi adolescencia. Tercero, simpaticé con Chávez. Cuarto, le entrevisté tres veces. Quinto, conozco los barrios pobres porque  hice un documental de 20 minutos sobre Petare, el barrio de chabolas más grande de América latina, y uno de los más peligrosos. Sexto, sigo pensando que las Misiones son un gran invento, a pesar de que han perdido su alma y que se emplean como máquinas de propaganda.

Entiendo a aquellos que desde aquí idealizan el chavismo. Les entiendo porque yo lo idealicé.

Cualquier persona con sentido común se preguntaba en 1998 cómo era posible que un país tan rico, tuviera tantas diferencias sociales, hubiera tantos pobres y fuera tan inseguro. Estoy hablando de Venezuela antes del chavismo, cuando dos partidos se repartieron el poder durante cuatro décadas.

El chavismo prometía acabar con todo eso. Le apoyaron todas las clases sociales. Su discurso era social, patriótico, sensato y esperanzador.

Catorce años después, ¿qué tienen los venezolanos?

El bolívar no vale vale nada a escala internacional. La inflación está fulminando el ahorro de los venezolanos. La industria nacional apenas existe. Los productos básicos desaparecen de la cesta de la compra

Muchos de los que apoyan a Maduro desde España, se horrorizarían si el gobierno de Rajoy hiciera una mínima parte de lo que hace Maduro en Venezuela.

¿Qué pasaría si Rajoy promoviera el saqueo de la propiedad privada?

¿Cómo reaccionarían muchos españoles pro chavistas si Rajoy ordenase conectar en cadena todas las televisiones y las radios para que España entera escuchase sus opiniones?

¿Qué habrían dicho sí en España se cometieran 20.000 asesinatos al año?

¿Cuantas manifestaciones se organizarían en este país si el partido en el poder decidiera imponer un sistema educativo que es la ideología del partido en el poder?

¿Cuántos gritos no se escucharían si el PP usara el dinero de los presupuestos del Estado para financiar sus mítines y sus movilizancones propagandísticas?

Y la prueba definitiva: ¿Viven mejor hoy los venezolanos que hace 14 años?

Si no fuera por el petróleo, la revolución chavista no habría durado nada. Chávez antes, y Maduro ahora, han comprado voluntades con un nuevo clientelismo. Enchufando a los amigos y fieles, y creando una de las mayores burocracias de América Latina. Gracias al petróleo.

Cada vez que viajo a Venezuela, me encuentro un país peor. Y con más odio entre los venezolanos.

Que no se engañen los idealistas: el chavismo es una maquinaria que se quiere perpetuar en el poder, machacando a la oposición, callando a los medios de comunicación y expoliando uno de los países más ricos del mundo. En el futuro se estudiará en las Facultades de Política de todo el mundo, cómo se fulminó un país con tanta irresponsabilidad en tan poco tiempo.

Y encima, padeciendo la lenta penetración de cubanos enviados por el régimen castrista, un régimen que hoy solo defienden los tontos útiles y Willy Toledo. @ojomagico"

Si todavía crees en Maduro y en la revolución chavista, por favor lee esto
Comentarios