¿Tendrá el 40 congreso del PSOE respuesta para los problemas del país?

Congreso PSOE 1A (640x480)
El 39 Congreso del PSOE. / RR SS.
Se aconseja al PSOE que no se deje influir por los espejismos de la Moncloa y que no pierda sus propios perfiles y propuestas para la sociedad española y sus problemas reales.
¿Tendrá el 40 congreso del PSOE respuesta para los problemas del país?

La celebración del 40 Congreso del PSOE, que tendrá lugar en Valencia del 15 al 17 de octubre, se va a desarrollar en un contexto marcadamente diferente del 39, por lo que vale la pena leer de nuevo los documentos y conclusiones del último gran cónclave del partido socialista, ver lo que allí se acordó y cuánto de aquello se llevó a cabo, una vez alcanzado el gobierno. El PSOE no incluye la cuestión de la monarquía como parte de su debate y ha impedido con la derecha toda iniciativa que la perturbe en el Congreso. ¿Abordará la ponencia política, a la vista de los últimos episodios, las medidas que están paralizadas desde hace años, entre ellos una Ley de la Corona? No tiene pinta.

Resulta muy juiciosa la opinión que comienza a circular en el sentido de que el PSOE no se deje confundir por el hecho de que su secretario general esté ahora en la Moncloa, y que el partido marque su propia senda sin la interferencia de los efluvios del poder que emanan de personajes del entorno de Sánchez, de su máxima confianza, pero no propiamente socialistas, sino útiles auxiliares que ya han servido bajo otras banderas con la misma eficacia.

En las resoluciones del 39 Congreso del PSOE (celebrado del 16 al 18 de mayo de 2017, precedido por unas primarias el 21 de mayo de 2017 y en las que Pedro Sánchez fue elegido secretario general) el partido señalaba. “Lo primero es reafirmarnos en nuestro orgullo de ser socialistas y defender unos principios reflejados en más de siglo y medio de luchas de las clases trabajadoras y de los sectores sociales avanzados por una sociedad más justa, equitativa y democrática. Ser socialistas hoy implica una voluntad clara de reforzar nuestra identidad ante los riesgos de deriva involucionista del orden mundial. Ser socialistas es tener la voluntad de que este documento pueda ser una propuesta no solo de una élite profesionalizada del partido, o únicamente para una parte del PSOE, sino un proyecto integrador que, en el 39 Congreso, pueda ser asumido por todos los socialistas. Ser socialistas significa, en fin, el compromiso en lograr que la militancia del PSOE sea la verdadera protagonista del proceso de renovación y reconstrucción política que ahora se necesita”.

dormido01-655x368 (640x480)

Delegados del 39 Congreso del PSOE, agotados por el cansancio. / RR SS. 

¿Quiénes forman esa élite que hace de ser miembro del partido y ejercer un cargo su profesión? Una de las curiosidades más llamativas de aquellos documentos es que el PSOE exigía a sus militantes aparte de conductas ejemplares, procurarse la adecuada formación ante la eventualidad de nutrir los cargos públicos en los diversos ámbitos del Estado a los que pudieran ser llamados. Y en ese sentido, era el trabajo la mejor referencia, el mejor haber de sus currículos, por reclamarse el PSOE como primer partido de la izquierda, representante genuino y esencial de la clase trabajadora, como lo fueron los padres fundadores en la madrileña taberna Casa Labra de Madrid, el 2 de mayo de 1879, 16 tipógrafos, cuatro médicos, un doctor en ciencias, dos joyeros, un marmolista y un zapatero.

Muchos hilos que hilvanar

Aparte de recordar todo esto, es de destacar que todavía quedan muchos hilos que hilvanar de cara a la próxima cita y que las líneas finales del congreso se cerrarán en la reunión de la permanente de la ejecutiva federal, datada para el 17 de julio. La ponencia marco será coordinada por dos mujeres de impecable trayectoria, formación y currículum: la hispano-libanesa Hana Jalloul, secretaria de Estado de Migraciones, y Lina Gálvez parlamentaria europea. Sin la menor duda son, dentro del PSOE, dos de las personalidades de mayor nivel intelectual. La doctora Hana Jalloul Muro una política e investigadora en terrorismo y tiene experiencia docente e investigadora reconocida. Lina Gálvez es doctora por el Instituto Universitario Europeo en Florencia (IUE) y catedrática de Historia e Instituciones Económicas del Departamento de Economía de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).  Entre los ponentes de las diversas áreas estará por Galicia José Miñones, que se ocupará de la España municipal y el mundo rural.

Conviene enmarcar la celebración de este congreso en el panorama actual. El PSOE está en el Gobierno sí, pero apoyado de modo no excesivamente estable –y menos por las exigencias que se la plantean—por los mismos partidos con los Pedro Sánchez y los principales dirigentes y miembros de su Gobierno todavía manifestaban que nunca se pactaría, que eran “líneas rojas insuperables” (fueran Bildu o los independentistas) Antes y después del 39 Congreso, Pedro Sánchez manifestaba su total rechazo a pactar con Podemos y menos a tener en su gobierno a Pablo Iglesias.

Pero es que aparte del problema que supone el incierto devenir de la pandemia que padecemos, el nuevo marco de desarrollo de las propuestas del PSOE, se enmarcan con el creciente fenómeno de las consecuencias económicas derivadas de aquélla y del propio fenómeno del avanza de la extrema derecha, donde recalan las decepciones de no pocos ciudadanos y que, guste o no, es una realidad que no se puede obviar. Y a todo ello hay que añadir la situación de Cataluña, donde el triunfo del independentismo, que no ha cambiado de otras metas y objetivos que la independencia presiona a Pedro Sánchez pasándole todos los días la factura por su apoyo y emplazándolo a las respuestas esperadas. Y no olvidemos que, aparte de ir sacando cada día un poco más del Estado, el nacionalismo vasco tiene en un cajón su llamado “Pacto de Estado” que supone pura y simplemente elevar aquella comunidad a un rango semejante al Estado mismo.

R8c5c8c305771f0ba621ba7e67f46824a (640x480)

Pedro Sánchez, triunfador. / RR SS. 

Repasar ahora la ponencia marco y sobre todo las conclusiones del 39 Congreso del PSOE permite destacar que entonces el partido subrayaba su carácter, vocación y sino socialdemócrata en la línea de sus partidos hermanos europeos. Destaca además la propuesta de transformar España en un federal (ya expresada en la Declaración de Granada de 2013). Pero al mismo tiempo que se insistía en que quería el PSOE ---como esencial en el pensamiento socialista—que todos los ciudadanos sean iguales dentro del Estado, con independencia de donde hayan nacido o resida. Lo cual no casa con mantener privilegios medievales, conciertos económicos y pactos fiscales forales, mas propios del pasado que de un Estado moderno donde se supone que todos los ciudadanos son iguales en todos los sentidos, como el PSOE insiste

Una de las curiosidades notables desde que Pedro Sánchez es secretario general del PSOE fue la recuperación de determinados elementos escénicos que hace tiempo abandonaron los partidos que se dice socialdemócratas y que, con independencia de su referencia sentimental, corresponde a otra fase de la historia del socialismo, me refieren al gesto de levantar el puño y cantar la versión descafeinada de “La Internacional”. Y no sólo se critica –incluso dentro del propio partido- que cuando se insiste en llevar a cabo la regeneración de la política, frente a la corrupción del PP se obvien los errores y las conductas de otros más cercanos.

Releer las resoluciones y su utilidad

Resulta un ejercicio de enorme utilidad la lectura de las Resoluciones del 39 Congreso del PSOE, es decir, el itinerario guía de los objetivos y modo de alcanzarlos, según los principios sobre los que de modo renovado se sustenta la acción política del PSOE, donde se pueden hallar perlas como ésta (SIC): “Los decretos leyes no pueden ser abusivos y deberían tramitarse como leyes, tras ser convalidados, cuando así se solicite por una minoría suficiente”. No parece que el doctor Pedro Sánchez lo anotara o quizá los propios acontecimientos imponen tener que recurrir a lo que antes se criticaba. Hubo también en aquellas conclusiones críticas a la propia dinámica del partido, señalando que “En algunas ocasiones hemos aprobado reformas muy importantes en nuestros Congresos, que posteriormente no han llegado a hacerse realidad; es el momento de cumplir aquello a lo que nos comprometemos, también en los aspectos organizativos del Partido”.

Especialmente relevante, entre las citadas conclusiones es la referida a la propia formación y selección de candidatos para representar al partido en la acción pública en las instituciones. Al referirse a la urgencia de formar cuadros competentes se concluyó, además de criticar la endogamia que “era preciso contar con cuadros competentes y garantizar una formación permanente y de calidad a sus afiliados y afiliadas y cuadros para que puedan ejercer de manera óptima, con garantías de lealtad con el proyecto socialista y con honestidad y competencia las funciones de representación y de gestión democrática de las instituciones. Ello implica una buena capacidad de preselección de candidatos adecuados y de formación de cuadros políticos. Sin embargo, el sistema de selección de candidatos y de cuadros políticos en el PSOE ha llegado a ser endogámico y presenta carencias que han dado lugar a problemas de agotamiento”.

145480_35228177161_f4c99cd51b_k (640x480)

Sánchez insiste en que el PSOE es la izquierda. / RR SS. 

 

Se imponía por tanto que, todos cargos electos del PSOE, a todos los niveles, de modo obligatorio, rindieran cuentas (y fueran sancionados si no lo hacían) de modo público y periódicamente ante los ciudadanos con total transparencia” y además, con sujeción a “un código ético estricto y de la verificación del cumplimiento de los compromisos electorales contraídos. También los cargos orgánicos deberían rendir cuentas de manera periódica de sus actuaciones, incluidos los miembros del Comité Federal ante quienes les han elegido en las federaciones”.

En suma, se venía a decir, siempre subrayando su carácter socialdemócrata, sustentado en principios y valores, como un proyecto alternativo y crítico ante el modelo  económico  y social neoliberal, a fin de lograr el apoyo de la mayoría social, “el PSOE tiene que comprometerse firmemente en la progresiva y efectiva socialización del poder, apoyándose en una democracia más plena y participativa demostrando que la voluntad democrática puede dar a luz a otra política económica para la mayoría, otra política fiscal más redistributiva que la que  ha  impuesto  la  derecha, avanzar en la igualdad de género y una transición ecológica de la economía”.

La reforma constitucional

Y de modo insistente, en aquel 39 Congreso del PSOE se reivindicó “la urgencia de una reforma constitucional que haga posible el perfeccionamiento federal del modelo de organización territorial de nuestro país. Una reforma federal que garantice la igualdad de toda la ciudadanía de España, los mismos derechos civiles y políticos, así como el derecho de participación en asuntos públicos comunes”.

Y ¿cómo se mejora “la estructura y el funcionamiento de nuestro modelo territorial, fortaleciendo simultáneamente la unidad del Estado, el autogobierno de las Comunidades Autónomas, la autonomía de los entes locales y el respeto e integración democrática de la diversidad de la España plural, garantizando la solidaridad y la igualdad de toda la ciudadanía en sus condiciones de vida en todo el territorio nacional”? A ver si en el 40 congreso nos dan la respuesta. @mundiario

¿Tendrá el 40 congreso del PSOE respuesta para los problemas del país?
Comentarios