Susana Díaz tiene todavía muchas tareas pendientes antes de ir por Ferraz

Susana Díaz. / RRSS
Susana Díaz, mandamás de Andalucía.

La presidenta andaluza ha vuelto a evadir preguntas respecto a una posible candidatura por la secretaría general, consciente de que todavía debe atar muchos cabos en su actual despacho.

Susana Díaz tiene todavía muchas tareas pendientes antes de ir por Ferraz

Se confirmaron los pronósticos con Pedro Sánchez y a estas alturas se ha terminado ya de asimiliar el anuncio de Patxi López. El PSOE tiene ya a sus dos primeros candidatos para la secretaría general, por lo que queda a la espera de la que será con total seguridad la tercera en discordia. Sin embargo, esa tercera, Susana Díaz, aguanta el momento de dar el paso al frente. Díaz estuvo este domingo en Huelva para participar en un acto arropada de la militancia local, mas volvió a evadir todas las preguntas e insinuaciones respecto a su candidatura para las primarias socialistas.

La presidenta de la Junta tiene todavía muchos deberes por hacer antes de dedicarse en alma y cuerpo a la competición contra dos pesos pesados socialistas. Primeramente, sabe que necesita un heredero o una heredera de garantías para dejarle el despacho de Andalucía, al igual que echarse a la bolsa a la mayor parte posible de la militancia mediante la Comisión Gestora -una de sus grandes valedores-, todo eso al tiempo que encuentra una forma para callar al sector más crítico que tiene en su propia Andalucía, que no le perdonaría desmarcarse de los asuntos autonómicos por disputar su cruzada hacia tierra santa de Ferraz.

Así, Díaz está en proceso de planeación y reforma de la plataforma institucional que encabeza hoy por hoy en territorio andaluz. Su idea es ganar más visibilidad desde casa y saltar a la arena de la secretaría general lo más tarde posible y evitar desgastar su figura durante el proceso. Podemos está enfrascado en una guerra civil de desgaste a las puertas de su Asamblea Ciudadana, mientras que el Partido Popular se ha tomado la situación de rojos y morados con burlas, asegurando que ellos se ocupan de los ciudadanos mientras otros "están en sus líos".

Ataque indirecto a Sánchez

Con todas esas tareas pendientes, Díaz volvió a presentarse públicamente sin insinuar que está lista para ser candidata a la secretaría general. Durante el acto, eso sí, dejó uno que otro tardo a Sánchez, quien se presentó precisamente en Sevilla para anunciar su candidatura. "No estamos aquí solo para cambiar las políticas del PP sino para ganarle. Hay que conseguir la ilusión de los militantes", dijo en alusión al mensaje del madrileño en el que acusó a la Comisión Gestora de degradar al PSOE a un partido "subalterno" y luego haber presumido de ser el auténtico candidato de las bases.

La andaluza defendió el trabajo de la Comisión Gestora, encargada de llevar el mando del partido desde la caída del exsecretario general. "Los ciudadanos no quieren que nos preocupemos de nuestro líos internos. A la hora de recuperar la confianza de la gente, hay que pensar en lo que somos y dar respuestas. Esto va a salir bien y el PSOE va a ganar las elecciones de los próximos años: las municipales, las autonómicas y las generales, cuando sean", expresó.

Díaz ha coincidod con López y algunos barones importantes del partido en que el PSOE, más que nunca, debe mantenerse unido a toda costa. "España necesita un PSOE fuerte y unido. Hay que pasar página y dejar ya de perder elecciones tras elecciones. Los ciudadanos están esperando que el PSOE dé un paso al frente. Estamos aquí, dispuestos a levantarnos y recuperar su confianza. Podemos hacerlo siendo fieles a nuestros valores", defendió.

Respecto a las vergonzosas cifras obtenidas en las últimas elecciones, Díaz responsabilizó directamente a Sánchez, aunque sin decir su nombre, y defendió a los inmaculados Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. "Cuando los ciudadanos se cabrean con nosotros es que no lo hemos hecho bien. Ellos no se equivocan, se equivoca el partido", acusó.

En defensa del sector sanitario

Por último, la jefa andaluza defendió el sistema de salud, el cual ha sido muy criticado por la oposición y por diversas manifestaciones ciudadanas. Díaz justificó sus maniobras hechas para mantener la sanidad durante siete años de crisis, en los que nunca hubo una sola manifestación, así como las inversiones recientes. De igual forma, cargó contra el PP por querer "entregar los hospitales a empresas privadas". @hmorales_gt

 

Susana Díaz tiene todavía muchas tareas pendientes antes de ir por Ferraz
Comentarios