El revés de los grandes partidos en México no impide la victoria del PRI y sus aliados

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, del PRI.
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, del PRI.

Emerge Jaime Rodríguez Calderón, un antiguo priista que a través de una candidatura independiente se ha hecho gobernador de Nuevo León, el segundo estado más importante de México.

El revés de los grandes partidos en México no impide la victoria del PRI y sus aliados

Emerge Jaime Rodríguez Calderón, un antiguo priista que a través de una candidatura independiente se ha hecho gobernador de Nuevo León, el segundo estado más importante de México.

 

El importante revés de los grandes partidos en México no impide en todo caso la victoria del PRI y sus aliados. Eso sí, emergen políticos como Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, un antiguo priista que a través de una candidatura independiente se ha hecho gobernador de Nuevo León, el segundo estado más importante de México. Por primera vez un candidato independiente se perfila como ganador de una gubernatura, destaca por ejemplo el diario La Jornada. De hecho, Jaime Rodríguez Calderón encabeza las preferencias electorales en Nuevo León, de acuerdo con los resultados de las encuestas de salida, que le dan una ventaja de entre 15 y 17 por ciento con respecto a la candidata del PRI, Ivonne Alvarez García. Aunque los resultados preliminares del Consejo Estatal Electoral fluían de manera lenta, las encuestas de salida realizadas por diversas empresas coincidían en la ventaja de Rodríguez Calderón.

Una vez que El Bronco se declaró vencedor, al filo de las 20 horas, los representantes del PAN y el PRI ofrecieron conferencias de prensa, pero ya no apareció la abanderada tricolor, sólo el dirigente estatal y miembros destacados de ese instituto político. Ni los representantes del PAN ni los del PRI quisieron reconocer el triunfo del candidato independiente. En ambos casos dijeron que esperarían, por respeto a la ley, a que el Consejo Estatal Electoral dé a conocer los resultados oficiales, lo que ocurrirá hasta este miércoles.

En general, el PRI, con el 60% de los votos escrutados, mantiene la mayoría simple y, posiblemente, está en condiciones de controlar la Cámara de Diputados con el apoyo de sus tradicionales aliados, el Partido Verde y Nueva Alianza. Este resultado, de confirmarse, supondría un respiro para el presidente Enrique Peña Nieto, a quien los escándalos inmobiliarios y la tragedia de las muertes de Iguala habían colocado contra las cuerdas.

El PRD, con sólo el 11% del voto, ha perdido de un solo golpe casi 40 diputados. A mayores, en México hubo voto de castigo en los violentos estados de Michoacán y Guerrero. La crisis de las autodefensas contra el narco y la desaparición de los 43 jóvenes de Iguala provocaron la derrota de los gobernantes.

El revés de los grandes partidos en México no impide la victoria del PRI y sus aliados
Comentarios