¿El racismo puede provocar la derrota de Donald Trump en las elecciones?

Mural hecho en honor a George Floyd. / RR SS
Mural hecho en honor a George Floyd. / RR SS
El coronavirus genera una crisis económica y sanitaria, que aunado al asesinato de George Floyd forman una triple amenaza, que atentaría contra su reelección.
¿El racismo puede provocar la derrota de Donald Trump en las elecciones?

Estados Unidos al igual que el resto del mundo está viviendo un momento claramente convulso. El coronavirus se ha cebado con el gigante norteamericano, convirtiendo su paso por esas tierras en una verdadera calamidad de grandes proporciones, sin embargo esta enfermedad no ha sido el único protagonista negativo de este 2020 que ha afectado esa nación, en un año electoral en el que Donald Trump aspira a su reelección.

El actual residente de la Casa Blanca enfrenta una crisis de tres cabezas que podrían costarle la carrera electoral ante Joe Biden. Faltan menos de cinco meses para conocer quien dirigirá a los estadounidenses, pero ahora mismo no está para nada claro si el magnate neoyorquino podrá imponerse en esa contienda tal y como lo hizo contra Hillary Clinton.

La muerte de George Floyd en manos de un oficial de la ley no ayuda en absoluto, pero podría ser mucho peor que el presidente sea incapaz de mostrar empatía en un asunto tan delicado como este.

El País recuerda que Trump solo mostró su lamento y condolencias por el asesinato de su compatriota dos días después del incidente violento; su mensaje en Twitter habló de un deceso triste y trágico pero su mensaje no se vio reforzado por una comparecencia pública; apenas el 30 de mayo habló frente a una audiencia en directo, después del lanzamiento del Space X,pero en ninguna parte se escuchó la palabra racismo.

Tampoco hizo lo propio en su discurso en el jardín de rosas de la Casa Blanca como lo mencione el rotativo. Volvió hablar de tragedia y conmoción. En muy pocos días tuvo tres oportunidades puntuales y prefirió omitir que el ataque contra Floyd fue un episodio de violencia promovido por el odio racial.

Lo que sí ha salido de su boca son ataques incesantes contra los manifestantes; en general ha elevado su tono para llamarlos de distintas formas como "matones violentos", "pirómanos", "anarquistas profesionales o "saqueadores" a pesar que hay claros indicios de que la mayoría de las protestas han tenido carácter pacífico.

¿Realmente Trump puede perder?

Todo puede ocurrir en una contienda electoral, especialmente en los Estados Unidos. Se recuerdan las elecciones de 2016 cuando Hillary Clinton a pesar de conseguir 2.8 millones de votos más que Donald Trump, no logró el respaldo del Colegio Electoral, que de acuerdo a BBC "es un organismo conformado por 538 electores procedentes de todos los estados y de la capital Washington D.C". 

Esto quiere decir que al ser una elección indirecta, el apoyo popular en realidad no es el factor decisivo para la victoria. No obstante la decisión de la ciudadanía forma parte del juego electoral y las reglas dejan en claro que aquel que obtenga la mayoría de los votos "allí obtendrá todos los votos que corresponden a ese estado en el Colegio Electoral" como lo menciona el citado medio.

Imagen

Según la decana de la escuela de Derecho de la Universidad de Michigan Occidental, Tracey Brame, que participó en la redacción de la legislación de justicia racial del Estado de Alabama y que fue contactada por El País, políticamente hablando el actual escenario podría en contra de Trump porque "Ganó en 2016 reuniendo una coalición extraña. (...) debe tener cuidado para no alienar a una parte de su electorado que se siente ofendida por las protestas."

Precisamente eso es lo que está ocurriendo ahora mismo porque a pesar que siempre ha defendido que durante su gestión, los afroamericanos han sido beneficiados con más y mejores puestos de trabajo o salarios más justos, de acuerdo a Brame ese discurso no tendría el mismo efecto porque el desastre económico provocado por el coronavirus generó una contracción de su economía en un 4.8%  durante el primer trimestre de 2020.


Quizás te pueda interesar:

 ¿El coeficiente intelectual de Trump es superior al de sus rivales políticos? 


Las voces más alarmistas aseguran que EE UU sufrirá una crisis jamás vista desde los años treinta, amparándose entre otras cosas, en la reducción un 7.6 % de su actividad económica, algo que no se había producido desde 1980 durante el mandato de Jimmy Carter, que por cierto no pudo ganar su reelección ante Ronald Reagan ese mismo año.

En aquellas elecciones del 4 de noviembre de 1980, Reagan obtuvo 43.903.230 votos populares que le valieron el 50.75 % de los sufragios, mientras que Carter se quedó muy atrás en el voto popular con tan solo 35.480.115 equivalentes al 41.01%. El resultado final que arrojó el Colegio Electoral fue abrumador; el antiguo actor y gobernador de California obtuvo 489 electores contra 49 del presidente demócrata.

Este precedente puede ser todo un aviso para Trump, porque quizás podría enfrentarse a una crisis (coronavirus) y salir airoso en este proceso, pero sumarle a esta contrariedad sanitaria y a la crisis económica el flagelo del racismo y que él sea señalado como parte del problema, lo podrían privar de cuatro años más en la Casa Blanca. @mundiario

¿El racismo puede provocar la derrota de Donald Trump en las elecciones?
Comentarios