Puigdemont no teme una repetición electoral, aunque “sería una mala noticia”

Carles Puigdemont, expresident de Cataluña. / RR.SS
Carles Puigdemont, expresident de Cataluña. / RR.SS
Junts explora los posibles beneficios de presentarse a unas nuevas elecciones con la amnistía ya en vigor, mientras ERC descartan volver a las urnas tras el batacazo del 12M.
Puigdemont no teme una repetición electoral, aunque “sería una mala noticia”

Carles Puigdemont, líder de Junts, ha expresado públicamente su deseo de evitar una repetición electoral en Cataluña, señalando que sería una "mala noticia para los ciudadanos". Tras los comicios que dejaron a su partido en segundo lugar detrás del PSC, Puigdemont ha evaluado los posibles escenarios que podrían surgir ante un bloqueo en la formación del Govern, incluyendo los costos económicos de casi 30 millones de euros que acarrearía convocar nuevas elecciones en otoño, según estimaciones de la Generalitat.

Sin embargo, Junts también contempla los posibles beneficios políticos que podrían derivar de una repetición electoral, especialmente para Puigdemont en lo personal, ya que con la amnistía activada podría hacer campaña de manera presencial en territorio catalán después de casi siete años en Bruselas para evadir a la justicia española. Esta situación le permitiría rentabilizar electoralmente su retorno y fortalecer la posición de Junts en las urnas.

El candidato Puigdemont ha manifestado que bajo un escenario de repetición electoral, tendrían "más opciones" para su partido. Junts vería la posibilidad de rematar en las urnas a su rival independentista, Esquerra Republicana, que actualmente rechaza la idea de nuevas elecciones. La postura de ERC es evitar el bloqueo y permitir tiempo suficiente para que las fuerzas ganadoras alcancen un acuerdo de gobernabilidad.

La ley de amnistía, que pondría fin a las causas judiciales derivadas del procés, debe ser aprobada a finales de mes en el Congreso. Esto permitiría levantar las medidas cautelares que pesan sobre Puigdemont y facilitaría su participación activa en la política catalana. Sin embargo, la posibilidad de sumar apoyos para formar Govern, como el voto favorable de ERC y la CUP, presenta desafíos significativos.

A pesar de las complicaciones, Puigdemont insiste en su intención de presentarse a la investidura y en la necesidad de articular un Gobierno "netamente catalán" capaz de enfrentarse a Madrid. Considera que una nueva campaña electoral le daría una oportunidad para competir en igualdad de condiciones con sus rivales, permitiéndoles superar las dificultades experimentadas en años anteriores para hacer política de manera efectiva.

Durante la reciente campaña, Puigdemont evitó los debates televisados, optando por delegar la representación de su candidatura en manos de otros miembros de Junts. Una repetición electoral en otoño profundizaría la polarización entre Salvador Illa del PSC y Puigdemont, planteando una suerte de segunda vuelta electoral que pondría a prueba nuevamente la fortaleza electoral de los partidos catalanes. @mundiario

Comentarios