El PSOE no negociará la autodeterminación porque no tiene fundamento alguno

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno
Carmen Calvo da un golpe a ERC en la víspera del inicio de la mesa de negociación bilateral, que llega en el momento de máxima tensión.
El PSOE no negociará la autodeterminación porque no tiene fundamento alguno

Como mejor puede, el PSOE intenta no tensar más la cuerda con ERC de cara a las negociaciones para conseguir la abstención de los independentistas. El oficialismo sabe que recibió un golpe el martes cuando los republicanos votaron a favor de resoluciones parlamentarias que son casi un desafío al Tribunal Constitucional. Por eso, sus representantes intentan dar una sonrisa a las cámaras y repetir que el proyecto que emprenderán con los republicanos es realizable. "Si no fuéramos con ánimo y esperanza no acudiríamos", explicó Adriana Lastra, portavoz socialista en el Parlamento. Eso sí, tampoco es que vayan a dar alas de plástico a ERC, pues Carmen Calvo, vicepresidenta en funciones, dijo que el partido no tratará de ninguna forma el derecho a la autodeterminación.

La portavoz socialista se había abstenido de cualquier declaración respecto a este tema en las últimas dos semanas, más allá de los contactos que ha tenido con Gabriel Rufián, su homólogo republicano. La aprobación del martes en el Parlament de una resolución que ataca al Constitucional y a la Monarquía y que insiste en el derecho a la autodeterminación, más las palabras de Rufián en las que aseguró que Pedro Sánchez lleva las de perder en las negociaciones, han puesto el alambre en un punto demasiado tenso. No obstante, el PSOE evita cualquier polémica y se centra en la mesa bilateral.

El Ejecutivo recurrirá probablemente la resolución que se apruebe en la Cámara catalana por los partidos independentistas, tal y como ya hizo con los anteriores, y Lastra lo ha dejado totalmente claro. "El Gobierno ha acreditado que cada vez que tiene que presentar un recurso ante el Constitucional por una decisión del Parlament lo hace", explicó. No obstante, el partido considera que se pueden llevar a buen puerto las negociaciones y esperan en que luego de la puesta en escena del martes, en la mesa las cosas se tranquilicen y sea fácil alcanzar algún pacto. "No vamos a debatir con ERC a través de los medios. Entenderán que no hayan tenido información hasta ahora pero mañana después de la reunión compareceré para explicar nuestra posición”, prosiguió Lastra.

Carmen Calvo secundó estas palabras y recordó de paso que se está estudiando si se recurre esta resolución al igual que otra de la Asamblea de Madrid, promovida por Vox y con el respaldo del PP y Ciudadanos, en la cual se solicitaba la ilegalización de los partidos separatistas. Calvo, no obstante, no tuvo diplomacia para decir las cosas y aseguró que "el derecho a la autodeterminación no existe, no tiene ningún fundamento", y que por lo tanto su partido no hablará del tema en ningún momento.

"No vamos a volver al punto de partida del gran acuerdo de la Constitución, sobre lo que es España. Podemos hablar del Título VIII de la Constitución, de un país que tiene diversidad territorial, eso que tanto trabajo le cuesta a las derechas, que tenemos esa diversidad por la historia", prosiguió. Lo que la vicepresidenta se saltó es que ERC sí que puede poner el tema sobre la mesa, con todo y que sus interlocutores no quieran saber nada al respecto. El PSOE debe encontrar el punto medio.

Calvo no cierra la opción de un diálogo entre Gobiernos, como propuso ERC, pero no de la misma forma que éstos lo plantean. Para ella, la negociación más importante es la de los dos partidos que se inicia este jueves. No obstante, los catalanes proponen un diálogo "entre iguales" para hablar de la dichosa autodeterminación. Pere Aragonès, vicepresidente de ERC y de Cataluña, sostuvo el lunes que debe haber una mesa de negociación entre La Moncloa y la Generalitat.

La reunión de este jueves sobre las 17.00 será solo el primer paso de un proceso que apunta a ser lento. "Nosotros vamos con el ánimo de conseguir un acuerdo cuanto antes para poner en marcha un Gobierno progresista. No podemos seguir en funciones”, dijo Lastra.

Entretanto, Calvo, quien no formará parte del equipo negociador pero que se mantiene en contacto constante con Aragonès, definió los límites del PSOE, en tanto que Lastra se encargó de responder a las preguntas con la idea de que tanto su partido como su socio Unidas Podemos "han defendido el diálogo" desde siempre y, por eso, los separatistas catalanes deberían dar su bendición a este tipo de Gobierno.

El PSOE quiere cambiar la moneda moderna de dos caras (independentistas contra no independentistas) y volver todo a la tradicional (izquierda contra derecha) que representaría un giro radical en el Congreso y el Parlament. Para ello, sin embargo, se debe hacer antes un largo recorrido político en el que todo lo que se ha hablado entre los participantes debe olvidarse y hacer borrón y cuenta nueva. En el proceso que apenas empieza, el PSOE parece dispuesto a sostener el semblante lo más que pueda, pero saben que sus votantes no les perdonarán si tuercen el brazo ante ERC. @mundiario

El PSOE no negociará la autodeterminación porque no tiene fundamento alguno
Comentarios