Le Pen le pisa los talones a Macron en el tramo final de la campaña electoral en Francia

Marine Le Pen y Emmanuel Macron. / RRSS
Marine Le Pen y Emmanuel Macron. / RRSS

Los sondeos prevén que la distancia entre el centro y la extrema derecha en primera vuelta será estrecha, en unas elecciones marcadas por el abstencionismo y la guerra.

Le Pen le pisa los talones a Macron en el tramo final de la campaña electoral en Francia

La amplia ventaja que gozaba el actual presidente francés, Emmanuel Macron, frente a su principal adversaria, la candidata de la extrema derecha Marine Le Pen, se ve cada vez más reducida a medida que Le Pen remonta. Los pronósticos, antes del estallido de la guerra en Ucrania, premiaban al centrista Macron por 16 puntos sobre el resto, pero ahora, su contrincante está por debajo sólo con cinco puntos de diferencia, de acuerdo con un sondeo publicado por Le Monde este miércoles.

Así, Macron seguiría ganando la primera vuelta de este domingo con el 26,5 % de los votos, cuando Le Pen lograría desmarcarse del resto de los candidatos, entrando a una segunda vuelta contra Macron, si obtiene el 21,5 % que le augura el sondeo del Ipsos-Sopra Steria, permitiendo así que se dé una segunda edición de las elecciones presidenciales de 2017, cuando Macron derrotó a la candidata por el partido Reagrupación Nacional, también en la segunda ronda de los comicios

Pese a que las encuestas aún consideran a Macron como el favorito, desde su partido La República en Marcha, se siente nerviosa respecto a que la extrema derecha haya mejorado sus cifras en tan sólo un par de semanas. Hace un mes, cuando la invasión rusa apenas había empezado, la expectativa de voto para Macron subió al 30 %, mientras que el de Le Pen se ubicaba en un promedio 14,5 %.

Segunda vuelta entre Macron y Le Pen

Hace 20 años, el padre de Marine Le Pen, el fundador del partido Jean.Marie Le Pen, logró lo inimaginable para aquel entonces: que la extrema derecha avanzara a una segunda vuelta. La consternación y el miedo de que Le Pen pudiera llegar al poder hizo despertar a la sociedad francesa, votando en masa por el presidente y candidato, Jacques Chirac, quien había liderado la primera vuelta con el 19,6 % de los votos, cuando Le Pen consiguió el 17,07 %.

Los votantes de la izquierda, el centro y la derecha moderada concentraron sus votos en Chirac, quien en segunda vuelta aplastó a su rival en las urnas, consiguiendo el 82 % de los votos, siendo reelegido para su segundo mandato al frente de la República francesa de manera consecutiva.

Como en el 2017, Macron y Le Pen son los favoritos a enfrentarse en la ansiada segunda vuelta, programada para el 24 de abril. Los analistas auguran que es muy prematuro hacer predicciones de cara a la segunda ronda, pero el sondeo de Le Monde ya proyecta que Macron se imponga con un 54 % de los votos y que su rival consiga el 46 %; cuando otras encuestas acortan el margen incluso hasta un “51,5 % para Macron y 48,5 % para Le Pen”, como recoge El País.

No obstante, la recreación de los últimos comicios presidenciales podría no repetir los resultados. En 2017 Macron se impuso con el 66 % de los votos, la candidata ultra obtuvo el 34 %, una cifra que dobló las boletas recibidas por su padre, lo que podría indicar que no ocurrirá una unión de masas como en 2002 para evitar que Le Pen llegue al Elíseo.

Elecciones en guerra

Los mismos sondeos de opinión prevén que la abstención se ubique en un punto récord, por encima del 30 % para estas elecciones presidenciales, permitiendo así que otros factores como la división de las izquierdas y la polarización del voto, incidan en el resultado definitivo, al menos en primera vuelta.

Francia, la segunda potencia económica de la Unión Europea y la única nuclear de los Veintisiete, ejerce actualmente la presidencia semestral del club comunitario, es uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y ha estado bastante involucrada en la condena y búsqueda de una solución a la invasión rusa en Ucrania, de hecho, Macron ha fungido como intermediario entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el ucraniano, Volodímir Zelenski.

La invasión a Ucrania ha sido un revés político en el país galo, poniendo a Le Pen y a los demás candidatos de los extremos, como Éric Zemmour (candidato ultra de la extrema derecha), en una situación incómoda, tras haber loado en el pasado la figura de Putin como líder y modelo a seguir. Sin embargo, Le Pen ha luchado arduamente por desligarse del concepto duro, mostrándose más abierta e inclusiva.

Las elecciones del domingo pasado en Hungría y en Serbia, donde fueron reelegidos los ultranacionalistas Viktor Orbán y Aleksandar Vučić, sienta un precedente reciente en el continente de que Le Pen puede llegar a contar con otras figuras aliadas si llegara al poder. @mundiario

Le Pen le pisa los talones a Macron en el tramo final de la campaña electoral en Francia
Comentarios