¿Se estanca el errático camino de intelectual a político de Pablo Iglesias?

Iglesias y Errejón.
Monedero, Iglesias y Errejón.

Pablo Iglesias camina aceleradamente en busca del votante. Primero captó el voto antisistema del 15-M  y ahora dice ser socialdemócrata como Olof Palme nada menos, diciendo así adiós al chavismo.

¿Se estanca el errático camino de intelectual a político de Pablo Iglesias?

Pablo Iglesias camina aceleradamente en busca del votante. Primero captó el voto antisistema del 15-M  y ahora dice ser socialdemócrata como Olof Palme nada menos, diciendo así adiós al chavismo.

Del chavismo a la socialdemocracia, o de Venezuela a Suecia, hay un largo trecho pero no tan grande como la reivindicación de sus orígenes y de mantener ese vínculo vivo, el de su coleta o su desarrapada y moderna forma de vestir. Eso es algo plausible en un intelectual, en la persona honrada que reivindica sus ideales, que nos pone ante el espejo y nos dice "el mundo que estas construyendo es una mierda", pero no tanto en alguien que pretende trabajar dentro del sistema capitalista. Ahí es más útil el que aspira a triunfar, el que genera riqueza aunque esté en manos privadas, el modelo norteamericano ¿o acaso si las acciones que ahora tiene Amancio Ortega se nacionalizaran, Inditex iría mejor y crearía más riqueza para España? Claro que quizás quiera cambiar el sistema y no se atreve a decirlo porque para gobernar hay que ganar las elecciones.

El caso es que el país está perdiendo un buen intelectual, el hombre que va a las bodas sin seguir la etiqueta que marcan los novios, el artista que recoge el Premio Cervantes sin chaquet, y lo hace porque es libre, sin ataduras. Pablo Iglesias era así. Un profesor como Marcuse o Tierno Galván, salvando las distancias, señalando los errores del sistema y marcando un utópico camino logró que algunas cosas cambiaran en la adormecida clase política que se veía tan segura. Esta persona ya no existe, seguimos sin intelectuales ¿pero hemos ganado un político. Yo creo que no.

Fracasó Tierno Galván al crear su partido PSP o Partido Socialista Popular, y mucho me temo que fracasará Podemos que ahora mantiene su ilusión en la tozudez con que Tsipras resiste la presión de la Unión Europea mientras baja la edad de jubilación, sube el salario mínimo, o readmite a los funcionarios despedidos. Si cede la UE, Pablo Iglesias respirará hondo, y si entran en un período de penuria, se deprimirá. 

Dentro del empacho de presencia al que nos someten los medios, Pablo Iglesias escribió ayer un buen artículo en el País y también se defendió bien cara al público en un programa de la Sexta, como un intelectual que dice verdades como puños desde ángulos que no habíamos contemplado, pera dar a continuación soluciones utópicas sin sentido porque nadie se puede creer que a los investigadores y la llamada gente preparada, se la puede retornar ofreciéndoles salarios de 1.900 euros brutos, es decir, para ser mileuristas. Decía el Viejo Profesor que él era un anarquista Pacífico, un utópico, pero que la política lo hizo pragmático, lo que llamaba marxista aunque nunca llegó a ejercer como tal.mes lo que tiene la política, que te hace jugar al posibilismo.

Este joven líder de coleta y barba a la moda cae bien y siguiendo el camino de intelectual con sus clases y algunos libros escritos, podría motivar cambios, pero como político le veo lagunas. Él mismo las ve y por eso comienza a hablar de pactos, de partido bisagra, poniendo sus condiciones para marcar un camino, y de ahí que dirija los ataques más duros hacia el rival más peligroso a sus nuevos intereses, Ciudadanos. Tsipras no sabemos si lo conseguirá pero ERC si lo ha conseguido en Cataluña imponiendo su criterio y creciendo a costa de CIU. Aquí lo veremos pronto.

¿Se estanca el errático camino de intelectual a político de Pablo Iglesias?
Comentarios