Macron firma su polémica reforma laboral pese a las protestas del pueblo

Emmanuel Macron, presidente de Francia, firmando reforma laboral del país este viernes. Twitter
Emmanuel Macron, presidente de Francia, firmando la reforma laboral este viernes en el Palacio de Elíseo. / Twitter

El presidente de Francia ha aprobado este viernes el primer gran proyecto de su Gobierno. Los franceses han insistido en que las huelgas en la calle continuarán.

Macron firma su polémica reforma laboral pese a las protestas del pueblo

Emmanuel Macron ha firmado este viernes la polémica reforma laboral que, entre otras cosas, flexibilizará la contratación y el despido en Francia. Pese a las violentas protestas del pueblo y las críticas del sector laboral, el presidente francés ha cumplido con una de sus grandes promesas de campaña y ha sacado adelante el primer gran proyecto de su Gobierno que, como ha dicho, pretende transformar la nación gala.

Aunque aún la reforma está pendiente de la aprobación definitiva en el Parlamento -donde Macron cuenta con una holgada mayoría- para convertirse en ley, el decreto entrará en vigor en los próximos días tras su publicación en el Diario Oficial. "Es una transformación inédita de nuestro sistema social", que "dará más oportunidades" en particular a los jóvenes y a las empresas, sostuvo el líder del partido En Marche!

Sobre las huelgas convocadas por los principales sindicatos franceses para intentar frenar la aprobación de la reforma, y que desde hace unas semanas han dejado graves enfrentamientos entre las autoridades y los ciudadanos, además de decenas de arrestados; Macron detalló que cree en la democracia, pero que la democracia no es la calle. "Respeto a quienes manifiestan, pero respeto también a los electores franceses que votaron por el cambio", destacó el mandatario en una entrevista con la cadena CNN.

 

La recién aprobada reforma fue una de las promesas a las que Macron le imprimió más fuerza en su carrera por el Palacio de Elíseo. Y según ha explicado el presidente más joven de la historia de Francia, su principal objetivo es simplificar el código laboral, el cual considera demasiado rígido y complejo para las empresas, y además, representa un riesgo para los derechos de los trabajadores.

Entre otras cuestiones, la nueva medida brinda una mayor flexibilidad a las empresas para contratar y despedir empleados, establece también límites a las indemnizaciones por despido improcedente, facilita los despidos en las multinacionales en caso de que estas atraviesen dificultades económicas a nivel nacional aunque su situación sea buena en el extranjero y simplifica las instancias de negociación dentro de las compañías.

Por su parte, algunos líderes de los sindicatos de trabajadores han defendido que el nuevo Código de Trabajo es desequilibrado, "en detrimento de los asalariados", y que, por otra parte, representa un retroceso en materia de derecho del trabajo y un golpe al estado social.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.

 

Macron firma su polémica reforma laboral pese a las protestas del pueblo
Comentarios