López Obrador deja varias dudas abiertas sobre la captura de Ovidio Guzmán

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. / Twitter
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. / Twitter
El presidente mexicano finalmente comparece sobre la batalla de Culiacán pero su versión no hace sino despertar más dudas sobre el desastroso operativo.
López Obrador deja varias dudas abiertas sobre la captura de Ovidio Guzmán

Andrés Manuel López Obrador compareció sobre la violenta e impactante tarde del 17 de octubre en Culiacán. Escoltado por Alfonso Durazo y Luis Cresencio Sandoval, secretarios de Seguridad y Defensa, respectivamente, se distendieron durante una hora y 45 minutos en la que explicaron hasta los más pequeños detalles del operativo que dio con la captura de Ovidio Guzmán, hijo del famoso narcotraficante El Chapo Guzmán, y que desembocó en una batalla a media calle que permitió la fuga del detenido.

En un desesperado intento por mostrarse transparente, el presidente dio una rueda de prensa en la que, aseguró, contó "toda la verdad de lo ocurrido", mas a dos semanas del suceso que estremeció a todo el país, sigue sin saberse algún que otro detalle, cómo quién dio la orden de realizar el operativo, cuál era la cadena de mando, hasta qué punto estaba implicado el mandatario, la información que recibió respecto al tamaño de la operación o hasta el papel de Estados Unidos en todo esto. Algunos analistas locales cuestionan si López Obrador realizará un cambio en su estrategia de seguridad que al principio descartó la captura de cabecillas narcotraficantes para dirigir sus cañones al blanqueo de dinero, en donde tampoco tiene ningún palmarés envidiable. La idea de darle a Washington D.C. a un nombre propio del narcotráfico era muy tentadora como para pasarla por alto.

−"La humillante salida del Ejército de Culiacán, que tanto ha escocido en el seno de las Fuerzas Armadas, no fue cuestión de arrojo. Las imágenes difundidas muestran la valentía de un grupo de soldados superados en número y que lograron su objetivo de entrar en la vivienda y capturar intacto al líder del cartel de Sinaloa. Sin embargo, se desconoce quién fue el responsable civil y/o militar que organizó un operativo mal diseñado y peor ejecutado que envió a decenas de hombres al matadero. ¿Cómo estaba organizada la cadena de mando? ¿Quién subestimó el poder del cartel y no previó que la captura del capo, en su tierra y en su casa, provocaría una respuesta tan brutal?", preguntó un periodista.

A esto, el presidente sostuvo que la actuación fue correcta y que "el uso de la fuerza no es la solución", no obstante, no compareció sobre la naturaleza del proyecto. El intento de captura de Ovidio Guzmán fue un total desastre porque se abusó del uso de la fuerza por la movilización de hasta 150 soldados, una unidad de élite del Ejército, dos helicópteros y siete vehículos blindados, explica El País.

López Obrador también pasó de largo al ser interrogado sobre qué y cuándo supo de lo que se estaba desatando en Culiacán. La versión oficial difundió que sobre las 16.15 pero diariamente se tiene una reunión sobre las 6.00 de la mañana con su equipo de seguridad. De haber sido informado antes sobre este caos, no tendría sentido que se haya demorado hasta las 18.40 en tomar un vuelo a Oaxaca, justo cuando el Ejército seguía en plena balacera.

La versión oficial también presentó que Guzmán, fue atrapado sobre las 15.15, pero se desconocen sus movimientos hasta las 18.49, cuando se giró la orden de retirada. La cronología apunta que fue liberado justo a esa hora, pero transcurrieron 20 minutos hasta que los soldados que habían sido capturados fueron liberados.

El Gobierno también informó que Estados Unidos, mediante la agencia antidrogas DEA sabía bien lo que estaba pasando, mas no hubo ninguna información posterior sobre qué papel desempeñó en la operación: si proporcionó información de inteligencia que el Ejército mexicano aplicó o si incluso había estadounidenses en el campo de batalla. Tampoco quiso López Obrador decir por qué no incluyó a la Marina en el proyecto, el cuerpo que usualmente se encarga de estas operaciones.

Durazo, por su parte, admitió que alguien filtró el operativo y el cartel de Sinaloa estaba informado del operativo y preparado para recibir a los soldados, cita El País. Sobre la filtración no se conocen mayores detalles. No se sabe tampoco de dónde salió, como se realizó o si incluso las comunicaciones militares fueron intervenidas.

A este punto solo se ha difundido un vídeo de la captura de Guzmán, no obstante, no hay ninguno del momento de su liberación. López Obrador respondió que lo que se ha visto "es todo lo que hay" pero es llamativo que esos soldados no recogieran la entrega. Otra pregunta sin responder es el número total de bajas que dejó el operativo. La versión oficial explica que fue de ocho muertos y 19 heridos. La Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa y los partidos opositores se quejan de que fueron 14.

A dos semanas del enfrentamiento, se mantienen las dudas sobre la fuga de 49 presos del penal de Aguarato. Si los custodios pusieron de su parte en una acción concertada junto al crimen organizado o si alguien más aprovechó el desconcierto colectivo, son temas que el presidente tan solo dijo que ya se ha contado "toda la verdad". @mundiario

López Obrador deja varias dudas abiertas sobre la captura de Ovidio Guzmán
Comentarios