López Obrador asegura que su partido es el único no asociado con las mafias

Manuel López Obrador, líder de Morena. / Twitter
Manuel López Obrador, líder de Morena. / Twitter

El líder de Morena ha dado un rotundo "no" a su expartido, el PRD, y su propuesta de competir juntos en las presidenciales del próximo año.

López Obrador asegura que su partido es el único no asociado con las mafias

Lo ha intentado dos veces solo y fracasó en ambas. Aun así, ello no le privará de volver a intentarlo. Andrés Manuel López Obrador volverá a correr por la presidencia de México por su propia cuenta tras haber declinado la invitación de Miguel Ángel Mancera, para aliar al Partido de la Revolución Democrática (PRD) con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Mancera es uno de los rostros más visibles del PRD y su iniciativa fue seguida por Alejandra Barrales, presidenta de la misma agrupación. Pero ninguno de los dos pudo doblar el corazón del incombustible López Obrador. "Quienes se asocian con la mafia del poder no son más que mercenarios, politiqueros, oportunistas", aseguró el líder de Morena en referencia al partido del que fue miembro durante muchos años y que ahora querían volver a intentarlo juntos.

El líder del movimiento compareció durante el Congreso Nacional del mismo, en el que presumió de ser el único partido limpio de malas influencias. "Con excepción de Morena, casi todos los partidos están cooptados por la mafia del poder. Mi visión es que no podemos marchar juntos con estos partidos: PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y Nueva Alianza", explicó.

En relación a la oferta del PRD, expresó que representantes de dicho partido le llamaron "a la unidad para sacar al PRI del Gobierno, cuando la verdad es que mantienen acuerdos con Peña Nieto (Enrique Peña Nieto, presidente del país) y el régimen". El jefe de Morena también recordó las alianzas que la misma Barrales ha pactado en todo el país con el Partido Acción Nacional (PAN), el más importante de los partidos conservadores. Para López Obrador, las elecciones del próximo año serán "un plebiscito entre un régimen caduco o el cambio verdadero".

La situación en México apremia a los segundos partidos. El Estado de México celebró sus elecciones el domingo pasado para elegir a su gobernador y el triunfo fue para el candidato Alberto del Mazo, quien representó al Partido Revolucionario Institucional (PRI), el padre único de la política mexicana. El triunfo fue un aviso para las otras agrupaciones, que vieron como el PRI volvía a ocupar el trono a nivel nacional que por momentos tembló e incluso, según algunos sondeos, pasaría a manos de otros partidos. Por ello, la política mexicana amenazó con forjar alianzas entre distintos personajes para poder derrocar a los priístas y sus líderes.

Así las cosas, el único partido con el que el inagotable y veterano candidato está dispuesto a aliarse es con el Partido del Trabajo, con quien ya tuvo un acercamiento y buen entendimiento cuando Óscar González, candidato de dicho partido para las elecciones mexiquenses, cedió para apoyar a Delfina Gómez, candidata de Morena al mismo Estado. Eso sí, la última palabra la tendrán los seguidores del partido, prometió su líder. "Serán ustedes los que decidan de manera libre y soberana, porque este nuestro congreso es la máxima autoridad de nuestro partido", aseguró López Obrador. En relación a los resultados finales de aquellos comicios, el candidato de 63 años dijo que el "fraude de Estado no podrá arrebatarle la gubernatura".

El PRD y Morena llevan una relación muy particular. Tras haber abandonado las filas del primero, López Obrador optó por encontrar un nuevo lugar en el mundo por sí solo. En el partido revolucionario eso dejó heridos a muchos de sus líderes, que veían alejarse a uno de los que siempre fue considerado un peso pesado en sus filas. A principios de año, las bases del PRD se sacudieron luego de que el senador Miguel Barbosa renunciara al partido a raíz de las críticas que hizo contra la dirigencia del mismo y sus halagos a López Obrador y a su partido. Barbosa es tan solo uno de los tantos senadores y congresistas que han renunciado a la misma agrupación para unirse en la próxima legislatura a Morena, que por haber nacido tras las últimas elecciones no tiene bancada "oficial" en ninguna de las dos cámaras, pero se sabe que muchos de los legisladores hoy en día independientes están a las órdenes de López Obrador.

 
> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.
 
 
 

López Obrador asegura que su partido es el único no asociado con las mafias
Comentarios